domingo 20 de septiembre de 2020

Oliva (izquierda) fue ultimado en la puerta de su casa del barrio Nebot.
Policiales

Padre e hijo detenidos por el crimen de un ex preso en Guaymallén

Rodrigo Oliva fue asesinado este lunes en Colonia Segovia y acusan a los Puebla, vecinos del fallecido. Está prófugo quien sería el autor material. La víctima había sido condenada en 2011 por un homicidio.

Oliva (izquierda) fue ultimado en la puerta de su casa del barrio Nebot.

A pesar de que el crimen de un ex preso en Guaymallén está en sus primeras horas de investigación, la fiscalía ya tiene a dos detenidos y está identificado un tercer sospechoso, quien sería el autor material. Los acusados son un hombre y sus dos hijos, uno de ellos prófugo hasta el momento.

La víctima y los presuntos agresores son vecinos del barrio Nebot de Colonia Segovia, y justamente por allí viene la hipótesis del asesinato de Rodrigo Fernando Oliva (31): una bronca entre conocidos de la misma cuadra.

El hombre fue atacado este lunes cerca de las 12.30 en la puerta de su casa, identificada con el número 83 y ubicada en la manzana A. Los detenidos viven a metros, en la propiedad 88.

Oliva recibió un balazo en el tórax inesperadamente, y antes de recibir atención médica en el lugar fue trasladado en un auto particular al Micro Hospital de Puente de Hierro, donde minutos después informaron su deceso.

Conocido el hecho, investigadores de Homicidios recolectaron testimonios en la escena y la mayoría apuntó a un problema entre familias de la barriada. A raíz de esto, horas después se allanó la vivienda de los Puebla, sindicados como los responsables del crimen.

Este procedimiento y otras medidas terminaron con la captura de Roberto Puebla (64) y su hijo José Armando (23), sospechosos como coautores en el expediente. La Policía incautó prendas de vestir y teléfonos, que podrían ser incorporados como pruebas,

Quien habría efectuado el disparo mortal sería Gabriel, hijo y hermano respectivamente de los mencionados, joven que quedó con pedido de captura y a la orden del día. El caso es investigado por la fiscal Claudia Ríos y está caratulado como homicidio agravado por el uso de arma de fuego; los arrestados podrían ser imputados este martes.

La víctima había sido condenada por un crimen

Olivia tenía antecedentes penales y un pasado carcelario. En su prontuario figuraban una amenaza en concurso real con tenencia de arma de fuego, un pedido de captura y una condena por homicidio simple.

El hombre en agosto del 2008 fue acusado por una muerte violenta y tres años después recibió la pena por ese hecho. En 2017 había logrado la libertad condicional.