Miguel Pichetto: “Van a regalar 500.000 jubilaciones en el conurbano para ganar las elecciones”

Confirmó que se sumará a la primaria de la coalición opositora como candidato a Presidente, salvo que Mauricio Macri , el líder opositor que más respeta, decida competir por otro mandato. Pero también criticó con dureza a las nuevas versiones de la “avenida del medio” peronista.

Foto: Orlando Pelichotti
Foto: Orlando Pelichotti

Pasó por Mendoza el auditor general de la Nación Miguel Pichetto, histórico ex senador peronista y, hoy, uno de los líderes de Juntos por el Cambio. El motivo fue difundir junto a Alfredo Cornejo la denuncia penal contra el INAI por la entrega de territorios a mapuches, pero también para hablar de política y de elecciones.

Pichetto confirmó que se sumará a la primaria de la coalición opositora como candidato a Presidente, salvo que Mauricio Macri , el líder opositor que más respeta, decida competir por otro mandato. Pero también criticó con dureza a las nuevas versiones de la “avenida del medio”, un camino que él mismo supo explorar sin éxito en el pasado junto a Sergio Massa y otros para generar una alternativa de centro derecha en el PJ que disputara poder con el kirchnerismo.

También habló del narcotráfico y la violencia. Y advirtió que la moratoria previsional aprobada por el Congreso es una ley “mezquina” y electoralista. “Van a regalar 500.000 jubilaciones para ganar la provincia de Buenos Aires”, lanzó.

-Usted quiere que vuelva a ser candidato a presidente Mauricio Macri, ¿tiene algún dato de lo que hará él?

-No lo tengo, Macri está en Italia, regresa entre 22 y 23 de este mes. Se acercan instancias de definición. En junio hay que presentar los frentes pero es indudable que Juntos por el Cambio tiene que empezar a ordenarse. No hay proyecto político que pueda tener éxito, sin un líder y un programa. La instancia es de muchos candidatos y la figura de Mauricio Macri es la más fuerte y la más importante. Tiene experiencia, relaciones internacionales y agenda. Si el decide jugar, lo voy a acompañar. Si no lo hace voy a participar con Encuentro Republicano, que está constituido en 14 distritos. Mi visión es la necesidad de plantear un debate de ideas en la coalición y aportar miradas sobre la Argentina federal, la seguridad y las fuerzas armadas. También quiero decir que la propuesta de la avenida del medio para que el kirchnerismo tuviera su final fracasó. Y creo que no hay espacio para eso, porque terminan siendo funcionales al gobierno del Frente de Todos. Eso viene del sector del peronismo y repite un error. Ahora reaparece (Juan) Schiaretti, que parece que va a ser candidato. No lo descalifico en lo personal, lo que digo es que está equivocada la estrategia, como la de Florencio Randazzo en el pasado. El resultado fue magro pero afectó a la coalición opositora. En Encuentro Federal hay peronismo no kirchnerista, pero también gente identificada con la centro derecha y con las fuerzas armadas que quiere una mirada nacional, no libertaria, sino del centro nacional, que hace falta contenerla.

-¿Está desbandado Juntos por el Cambio?

-No. La primaria va a unificar una candidatura. El programa está bastante avanzado. Venimos trabajando con las cuatro fundaciones de los cuatro partidos. Tengo mucha gente con experiencia, que han sido parte de los gobiernos de Duhalde y Menem. Hemos hecho un aporte significativo. En los grandes trazos está definido. Falta el liderazgo.

-¿Es más importante el programa que el líder?

-Las dos cosas son importantes. También no repetir experiencias que fracasaron en la gestión de Cambiemos. Hay debates que se han ganado. El dilema de la Argentina es seguir dando planes o emprender un camino del trabajo y de la producción. Yo tengo una visión de que la Argentina puede recuperarse y tiene un potencial extraordinario en recursos energéticos. El de la minería es un debate sensible para Mendoza, pero hay regiones de la cordillera que tienen incluso los nuevos minerales del cambio climático, como litio, cobre, niquel y plata. Argentina tiene una cantidad similar a Chile, hay que explotarlos para aumentar la matriz exportadora y resolver el problema de la falta de dólares. Se abren un conjunto de temas que la Argentina tiene como potencial, y que conjuntamente con las economías regionales y el talento argentino, pueden generar trabajo. Por supuesto que hay que modernizar las normas del trabajo, con entrada y salida rápida en el mundo pyme. Los sindicatos tienen que adecuarse a un tiempo nuevo, porque están anclados en 1974. Es un mundo que atrasa. Hoy no puede haber un único candidato. Yo tengo respeto por todos y creo en el diálogo. Argentina es un país trabado e incapacitado para el diálogo. El Congreso no puede sesionar y si lo hace es con leyes mezquinas, como la moratoria previsional, que tiene como destino al conurbano bonaerense. Las 500.000 jubilaciones se van a regalar en el conurbano para ganar la provincia. No hay que ser ingenuo. Diputados como Camaño, vinculados a Córdoba, dieron quorum. Están vinculados al gobierno y no hay que votar propuestas engañosas. (Roberto) Lavagna puso hasta su hijo en el gobierno. Nos quitó 8 puntos que habrían sido fundamentales para el ballotaje. Hay que definir si se es oficialismo u oposición porque este proyecto está matando a la Argentina, con 2 millones de planes, los Emilio Pérsico de la vida, los Grabois y los curitas rezando. Está todo bien, pero ese mundo está terminado, es oscuro. Hasta el Papa está cambiando de visión, el otro día dijo que el mundo es el del trabajo y la producción, no hay que dar planes todo el tiempo. La Iglesia empieza a comprender que este esquema no puede continuar.

Foto: Orlando Pelichotti
Foto: Orlando Pelichotti

-Está muy instalado el problema del narcotráfico de Rosario y con el peligro de que disemine en otras capitales del país.

- Yo tengo la idea de que ya está diseminado. Cuando uno mira el conurbano bonaerense, el narcotráfico está entre nosotros. La pelea de bandas también existe en la provincia de Buenos Aires, en la periferia de Tucumán y de Córdoba, en los grandes centros urbanos, en Bariloche. La discusión por el territorio está en pleno desarrollo. En algunos casos como Rosario, con alta violencia, y en otros más autorregulados por las propias policías. Mi propuesta es abordarlo desde una conducción unificada, con una agencia federal al estilo de Estados Unidos o de otros países europeos, una nueva agencia con los mejores cuadros. Tomar también jóvenes de las universidades de la ingeniería informática para trabajar en la inteligencia y el lavado de activos. Fundamentalmente, que las policías provinciales dejen de actuar ante el narcomenudeo. El narcotráfico es un delito federal. Cuando se estableció que el narcomenudeo fuera provincial, se empezó el proceso de debilitamiento de las policías provinciales, que son las más fáciles de penetrar y corromper. Ha pasado en Colombia y México, no digo que todas las policías sean corruptas, pero la investigación tiene que ser integral. A veces arrancando por el lavado de activos y a veces por el dealer. Hay que seguir la cadena desde abajo o desde arriba. Hay que tener jueces federales para el narcotráfico, cárceles de máxima seguridad en el sur del país, no mandar gendarmes a tontas y a locas. En Rosario, la destrucción y la corrupción policial tienen su punto de inflexión en el gobierno de (Antonio) Bonfatti. No digo que Bonfatti sea un narco, lo sitúo en 2010.

-¿Por qué pasó eso en el gobierno de Bonfatti?

-El socialismo permitió y determinó una relación compleja con la Policía, que se fue deteriorando. Los narcos hoy dominan el territorio.

-Acá en Mendoza el Ministerio de Seguridad dice que tiene efectividad en la lucha contra el narcomenudeo

-Puede ser, pero yo creo que tiene que haber una política centralizada, como la de la DEA en Estados Unidos. El fiscal federal Diego Iglesias de la Procunar tiene el know how de todos los narcotraficantes más importantes de la Argentina. Hay que darle poder. Hay que tener fiscales protegidos y valientes que asuman el compromiso de dar la pelea. Atrás tiene que estar el Estado. No se puede convalidar como dijo Aníbal Fernández que había ganado el narcotráfico. En el 93 cuando ingreso como diputado nacional, el cuentito era que Argentina era país de paso. Empezaba a ser centro de distribución a Europa y Estados Unidos. Se sacaba cocaína con fruta y langostinos. Hoy estamos como un país de tránsito, el envío afuera sigue siendo el mejor negocio, pero también es negocio para los que consumen en Argentina, que es un país de consumo. Es una salida para sobrevivir, porque los chicos no laburan ni estudian en los barrios.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA