El dolor de la pareja del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”

María Fernanda Martínez Thierry habló con Los Andes tras conocerse el hallazgo de Nacho Lucero (50), el mendocino que falleció junto a otros dos andinistas mientras intentaba hacer cumbre en el cerro Marmolejo, en los Andes chilenos. Vivió por y para la montaña, aunque hace dos años su principal motor era su hijo, Salvi.

El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Gentileza María Fernanda Martínez Thierry
El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Gentileza María Fernanda Martínez Thierry

La confirmación del hallazgo de los cuerpos sin vida de tres andinistas argentinos muertos en la Cordillera de los Andes chilena, en las inmediaciones del cerro Marmolejo –y a quienes se los buscaba desde el miércoles pasado- causó un dolor indescriptible. Carabineros de Chile confirmó pasado el mediodía de hoy el hallazgo de los cuerpos, y ese dolor cala profundo en Mendoza, ya que una de las víctimas fatales es el experimentado guía y andinista mendocino Ignacio Javier Lucero (50).

Nacho, aquel intrépido aventurero que en octubre de 2011 sufrió un infarto masivo y un ACV en Nepal, cuando intentaba hacer cumbre en el Manaslu (Himalaya). Y quien, lejos de darse por vencido y de tirar la toalla, se recuperó en plenitud –con la ayuda de su fiel compañero, el perro Oro- y volvió a la montaña a la conquista de los picos y las cadenas montañosas más importantes e imponentes del mundo.

El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Archivo Los Andes.
El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Archivo Los Andes.

“Yo era muy consciente de que podía pasar esto, de que un día no volviera. De hecho, cuando me llamaron el domingo para contarme que estaban desaparecidos, me dije a mí misma: ‘no va a volver’. Y, aunque por fuera quería hacerme la fuerte, por dentro tenía mucho miedo y dolor”, cuenta la pareja de Nacho, María Fernanda Martínez Thierry, quien también es la madre de Salvador (Salvi), el hijo de ambos y quien tiene 2 años.

María Fernanda viajó a Chile ni bien pudo para seguir desde cerca las novedades del operativo de búsqueda del guía mendocino, cuya muerte fue confirmada por Carabineros pasado el mediodía de hoy junto a las del intendente de la localidad pampeana de General San Martín, Raúl Espir, y del escribano Sergio Berardo (ambos oriundos de La Pampa). Son las dos personas que iban en la expedición junto a Nacho y cuyos cuerpos fueron avistados esta mañana desde un helicóptero y en una zona cercana a los 5.800 msnm.

Él también sabía que podía pasarle esto, pero había cambiado mucho. Siempre que salía, lo hacía pensando en que quería volver para estar de nuevo con su hijo. No era un improvisado, todo lo contrario, era ordenado, se hacía los estudios y todo”, continúa, con la voz entrecortada por el llanto, María Fernanda.

El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Gentileza María Fernanda Martínez Thierry
El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Gentileza María Fernanda Martínez Thierry

“A Nacho lo amaba porque era libre. Amaba que se fuera, amaba extrañarlo pero, por sobre todas las cosas, amaba verlo volar. A Salvi le enseñé que su papá era un superhéroe de montaña”, describe Fer con una voz apenas audible y donde se ahoga el dolor y la tristeza.

LA ÚLTIMA AVENTURA

Nacho Lucero amaba a la montaña, a tal punto de que –gran parte de su vida- vivió por y para ella. Luego de aquel doble episodio de infarto masivo y ACV en Nepal y cuando se disponía a ir a por el Manaslu en 2011 –situación en la que, probablemente, cualquiera hubiera considerado que era el momento de despedirse de la montaña-, Nacho redobló la apuesta.

Se recuperó, completó las sesiones de rehabilitación y le dio una nueva oportunidad a aquello que lo atrapaba. Aunque luego de la recuperación, volvió a los picos más importantes del mundo y en compañía de su perro Oro cada vez que pudo. Oro, quien falleció en noviembre de 2020, fue su fiel compañero de expediciones, de aventura, ¡y hasta tenía su propio equipamiento para subir cerros con Lucero!

El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Archivo Los Andes.
El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Archivo Los Andes.

Nacho prácticamente perdió la cuenta de la cantidad de cumbres que hizo en el Aconcagua (muchas de ellas, junto a Oro). Y en 2021, siempre con esa adrenalina de ir por más, pasó 3 meses en Alaska (donde escaló el pico más alto del sitio) para luego continuar su expedición por Pakistán y casi dar la vuelta al mundo entre expediciones, reprogramaciones y test de PCR para eludir la pandemia de Covid-19.

En octubre del año pasado, Lucero regresó al Manaslu. Y, casualidad o causalidad, también un 3 de octubre (como aquel de 2011), aunque esta vez de 2022 salió a la conquista del Manaslu. Y, otra vez, el destino tenía otro camino definido para él, y una tosca de nieve le partió el casco y la linterna que llevaba, por lo que no pudo continuar con la expedición y debió bajar. ¿A qué altura se encontraba Nacho cuando debió resignar la idea de hacer cumbre y forzar el regreso? A 7.350 msnm, la misma altura donde lo sorprendió el infarto masivo en 2011 cuando había intentado hacer cubre en el pico hace 12 años.

Tampoco esta situación adversa fue suficiente para que Nacho abandonara a la montaña, ni la montaña abandonara a Nacho. Así fue como el miércoles 22 de noviembre último, partió hacia Chile en expedición y con el objetivo de hacer cumbre en el cerro Marmolejo, sito en la Cordillera de los Andes y del lado chileno.

Además de Lucero, Espir y Berardo, de esta expedición participaron también Mauricio Montero y Pablo Buchbinder. Sin embargo, el mismo miércoles en que se perdió el rastro de los primeros 3, Montero y Buchbinder decidieron no continuar con el ascenso y regresar cuando se encontraban a 3.000 msnm, puesto que las condiciones del tiempo eran por demás hostiles.

El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Gentileza María Fernanda Martínez Thierry
El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Gentileza María Fernanda Martínez Thierry

Pablo Buchbinder y Mauricio Montero fueron grandes amigos de Nacho y le dieron todo el amor y el cariño. Ellos se encargaron de todos los costos y dieron todo por él”, acota –entre lágrimas- Fer.

LA ÚLTIMA COMUNICACIÓN

Nacho y Fer se comunicaron por última vez el miércoles. “Me dijo que me extrañaba mucho y yo le conté que ya tenía el carnet de él plastificado para el Aconcagua, ya que la semana próxima tenía que ir a trabajar allá. Estaba feliz y me dijo que me amaba”, agrega Fer antes de que, una vez más, las lágrimas y el llanto ahoguen sus palabras y las conviertan en bocanadas de aire.

La noche anterior, incluso, Fer y Salvi habían evocado la oración del Ángel de la Guarda. “Salvi me dijo que había visto a su papá en el cielo. Quizás fue la forma en que él se vino a despedir”, sigue.

A esta hora del lunes, la patrulla del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) de Carabineros de Chile aún no logra rescatar los cuerpos sin vida de los expedicionarios argentinos. De hecho, recién cerca de las 20 podría haber un panorama más claro sobre cómo continuará todo el procedimiento.

El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Archivo Los Andes.
El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Archivo Los Andes.

“¡Me olvidé de decirle tantas cosas antes de que se fuera, y son cosas que no voy a poder decirle! Cuando salió, tenía muchas ganas de darle un abrazo grande, grande; y fuerte. Pero no lo hice porque no quería que pareciera una despedida. Entonces solamente le di un beso y le dije que se cuidara mucho. Pero sí, fue una despedida”, repasa María Fernanda.

UNA PERSONA EXTRAORDINARIA

Aunque en la mayoría de las expediciones de las que participaba Nacho Lucero oficiaba de guía, por lo general se terminaba convirtiendo en un amigo más de los participantes. Además, desde hacía 2 años, ya no solo que vivía por y para la montaña, sino que también lo hacía por su hijo, Salvador Toribio (Salvi).

“Él era el mejor papá del mundo. A Salvi siempre le enseñaba a no tener miedo y amaba lo que hacía. Él era siempre inquieto, se despertaba sobresaltado en la noche para contarme las ideas que tenía. Y volvía de la montaña con 300 ideas y me las empezaba a contar para concretarlas todas. Yo le decía que fuera de a poco, pero él ya quería construir un palacio, aunque todavía no tuviera ni siquiera los ladrillos de la base”, recuerda con una mezcla de dolor y nostalgia Martínez Thierry.

El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Archivo Los Andes.
El dolor de la novia del andinista mendocino muerto en Chile: “Para nuestro hijo, él era un superhéroe de montaña”. Foto: Archivo Los Andes.

Salvi ya tiene su propio equipo de andinista, con casquito e indumentaria. Es algo que su propio padre se encargó de conseguir e ir preparándole.

Nacho era un papá extraordinario. Muy tranquilo, muy apegado a su hijo, un poco rezongón cuando yo le decía que algo no me gustaba. Pero éramos los 3 un equipo, él, Salvi y yo. Le habíamos enseñado a Salvi a juntar las manitos y a decir ‘unidos para siempre’”, concluye su pareja.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA