Después de los anuncios de Caputo, algunos comercios no abrieron y otros no vendían por no tener precio

En las horas posteriores a la suba del dólar a $800, los comerciantes de ciertos rubros no podían acceder a listas con los nuevos valores. Otros, funcionaron con normalidad.

Algunos comercios, que venden productos más atados al dólar, no abrieron ayer y otros no pudieron vender porque no podían consultar los precios. Foto: José Gutierrez / Los Andes (Archivo)
Algunos comercios, que venden productos más atados al dólar, no abrieron ayer y otros no pudieron vender porque no podían consultar los precios. Foto: José Gutierrez / Los Andes (Archivo)

Las cejas y/o los hombros levantados fueron el gesto compartido por los comerciantes en la mañana de ayer, como una respuesta a la pregunta de qué impacto han tenido las medidas anunciadas por el ministro de Economía, Luis Caputo, en la tarde del martes. El efecto ha sido muy diferente según el rubro del que se trate. En algunos casos, manifestaron no haber tenido cambios, mientras en otros confesaron que no deberían haber abierto las puertas.

En una casa de venta de repuestos para el automotor, Marcelo contó que no podían vender y, para ilustrarlo, giró el monitor sobre el mostrador y repitió el intento de consultar tres catálogos de precios, para recibir el mensaje de “error” de la página web o el de “estamos realizando tareas de mantenimiento”. Entre tanto, un cliente se quedaba sin el artículo que necesitaba, porque no sabían a qué precio entregárselo.

El vendedor reconoció que habían tenido un poco más de movimiento de clientes de lo habitual y consideró que probablemente se debiera a que otros comercios decidieron no abrir, pero lamentó no haber podido aprovechar esa “ventaja”, porque algunos proveedores no estaban entregando y los mendocinos sí, pero con remito, por lo que no tienen idea de cuál será el valor de reposición.

Nidia, de una casa de iluminación, manifestó que no debería haber abierto ayer -como hicieron una ferretería y un negocio de artículos de limpieza en la misma calle, que tenían la persiana baja- porque, si bien muchas empresas le presentaron listas con un 22% de aumento en promedio, no había reposición. De hecho, contó que tiene un pedido de 10 lámparas para un hospital, que no ha recibido.

Las casas de repuestos para el automotor no pudieron vender ayer porque no había precios
Las casas de repuestos para el automotor no pudieron vender ayer porque no había precios

Si bien el local estaba vacío, después de que el lunes y martes había ido mucha gente a comprar antes de que se anunciara la esperada suba del dólar, la mujer indicó que un cliente se llevó una lámpara a $1.200, pero le dijo que en otro lugar se la habían presupuestado a $8 mil, lo que le provocó la certeza de que había vendido a pérdida, por no tener precios de referencia.

En una ferretería industrial, Sebastián contó que, desde el jueves, en la previa del feriado, varios proveedores dejaron de pasar precios y entregar mercadería, a la espera de los anuncios que debían llegar el lunes y se postergaron al martes. Y sumó que, ayer, ya todos habían decidido no vender hasta que no se esclarezca el panorama. Como contraparte, los clientes intentan comprar lo más rápido posible para intentar evitar nuevas subas.

Sin embargo, explicó que ellos tampoco pueden concretar ventas sin conocer precios y que habían abierto para realizar las entregas que ya estaban acordadas y pagadas con anterioridad, como también para responder a las inquietudes de quienes habitualmente les compran.

El vendedor sumó que, en realidad, desde agosto viene complicado el panorama, porque han estado con dificultades de entregas y precios antes de cada elección presidencial -PASO, generales y balotaje-, y en las jornadas posteriores, como ahora. Estimó que el viernes tal vez sea un poco más claro el rumbo a seguir.

Jorge, de una empresa que vende insumos para el agro, señaló que, normalmente, el local hubiera estado lleno, pero ayer no había nadie, porque la gente está reticente a comprar. En el caso de ellos, aclaró, los laboratorios y proveedores ajustaron de modo automático los precios a un dólar de $800. Esto, pese a que han venido haciendo ajustes hace más de un mes, pero planteó que el problema es que la devaluación hizo que el poder adquisitivo de los salarios cayera un 50% en horas.

Rubros con normalidad

En las calles del microcentro mendocino, el ritmo era el habitual para un día de mitad de semana y, de hecho, los cafés tenían las mesas ocupadas. En uno comentaron que no habían observado variación en el movimiento y tampoco habían tenido ajustes aún por parte de los proveedores, sobre todo porque ellos mismos elaboran los panificados que sirven.

En un supermercado, las góndolas tenían productos -no se observaban, a simple vista, faltantes- y los repositores estaban haciendo su trabajo en los pasillos, mientras varios compradores recorrían el comercio. Y Franco, quien atiende un kiosco, contó que, al menos en las primeras horas del miércoles, no habían recibido listas con incrementos marcados, más allá de los porcentajes del 10% al 15% que se vienen aplicando en las últimas semanas.

Mariano, de una pinturería, mencionó que el lunes sí habían tenido mucho movimiento, de personas interesadas en comprar antes de que subiera el dólar, pero que el ritmo bajó el martes porque la gente ha empezado a regular los gastos. De todos modos, explicó que diciembre es para ellos temporada baja, porque el fuerte de ventas se produce desde septiembre, cuando lanzan la semana de las pinturerías, a noviembre; período en el que también están el Black Friday y el Ciber Monday. En cambio, han empezado a incrementarse las compras de membrana para techo, por parte de quienes quieren tenerlo en buenas condiciones para las tormentas estivales.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA