Es el voto una inapelable voz de la ciudadanía

Un elevado porcentaje de votantes permitirá que las PASO de hoy no sólo reflejen una tendencia en materia de preferencias de la gente, sino, fundamentalmente, obliguen a la clase política a comprometerse con quienes son sus representados y conducir a un cambio de rumbo partidario en caso de ser necesario.

La ciudadanía argentina es convocada hoy nuevamente a las urnas para formalizar, principalmente, candidaturas presidenciales y legisladores nacionales.

Se trata de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias, popularmente conocidas por su sigla, PASO, que surgieron por la ley nacional 26.571, sancionada en el año 2009.

Esa nueva norma estableció que en dicha elección se dirimieran las contiendas internas de los partidos políticos o de los frentes electorales conformados por ellos. Todo en un único acto electoral con el acceso posible de todos los ciudadanos, sin necesidad de encontrarse afiliados a alguna agrupación partidaria.

Se trató de una singular antesala de las elecciones generales para cargos ejecutivos y legislativos, con el propósito de transparentar las diferencias internas de los partidos, de modo que la gente tenga una mayor participación en la selección de los aspirantes a cargos electivos. También son vistas como una gran encuesta sobre el sentir popular de cara a las posteriores elecciones definitorias.

Si bien la primera experiencia de las PASO, en 2011, no fue un ejemplo de lo que se buscaba con el nuevo sistema electoral, ya que en los sectores políticos mayoritarios en aquel momento no hubo internas y cada uno presentó una única propuesta, con los años el mecanismo fue teniendo más aceptación entre la dirigencia y, además, algunas provincias lo incorporaron a sus sistemas eleccionarios, siendo Mendoza uno de esos casos.

Por otra parte, la exigencia de la obtención del 1,5% de los votos en las primarias nacionales para poder participar luego en las generales tendió a depurar la oferta electoral en las convocatorias decisivas y buscó ampliar la voluntad frentista o de conformación de coaliciones.

Hecho este repaso sobre la creación y sentido de las PASO, también es apropiado reflexionar sobre su repercusión en la calidad democrática actual. Es evidente que el alarmante nivel de descontento social que se observa hoy en la Argentina demuestra que la eficiencia de las personas llamadas a ejercer cargos públicos no fue la más apropiada. Una suerte de cansancio invade a la sociedad en todos sus niveles, lo cual viene quedando demostrado en el bajo nivel de participación en los comicios llevados a cabo este año en provincias que decidieron desdoblar sus elecciones locales de las nacionales.

Se llega a esta convocatoria electoral en medio de una crisis económica y social con pocos precedentes y de pronóstico reservado, por parte de los más serios profesionales de la economía, cuando se indaga sobre qué mecanismos utilizar para salir del problema en el corto o mediano plazo.

Además, otros flagelos ponen en jaque a la gente. Un ejemplo es el de la inseguridad; esta semana previa a las elecciones tuvo varios hechos que conmocionaron y generaron lógicas reacciones contra las políticas que se vienen implementando.

Por lo tanto, si bien el descontento y la apatía aparecen como reacciones lógicas de gran parte de la población hacia sus dirigentes, es importante que con el voto la sociedad exija el mejor cumplimiento posible de sus obligaciones a quienes son los representantes del pueblo, como establece la norma constitucional.

Un elevado porcentaje de votantes permitirá que las PASO de hoy no sólo reflejen una tendencia en materia de preferencias de la gente, sino, fundamentalmente, obliguen a la clase política a comprometerse con quienes son sus representados y conducir a un cambio de rumbo partidario en caso de ser necesario.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA