Cómo combatir la disfunción eréctil, la consecuencia menos pensada del coronavirus

Las consecuencias afectan también a hombres jóvenes
Las consecuencias afectan también a hombres jóvenes

Si bien es uno de los efectos que nadie podía prever, también es del que menos se habla ya sea por vergüenza o por no asociarlo a la enfermedad. Hablarlo con la pareja, consultar a un especialista y evitar la automedicación son los pilares para salir adelante del problema. Cuidado con el viagra.

Sin dudas uno de los temas más preocupantes y menos consultados por hombres mayores de 50 años es la disfunción eréctil, ahora, con un agravante: puede ser una consecuencia -completamente imprevista- de haber tenido Covid. Varios estudios avalan la posibilidad que el sistema inmune quede resentido y que esto afecte los tejidos cavernosos del pene. Sin embargo, es una disfunción que puede ser reversible, siempre que se consulte a un médico ante los primeros síntomas y se evite tomar Sildenafil (Viagra) por cuenta propia.

Dena Grayson, doctora estadounidense especializada en enfermedades infecciosas asegura que las consecuencias neurológicas que provoca el coronavirus afectan a los cuerpos cavernosos y entre ellos, a los del pene. Pasar la enfermedad puede dejar una larga lista de afecciones (cefalea, mareo, mialgias y anosmia, encefalopatía, encefalitis, ictus y hasta crisis epiléptica y otro tipo de afecciones pulmonares) que incluyen la disfunción eréctil. Grayson advierte que este tipo de problema puede aparecer incluso en aquellas personas que hayan tenido Covid-19 en forma leve y hasta asintomático.

Otros investigadores, como el doctor Rahul Mehan, urólogo de Banner Health en Mesa, Arizona, están evaluando la conexión entre el virus y la disfunción eréctil, con un aumento significativo de nuevos pacientes con este síntoma, especialmente hombres por debajo de los 40 años. “El virus causa una respuesta inflamatoria muy fuerte en todo nuestro cuerpo, desde el corazón hasta el cerebro, por lo que no es sorprendente que la disfunción sexual también esté relacionada,” dijo el doctor Mehan. “Todavía estamos aprendiendo más sobre las repercusiones sexuales a largo plazo de la Covid-19″.

Javier Romero, jefe de Andrología del Hospital Universitario 12 de Octubre y miembro del Comité Ejecutivo de la European Society for Sexual Medicine, en España, afirmó al diario El Pais que “Lo que no está tan claro son los motivos por los que sucede. Parece ser que es multicausa. El coronavirus, cuando afecta al ser humano, lo hace sobre el endotelio, sobre los vasos sanguíneos. Hay una teoría de que podría afectar directamente sobre los cuerpos cavernosos. Luego, el pene es un órgano vascular, es donde los vasos sanguíneos están más concentrados. Esto podría traducirse en una disfunción eréctil”, y agrega “En algunos hombres, la enfermedad puede desencadenar hiperinflamación en el cuerpo, lo que puede provocar la formación de pequeños coágulos de sangre, así como inflamación en el revestimiento de los vasos sanguíneos. El suministro de sangre al pene puede bloquearse o estrecharse, lo que dificulta tener una erección”, detalla.

El andrólogo afirma que “muchos enfermos de Covid-19 tienen enfermedades pulmonares. Esto se traduce en que la neumonía vírica altera la oxigenación de la sangre, lo cual puede ser motivo de disfunción eréctil. Y los daños neurológicos que provoca, por ejemplo la pérdida del gusto, provoca neuropatías que se dan en la disfunción. Y, para rematar, hay una teoría que dice que el coronavirus afecta a los testículos”.

Covid y testosterona

Algunos estudios apuntan a que el problema central de que el virus afecte más a hombres que a mujeres está en la cantidad de testosterona. Una investigación publicada en Turquía relaciona niveles bajos de esta hormona con mayor incidencia de la enfermedad, además de un menor deseo sexual. Esto se debe a que el virus podría deteriorar el nivel de testosterona, literalmente, consumir la hormona. Este dato se obtuvo luego de analizar más de 221 muestras.

Asintomáticos pero sin deseo sexual

Según afirman los autores del trabajo, el coronavirus consumiría esa hormona sexual, provocando que los hombres se sientan especialmente mal y pierdan el deseo, aunque sean pacientes asintomáticos en el aspecto respiratorio. Pero también afecta la fertilidad masculina, y en hombres jóvenes afecta el escroto provocando dolor e inflamación testicular.

Según Science Daily, esta investigación sería la primera del mundo que relaciona el nivel de testosterona con las consecuencias de haber tenido Covid.

“La testosterona está asociada con el sistema inmunológico de los órganos respiratorios y los niveles bajos podrían aumentar el riesgo de infecciones respiratorias. También se asocian con un mayor índice de internaciones masculinas en terapia intensiva y una mayor tasa de mortalidad. Por eso, el tratamiento con testosterona puede tener beneficios más allá de mejorar los resultados ante la Covid-19“, explica Selahittin Çayan, profesor de Urología, y principal autor de la investigación.

Datos de bajos niveles de testosterona

Los pacientes que murieron tenían una testosterona total media significativamente más baja que los pacientes que estaban vivos.

El 65,2% de los 46 pacientes varones que estaban asintomáticos tuvieron una pérdida de libido. El 51.1% de los pacientes infectados no produce suficiente testosterona.

Cuidar la salud general

La disfunción eréctil suele ser un síntoma de un problema subyacente mayor, es decir, la persona con defensas bajas o que no se cuida es más propensa a tener esta disfunción, con lo cual hay mayores probabilidades de contraer Covid-19. A su vez la enfermedad produce problemas cardíacos que empeoren las condiciones cardiovasculares latentes, como miocarditis, arritmias y eventos cardiovasculares agudos, y una cantidad de otras complicaciones. En algunos casos de éstos, los hombres pueden comenzar a tomar nuevos medicamentos que también pueden afectar negativamente su función sexual.

Cómo afecta a los testículos

“El virus Covid-19 ingresa a las células con la ayuda de una proteína llamada enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2, por sus siglas en inglés), que prevalece en los testículos,” añadió el doctor Mehan. “El virus usa la ACE2 para infectar los testículos. Debido a que aquí es donde se producen la testosterona y los espermatozoides en los hombres, se puede inferir que el virus puede afectar las erecciones y la fertilidad.”

Específicamente, un estudio realizado en Italia encontró niveles más bajos de testosterona en hombres que se habían recuperado de la COVID-19. El doctor Mehan comentó que este es un recordatorio para los hombres que están experimentando una nueva disfunción eréctil para que controlen sus hormonas y asegurarse de que sus testículos estén funcionando bien.

Tratamientos

Contrariamente a lo previsto, las consultas por disfunción eréctil han bajado debido a la pandemia. “El coronavirus da miedo. La disfunción eréctil que ya cuesta hablarla sin pandemia, ahora ni se menciona”, asegura el jefe de Urología del Hospital 12 de Octubre, Javier Romero.

En este sentido, el doctor Mehan advierte acerca de la consecuencias complicadas de automedicarse: “Simplemente pedir una pastilla online puede no ser la respuesta correcta y realmente necesitamos profundizar y observar todas las variables. Experimentar disfunción eréctil no significa que se terminó todo”. En la actualidad existe una gran cantidad de alternativas y tratamientos para los hombres que sienten que su líbido o vigor sexual ha decaído. Muchos de los problemas de disfunción eréctil se tratan con terapia, no con fármacos. Los expertos insisten en que la solución se encuentra con facilidad si el afectado recurre rápido al médico.

Entre las recomendaciones de los especialistas están:

Hablar abiertamente con su pareja ayudará a entender y afrontar el impacto de la pandemia en el deseo sexual. Ser claros acerca de los sentimientos y estar abierto a escuchar puede ayudar a evitar malas interpretaciones o sacar conclusiones erróneas sobre cualquier cambio en la intimidad sexual. Abordar activamente, en lugar de evitar los problemas, puede ayudar a prevenir posibles conflictos en la relación.

● Para algunas parejas, establecer una rutina en torno al sexo puede ser útil, para otras, tratar de mantener un sentido de espontaneidad puede funcionar mejor. De cualquier manera, hablar de esto les ayudará a entender las necesidades del otro.

● Si tu deseo sexual es bajo, puede ser difícil hablarlo, y a la vez es importante no sentirse presionado para tener sexo si se desea.

● Si hay problemas con la función sexual (por ejemplo, disfunción eréctil, eyaculación precoz) lo mejor es consultar directamente a un profesional.

● Si su deseo sexual aumenta, también es importante discutirlo, ya que su pareja puede no sentir lo mismo y no entender los cambios. Si hay un desajuste, entonces tal vez se puedan explorar otras vías para responder a la libido sexual, como el material erótico y la masturbación.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA