Eduardo Pulenta: “Tenemos que hacer minería en Malargüe, donde están las condiciones para desarrollarla”

El nuevo presidente del Consejo Empresario Mendocino habló sobre la ampliación de la matriz productiva, los desafíos y el crecimiento de Mendoza. / Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
El nuevo presidente del Consejo Empresario Mendocino habló sobre la ampliación de la matriz productiva, los desafíos y el crecimiento de Mendoza. / Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

El nuevo presidente del Consejo Empresario Mendocino habló sobre la ampliación de la matriz productiva, los desafíos y el crecimiento de Mendoza. Atraer inversiones y aumentar las exportaciones, las claves.

La huella de la última piedra ha dejado su marca en uno de los vidrios de la oficina, un mosaico abstracto que no deja de sumar un aire de calidez al ambiente. Algunos diplomas de su abuelo colgados en las paredes y un cuadro de Fernando Jereb, inspirado en la bodega. Hacia afuera, los viñedos, el otoño de Agrelo y un jardín de paneles solares. Sobre el escritorio, despejado, una carpeta abierta con papeles escritos con la mano izquierda.

Eduardo Pulenta ha retomado el trabajo. La semana pasada regresó de Düsseldorf, Alemania, donde participó del ProWein, una de las ferias de negocio más importantes para el mundo del vino. Pero la excusa para la charla se abre a otro tema, no menos importante. El ingeniero industrial, graduado en la UNCuyo, por dos años ejercerá la presidencia del Consejo Empresario Mendocino (CEM). Conocer su visión de la provincia, los desafíos y el crecimiento, fueron parte de los tópicos.

“Cuando me recibí, mi papá me planteó la necesidad de desarrollar el comercio exterior y la logística de la bodega. Él es enólogo y estaba más vinculado a la producción. Acepté el desafío. Con un equipo me hice cargo de sistematizarlo. Cada exportación requiere del armado de una carpeta distinta, de cumplir con requisitos legales y certificados sanitarios; en calcular palets y pensar en las etiquetas para cada mercado. Desde lo comercial, es salir al mundo para mostrar lo que estamos haciendo desde la uva hasta cómo vestimos una botella”, contó Pulenta al comenzar la conversación.

-¿Cómo fue la experiencia en el ProWein?

-Hace tres años que no íbamos, porque por la pandemia estaba suspendida. Con mi hermano Diego, que compartimos el área comercial, nos anotamos a través del Consejo Federal de Inversiones. En Alemania pudimos armar reuniones con 14 de los importadores de los 25 países a los que les despachamos nuestro vino; Holanda, Italia, Polonia, pero no sólo de Europa, también Estados Unidos, Brasil y Uruguay.

-¿Qué imagen proyecta Mendoza en el exterior?

-Mendoza tiene una buena imagen en el exterior por la calidad de sus vinos y en un segmento, que va de U$S 25 a U$S 30 la botella. Somos muy competitivos en precios.

-A partir de esa imagen de competitividad, el presidente del CEM ¿cómo la completaría?

-Creo que Mendoza tiene una gran potencialidad. Desde hace 10 años soy parte del Consejo y aprendí por sus miembros cómo se manejan otras actividades. En mi caso, que estoy vinculado al mundo vitivinícola, descubrí que Mendoza, por su situación geográfica, es una pieza clave en el corredor bioceánico y tiene que ser un hub logístico importante, una salida al Pacifico. Por ejemplo, hay que mejorar las rutas y bajar los tiempos de espera en aduana.

-Hablemos de la matriz productiva.

-Tenemos que hablar de ampliarla, Mendoza tiene distintas actividades con buenos resultados como la vitivinicultura, la agroindustria, el turismo y la gastronomía. La gente viene a pasear, a alojarse y a comer bien. Debemos desarrollar el hub logístico y, desde ese punto de vista, tenemos que hacer minería en Malargüe, donde tenemos todas las condiciones para ello.

Mendoza debe exportar el doble y mejorar su conectividad, la provincia debería tener al menos un vuelo semanal directo a los Estados Unidos y a Madrid, para entrar en Europa. Lo mismo a Lima y a San Pablo que, por suerte, los hemos recuperado. En la bodega había un grupo de 20 brasileños y eso es una señal muy importante para la provincia.

-El consenso se logra a través del diálogo y la educación. ¿Es factible romper con la polaridad de minería sí o minería no?

-Entre todos tenemos que educarnos mejor. Me parece que Malargüe tiene todo para hacer minería. Los mendocinos tenemos que aprender más sobre lo que es la minería en el mundo, lo que se hace en Chile, en Australia, en Canadá. Teniendo la cordillera, deberíamos desarrollar la actividad alejada de los centros urbanos y crear comunidades que generen riqueza, que exporten y aporten divisas a la provincia.

Por otro lado, tenemos que hacer un mea culpa y aprender a cuidar el agua porque, según el informe de Aysam, los mendocinos consumimos 400 litros diarios por habitante, cuando hay países que consumen menos de la mitad. Cuando digo tenemos, me incluyo porque estamos en un desierto. Me parece importante decir que sólo el 15% de los cultivos en la provincia tienen riego presurizado. Se habla mucho del agua. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la cantidad adecuada es de 50 litros por habitante por día. Es importante que la población sepa que la actividad minera ocupa sólo el 3% del recurso hídrico del país. Chile -que es un país minero- no llega al 4% y Australia, al 3%.

-En un mundo tan tecnologizado, pareciera que todo depende de la minería.

-No digo que haya que hacer sólo minería, sino ampliar la matriz productiva con agronegocios, por ejemplo. Somos exportadores de nueces. Mendoza tiene que exportar más. Hace 10 años que exporta lo mismo y deberíamos crecer un 3%. En el informe de competitividad, señalamos que Argentina exporta U$S 1.701 por habitante por año, un 15% menos en la última década, Chile exporta U$S 4.000 (un 2% más en 10 años) y Brasil –que es un país enorme-, U$S 1.300 por habitante y creció un 3%.

-¿Es factible?

-Tenemos que dar ese debate todas las actividades en su conjunto. Debe crecer la producción y el volumen de las exportaciones. Tenemos que aspirar a más con el vino, con el agro, con el conocimiento, con el turismo y con la conectividad.

-Volviendo a la idea de generar un sistema para salir al mundo, pensando en Mendoza ¿qué aportarías?

-Fui al Foro sobre economía del conocimiento y la verdad es quedé impresionado con el potencial de Mendoza en el campo audiovisual. De vuelta, no creo que sea sólo una actividad la que deba empujar. Tenemos que abrir el abanico y trabajar en la eficiencia del sistema. Mejorar las rutas para aprovechar el paso Pehuenche cuando hay nieve en la cordillera. Trabajar para generar más trabajo registrado y el crecimiento de Mendoza.

-¿Cuáles son los objetivos del CEM para este año?

-Armamos cinco comisiones, de cinco a siete miembros cada una, que trabajan en pos de Mendoza en áreas como la matriz productiva, infraestructura, educación (donde desarrollamos el programa de formación de líderes educativos), institucional y políticas públicas, en donde vemos cómo son utilizados los recursos del Estado. Ahora, los fondos de Portezuelo.

En el caso de la comisión de matriz productiva, a la que pertenezco, realizaremos un Foro de inversiones y negocios en el marco de la Fiesta de la Vendimia, tratando todos estos temas. La idea es invitar a embajadores, instituciones y gobierno. Así se logró el ingreso de Uber y fue la primera provincia en legalizarlo. También se logró la inversión de la fábrica Simplot. La idea es atraer inversores extranjeros –algo difícil por la coyuntura-, e inversores nacionales.

-Hablaste de la coyuntura e inversión. ¿Cómo se desanda un camino que estuvo signado por el éxodo de industrias?

-El otro día hablaba con un empresario vinculado a la industria de las nueces. Creo que tenemos que aprender a integrarnos como lo hizo el vino. De nada nos sirve tener sólo nueces. Tenemos que sumar el secadero, el empaque para generar valor agregado y una salida al mundo. Creo que el sector agroindustrial tiene que integrarse. No sirve ser sólo productores de duraznos o ciruelas. Tenemos que pensar el marketing, las etiquetas y el área comercial para el ingreso de divisas.

-Desafíos, diseño, debate, ¿Qué más propondrá el CEM?

-Haremos cinco informes este año: sobre el cierre fiscal 2021, competitividad, exportaciones, mercado de trabajo y el cierre fiscal 2022. Estos trabajos (dos ya están listos) nos permiten saber en dónde estamos parados, llevar la realidad a números. Si hablamos de competitividad, según el ranking del Foro Mundial Económico en 2019, Argentina está en el puesto 83 entre 141 países; si nos comparamos con América Latina, estamos 13, sobre 16, y antes fuimos líderes en la región; estamos por debajo de Chile, Uruguay, Colombia, Brasil y Perú. La pobreza es del 42% y no hemos bajado del 25% en los últimos 30 años. En Mendoza tenemos que construir a partir de allí.

- Perú vino a hablar de vinos a Mendoza. Ellos quieren aumentar su matriz agropecuaria. ¿Cuál sería el discurso, para atraer sus inversiones?

-Habría que pensarlo. Durante los ‘90 recibimos fuertes inversiones de Francia. En Alemania me enteré de que hay grupos existentes, con un área comercial desarrollada que van a construir nuevas bodegas en Mendoza. Hay mucho por debatir, porque el ingreso promedio de los mendocinos cayó un 13% en 10 años; en 1980, Argentina invertía el 25% del PBI y en 2020 el 14%. Tenemos que abrirnos al mundo, apoyar al empresario porque, en la última década, la merma de empresas registradas fue del 7,5%. Se pasó de 559.000 firmas a 519.000. Por otro lado, de cada $ 100 que paga una empresa, 70 van al bolsillo del trabajador y eso no puede ser. Debería ir más porque todo el sistema se resiente. Mientras más aumentan los impuestos, más trabajadores pasan a la informalidad y eso no le hace bien a nadie.

Perfil

Es ingeniero Industrial graduado en la UNCuyo, pertenece a la cuarta generación de una familia de empresarios vitivinícolas. Hasta 2024 será el presidente del Consejo Empresario de Mendoza (CEM) entidad en la que participa activamente de las comisiones de trabajo desde hace una década. Es un apasionado por el deporte motor. Entre otras pruebas, corrió tres rally Dakar en moto, y ha combinado su afición con el sector comercial transformándose en representante de la marca india Royal Enfield. Es el encargado de exportaciones a los mercados europeos de la Bodega Pulenta Estate.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA