Liberales que buscan referentes y radicales cómodos en el poder

Javier Milei en la Bolsa de comercio 
(Jose Hernandez)
Javier Milei en la Bolsa de comercio (Jose Hernandez)

Los radicales se saben seguros de mantener el poder en Mendoza y apuestan a que alguno de los referentes de la UCR a nivel nacional de pelea a la mayoritaria oferta electoral del Pro para la presidencia, y en caso de que se llegue, para la vicepresidencia.

Los sectores liberales y de centro muestran en estos tiempos una especial efervescencia. A muchos dirigentes locales los seduce la impronta de referentes que, como Javier Milei, prometen sacudir el mantel hasta no dejar vestigios de banquetes previos entre los integrantes de una dirigencia que, según ellos, perdió vigencia que, como dice el porteño referente libertario, representan una casta política que debe ser remplazada.

Sin embargo, en nuestra provincia hay actualmente un cruce para muchos difícil de entender entre dirigentes conservadores y/o liberales pensando en los alineamientos nacionales para 2023.

Hay ejemplos. Veamos: el demócrata Guillermo Mosso, perteneciente a Cambia Mendoza en su condición de demócrata “frentista”, apoya enfáticamente la precandidatura presidencial de Patricia Bullrich, una de las principales dirigentes referenciales del Pro e integrantes del sector conocido como de los “halcones” en el partido fundado por Macri. De todos modos, aquí Mosso no se aparta de Cambia Mendoza, más allá de que continúe siendo el radicalismo de Suárez el que gobierne en nombre de esa coalición en el próximo período.

También aparecen cada vez más en escena los ex demócratas (ahora demócratas progresistas) que llegaron al gobierno como dirigentes del PD, de la mano de Cornejo en 2015 y continuaron, aunque con menos protagonismo, con Suárez cuatro años después. Sin imprudencias, supieron marcar diferencias con la UCR local en las últimas PASO y ahora se acercan a la propuesta liberal nacional a través de Ricardo López Murphy, socio en Juntos por el Cambio como voz cantante del partido Republicanos Unidos.

En cuanto a los demócratas a cargo de la conducción del partido (PD), y que se apartaron en su momento del frente oficialista Cambia Mendoza, aparecen muy entusiasmados con el crecimiento político de Javier Milei, posiblemente el mayor dirigente liberal extremo en estos momentos y a quien traerán próximamente a Mendoza para una clase pública de economía, entre otras actividades. La diputada Mercedes Llano y Carlos Balter, que preside el Partido Demócrata Nacional, son parte de la dirigencia que motoriza esta búsqueda de anclaje del tradicional partido “conservador” en una corriente netamente liberal en el país.

Con estos acercamientos “cruzados” con referentes nacionales, los distintos dirigentes mendocinos liberales buscan asegurar anclajes a modo de protección ante la imposibilidad de superar el segundo plano en el que los colocaron las dos administraciones radicales aquí.

En el caso de los liberales de Cambia Mendoza probablemente nadie piense en sacar los pies del plato, pero tal vez gozando de otro estatus político derivado de un vínculo nacional específico. Y para quienes conducen el PD y se alejaron de la coalición provincial, se trata de un incentivo para no remar siempre contra la corriente y, a la vez, prenderse de una propuesta en crecimiento, como la de Milei, que puede llegar a tener incidencia en la resolución de las presidenciales venideras. Los porcentajes crecientes del ahora diputado nacional pueden ser decisivos en una segunda vuelta.

¿Debe incluirse a Omar De Marchi en todo este armado cruzado entre quienes defienden ideas liberales? Por el momento no, independientemente de sus convicciones y su relación con Mauricio Macri. Es sabido que el principal referente del Pro en nuestra provincia tiene como objetivo volver a postularse para la gobernación el año próximo. Aunque este 2022, ya lo ha dicho el propio legislador, será preparatorio a través de la suma de ideas y propuestas de quienes se acercan a través de la Fundación Pensar, la usina generadora de ideas políticas y estratégicas que posee el Pro en todo el país.

Una de las premisas de De Marchi para fundamentar su postulación será el posicionamiento de Mendoza como provincia líder de la región. Sostiene que en las últimas décadas la sucesión de signos partidarios a cargo del gobierno no pudo impedir que la provincia retroceda en su competencia con las vecinas en lo referido a generación de recursos y posicionamiento en el concierto nacional.

Mientras tanto, el radicalismo buscará mantener su liderazgo. Para hablar de candidaturas habrá que esperar que el Gobernador y Alfredo Cornejo den la orden de partida a quienes están lanzados, aunque casi todos ya lo hacen, o insinúan, tratando de no vulnerar mucho las indicaciones dadas: contener las intenciones hasta el año próximo.

Por el momento se puede suponer que habrá varios precandidatos, entre intendentes y otros dirigentes que, como el ex diputado nacional Luis Petri, se sumarán al juego muy pronto.

El escenario para los radicales es diferente al de los liberales. Se saben seguros de mantener el poder en Mendoza y apuestan a que alguno de los referentes de la UCR a nivel nacional dé pelea a la mayoritaria oferta electoral del Pro. “Si no se puede contra Patricia, Horacio o Mauricio, nos debemos conformar con ser vicepresidenciables”, la jocosa reflexión de un joven pero experimentado dirigente.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA