domingo 25 de julio de2021

Espectáculos

La fuente de la eterna juventud: cómo es la vida de Jennifer Aniston para verse radiante a sus 52 años

La fuente de la eterna juventud: cómo es la vida de Jennifer Aniston para verse radiante a sus 52 años
Con 52 años, la actriz se mantiene fresca en aspecto y vitalidad. ¿Cuál es el secreto de Jennifer Aniston para no envejecer?

La actriz de Friends sorprendió a todos en el reencuentro más esperado y fue tendencia. A 20 años del último episodio, Aniston se ve más espléndida que nunca. ¿Cuáles son sus secretos?

El reencuentro del elenco de Friends fue uno de los eventos más esperados por los fanáticos del mundo. Dos décadas después de que se emitiera el último episodio de la serie, sus protagonistas se reunieron y generaron furor en las redes sociales.

Si bien sus personajes femeninos le ganan en edad a los masculinos, también lo hacen en belleza y bienestar. Sin dudas, para Courteney Cox (56, Monica), Lisa Kudrow (57, Phoebe) y Jennifer Aniston (52, Rachel), el tiempo pasó mucho más lento y se vieron súper frescas.

No pasó lo mismo con sus compañeros, que fueron defenestrados por los medios y los usuarios de las redes donde exponían comentarios como que David Schwimmer (54, Ross) tiene papada y algo de botox, que Matthew Perry (51, Chandler) lleva la huella de los excesos y adicciones de esa época en su rostro y su manera de hablar, y que Matt Le Blanc (53, Joey), el galán de la sitcom, se dejó las canas y subió tanto de peso, con lo que que algunos medios molestaban llamándolo “Fat Le Blanc”.

Los actores y actrices de la tira se reencontraron dos décadas después en un especial de Friends.web

Aunque es inevitable, el paso del tiempo afectó a todos y cada uno. Aunque probablemente, Aniston sea quien tiene junto a su casa una fuente de la juventud. ¿Será que la industria de Hollywood les impide a las mujeres envejecer?

Si vamos al caso, parte del secreto cae por su propio peso. La estabilidad económica de la actriz le permite tener ciertos tratamientos corporales y en su rostro que permiten un aspecto increíblemente natural. Con un patrimonio neto de US$300 millones, la actriz poco debe preocuparse por invertir en tratamientos de belleza.

Sumado a esto y ya con un trabajo mucho más personal, la actriz de Friends muchas veces ha comentado su rutina de hidratación: toma cuatro botellas de 650ml de agua por día, además de evitar el alcohol.

Además, habla sobre la alimentación: “Comer buenas frutas y verduras, menos frituras... ¡todo lo frito es malísimo y las gaseosas también! Me alimento casi exclusivamente de frutas, vegetales, proteínas magras y agua”, le dijo a Women’s Health.

Y como era de esperarse, sus rutinas de ejercicios. Para mantenerse en forma, su base es el yoga, pero a eso le suma lo que llama “una trifecta: 15 minutos de bicicleta, 15 de running, y otros 15 de cross-training, para hacer un shock”.

También contó que se hace tratamientos no invasivos, como la electroestimulación facial –a la que describe como “gimnasia para la cara”–, radiofrecuencia, Thermage y peelings breves con láser.

Sumado a que los domingos son sus días de spa. “Me hago una buena exfoliación facial, me pongo una máscara, y después una crema hidratante. Me la dejo toda la noche y, cuando me despierto, tengo la piel radiante y tersa.”

Aunque alguna vez llegó a decir que, sobre todas sus rutinas de belleza, la fundamental era “reírse, dormir bien, y pasar 20 minutos diarios al sol para recuperar vitamina D, pero siempre con pantalla solar”.

En 2017 le confió a Vogue el mejor truco de belleza que aprendió con el tiempo: “Creo que, con los años, todo se fue haciendo cada vez más fácil. Menos es más, menos maquillaje, menos escándalo, más naturalidad. Me di cuenta de que cada vez que trato de hacerme un peinado raro, o cambiar las rutinas con las que cuido mi piel, o de make-up, todo se me hace más complicado.”

La forma en la que la actriz encaró su vida personal, amorosa, profesional y social emplean sus resultados en su aspecto. Aunque hoy por hoy, aún continua siendo una fuente de críticas y halagos el cuerpo de la mujer, algo que continúa tratando de derribar.

“No son lindas ni dignas de atención si no son increíblemente flacas, si no se ven como la supermodelo o la actriz de la tapa de la revista. Se trata de perpetuar esta visión que deshumaniza a las mujeres, enfocándose solo en su apariencia hasta el límite de transformarlo en un deporte. ‘¿Está embarazada?’ ‘¿Está comiendo demasiado?’ ‘¿Se dejó estar?’ ‘¿Su vida y su matrimonio tambalean porque la cámara detectó que es físicamente imperfecta?’”

En fin, no existen tales secretos, simplemente se trata de una rutina de cuidado de sí misma, de su cuerpo y su piel, que durante toda su vida, la actriz mantuvo y mantiene.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes