MasterChef: del berrinche de Andrea Rincón por su “beneficio” al ladrillazo de Georgina Barbarossa

MasterChef: del berrinche de Andrea Rincón por su “beneficio” al ladrillazo de Georgina Barbarossa
La actriz no apreció el beneficio que había ganado.

La actriz se sintió “estafada” después de ganar un juego con el que obtendría una ventaja especial para el jueves de última chance. En el juego previo, Barbarossa casi le pega a uno de los jurados.

La noche de jueves de última chance subió al tope la competitividad cuando los participantes debieron enfrentarse a uno de los juegos clásicos de la playa Argentina: el tejo. Con una cancha especial de arena que ocupaba parte de los estudios de MasterChef Celebrity 2, cada uno de los concursantes en riesgo debía tirar una vez una ficha con un color distintivo.

La idea del mismo juego era otorgar un beneficio especial a su ganador, con una chance de subir directo al balcón y zafar de las demás pruebas de la noche. En un principio Alex Caniggia apuntó bien con su tiro. Pero llegado el turno de Georgina Barbarossa, la suerte no estuvo de su lado. Tirando con fuerza su ficha color azul terminó volando con fuerza entre el conductor Santiago Del Moro y el mismísimo Germán Martitegui. Siguió su camino por la sala hasta que Donato De Santis pudo alcanzarla.

“Casi muere Hitman, dijo Alex sorprendido. “Casi lo mato a Martitegui”, confirmó Georgina mientras el estudio se llenaba de carcajadas, a la par de que surgían teorías de conspiración. “Para mí lo hizo a propósito”, señaló De Santis. “Agresión al árbitro”, se quejó Martitegui, mientras Georgina clamaba por otra oportunidad ante un inflexible del Moro. “Para mí, de la bronca de las devoluciones, le quiso dar”, dijo cerrando tema el hermano de Charlotte.

En una segunda oportunidad a la actriz, los jurados tomaron su distancia, alejándose del pozo de arena y buscando protección tras Damián Betular.

El enojo de Andrea Rincón

Ya en la segunda ronda, fue Rincón quien tomó una amplia delantera, incluso con una ayuda inesperada de los demás tejos, que fueron empujándola. orgullosa en un principio, Andrea ya veía venir su primer premio en el programa de MasterChef.

Llegado el momento de las instrucciones, el jurado explicó que debían reparar un plato que mediante la visual y el sabor remita al exigente jurado hacia aquellos días de adolescencia en la costa argentina, con la dificultad de varios cornalitos fritos que estén obligatoriamente crujientes.

Para Andrea, el premio consistía en abandonar los cornalitos. Pero seria, la actriz les confesó a sus compañeros que la ventaja tampoco era de lo mejor. En el back agregó enojada: “Ok… La verdad es que yo quería el balcón, así que que el beneficio se lo metan en el culo…”.

Hasta a la hora de la devolución su enojo continuaba, lo que la llevó a enfrentarse a las palabras del jurado.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA