Tiempo de diálogo y conjeturas a la vez

Las nuevas expresiones de armonía con el gobierno nacional demuestran que en el plano político el titular del Ejecutivo mendocino ha vuelto a ganar protagonismo en cuanto a servir de nexo para limar diferencias entre el gobierno nacional y el Congreso. La ley de Bases sigue siendo motivo de negociación, ahora en el Senado, pero queda claro que ha llegado la hora de que dicho contenido tenga una definición. Seguramente, el gobierno nacional aprovechará en esta oportunidad la experiencia que tiene Cornejo tanto como gobernador de provincia como también en su condición de dirigente con bastante peso a nivel nacional. Tal vez por ello la incursión del mendocino por Buenos Aires incluyó un vital contacto con los demás gobernadores que tiene el radicalismo en el país

El encuentro con el ministro Luis Caputo fue lo más trascendente de la semana para el Gobernador. Es uno de los funcionarios fuertes del gobierno nacional, el “dueño” de los números y, en definitiva, el que debe disponer qué tipo de asistencia necesita cada provincia como para poder equilibrar entre el “no hay plata” del presidente Milei y las reales necesidades de cada distrito.

Todas las versiones coincidieron: se trató de una reunión tranquila, amable. Nunca cabe esperar de parte del ministro de Economía una promesa concreta de recursos, pero sí la palmada fraternal que en este caso significa asegurar algún tipo de respaldo para las tambaleantes finanzas de las provincias a raíz del recorte de aportes de la Nación y la baja en la recaudación por la crisis que enfrentan los contribuyentes.

La ya muy difundida adenda en el acuerdo por los recursos para Portezuelo del Viento fue un ejemplo de cómo limar asperezas políticas pudiendo agilizar la utilización de un recurso tan importante. Como ya se ha señalado, la carta que mejor jugó Cornejo el día de su anuncio ante la Asamblea Legislativa. Sacudió a más de uno, es verdad, generando alguna molestia o rezongo, pero también demostró el nivel de confianza y capacidad negociadora que mantiene cuando le toca resolver diferencias con una administración dura en materia de recursos, más allá de la conciliadora y amable presencia del ministro Francos.

Volviendo a la actividad semanal del Gobernador, lo que le prometió Caputo no es otra cosa que lo que anhelan muchos empresarios y potenciales inversores: que mejore la macroeconomía para que poner recursos en esta provincia sea posible y viable. El ministro le dijo al Gobernador que en su ministerio son frecuentes las consultas sobre las posibilidades que ofrece nuestra provincia. Algo similar experimentó Cornejo en su reunión con el embajador Stanley, de Estados Unidos, con el que también habló de las ventajas que puede ofrecer Mendoza en el campo de las inversiones.

En línea con lo conversado también hubo principio de acuerdo con la Nación para la ampliación de las terminales aéreas de nuestra provincia. Un paso más en el caso de El Plumerillo (Francisco Gabrielli), receptor de uno de los destinos turísticos y de concreción de cónclaves empresariales más importantes que tiene nuestro país. Atinado pedido.

Esta nueva expresión de armonía con el gobierno nacional demuestra que en el plano político el titular del Ejecutivo mendocino ha vuelto a ganar protagonismo en cuanto a servir de nexo para limar diferencias entre el gobierno nacional y el Congreso. La ley de Bases sigue siendo motivo de negociación, ahora en el Senado, pero queda claro que ha llegado la hora de que dicho contenido tenga una definición.

Se trata de la base de sustentación del plan general de gobierno del presidente Milei y en el reducido contenido actual, si se la compara con el mucho más amplio de la original presentación, siguen estando los aspectos salientes del modelo libertario.

Seguramente, el gobierno nacional aprovechará en esta oportunidad la experiencia que tiene Cornejo tanto como gobernador de provincia como también en su condición de dirigente con bastante peso a nivel nacional. Tal vez por ello la incursión del mendocino por Buenos Aires incluyó un vital contacto con los demás gobernadores que tiene el radicalismo en el país junto a los senadores nacionales partidarios, entre los que se encuentran Rodolfo Suárez y Mariana Juri.

De algún modo, en la Cámara de Senadores el radicalismo también pasa a ser clave en las votaciones. Con el Pro claramente alienado (sólo hay alguna discrepancia en la votación del articulado), le cabe a la UCR ser definitoria en una cámara con menos miembros y votos más justos, y visibles, ya que no hay representantes de la izquierda ni de armados variopintos, como el sector que lidera Miguel Pichetto.

Es necesario para el gobierno de Milei que la ley Bases asome de una vez por todas, aunque ya no sería imperativo que estuviese sancionada y promulgada antes de la firma del pacto del 25 de mayo. La nueva legislación ampara, a su vez, medidas de alivio fiscal que son fundamentales para las provincias, de modo que los gobernadores acepten más calmos la dureza del plan de achique del Estado puesto en práctica con la asunción de la nueva administración nacional.

Mientras tanto, en el macrismo mendocino se preparan para la contienda electoral del 2 de junio. En esa elección se definirá la nueva conducción provincial del Pro. Una forma de reencaminar al partido luego del sacudón que significó la salida de De Marchi para crear La Unión Mendocina; un remezón que en ese momento derivó en la intervención al partido en Mendoza dispuesta por la conducción nacional.

Se llega a la votación en medio de un clima partidario enrarecido por denuncias y acusaciones, que incluyeron capítulos en los cuales la justicia federal con competencia electoral tuvo que intervenir para determinar quién hacía trampa en la cinchada.

La disputa no es menor y puede marcar una línea divisoria. La corriente que lidera la vicegobernadora de la Provincia, Hebe Casado, tiende a fortalecer la alianza política con el radicalismo cornejista como modelo de un armado que lleva ya casi diez años y tiene como líder justamente al Gobernador.

La otra lista postula para la presidencia partidaria al joven senador provincial Gabriel Pradines, que como tantos en su espacio considera que el Pro mendocino tiene que seguir la línea del partido a nivel nacional, en el que el macrismo entendió que Juntos por el Cambio fue hacia su disolución como coalición tras el triunfo electoral de Javier Milei. La actual coyuntura indicaría que en esta provincia tampoco se justifica la permanencia de Cambia Mendoza como espacio.

Además, la línea interna que conduce Pradines critica fuertemente el estilo de hacer política que tiene el Gobernador. Consideran, entre otros detalles, que hay una continua injerencia de Cornejo en el armado y funcionamiento de la mayoría de los espacios. Eso es lo que objetan de Hebe Casado y sus seguidores.

Además, esta movida dentro del macrismo provincial también admite más de una mirada hacia adelante. Ya muchos observan cómo puede llegar a ser el armado local del sector libertario alineado con Milei si La Libertad Avanza llega con buenas chances a las elecciones de mitad de mandato, el año próximo. Obviamente, todo estará ligado a un éxito de la gestión económica. De lo contrario, las legislativas pueden llegar a marcar un temprano ocaso del proyecto liberal.

Por eso también es importante ver los pasos que dé Cornejo pensando en el armado electoral aún bastante lejano. En estos momentos el Gobernador aparece como garante claro no tanto del proyecto libertario en materia económica, sino de la necesidad de otorgarle a un nuevo gobierno las herramientas para poder desempeñarse. Eso hoy se traduce, vale reiterarlo, en ley de Bases y en el esperado pacto a firmar para el próximo festejo patrio.

Si el plan económico de Milei sale a flote, las posibilidades electorales el año próximo serán muchas en todo el país. En provincias de notable éxito electoral mileísta, como Mendoza, es difícil imaginar que no haya un armado de listas sólido, con válidas pretensiones. Más aún existiendo en el equipo de gobierno una figura que mostró tener brillo propio, como Luis Petri. Aquella interna a Cornejo en las PASO de 2023 no será olvidada fácilmente. Y De Marchi también puede pretender lo suyo si se tiene en cuenta que está atento a lo que ocurra en la pulseada con Hebe Casado por el liderazgo en el Pro local, además de su silencioso aporte al gobierno nacional desde su puesto en la Jefatura de Gabinete.

De todos modos, tanto en el espacio identificado con el actual ministro de Defensa como entre sectores habitualmente enfrentados con el gobernador Cornejo y su estilo de hacer política surge una suerte de tregua o acercamiento. A propósito, el discurso conciliador que pronunció el titular del Ejecutivo local el 1 de mayo pareció recomponer canales de diálogo que parecían definitivamente dinamitados.

En definitiva, Cornejo corre con la ventaja que le da su experiencia al frente de la provincia y saber que ese largo trayecto puede ser indispensable a la hora de consolidar acuerdos para respaldar políticas públicas de implementación complicada, como ocurre en estos momentos en el plano nacional.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA