Venezolanos en Mendoza: cómo viven, a qué se dedican y qué piensan de Milei

De acuerdo a los datos referidos a inmigración del Censo 2022, en Argentina hay más de 163.000 venezolanos y venezolanas. Representan la tercera población extranjera en el país. Pese a las adversidades, ven con optimismo el futuro.

Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Alejandro Hernández
Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Alejandro Hernández

Los ciudadanos venezolanos viviendo en Argentina representan a la tercera población extranjera con más presencia en nuestro país, de acuerdo a los datos que se desprenden del Censo 2022 y en el apartado referido a migraciones internas e inmigración que publicó el INDEC la semana pasada.

Del total de residentes extranjeros, 8,4% son de Venezuela (poco más de 163.000 personas), mientras que 27% de los foráneos son de Paraguay y 17,5% de Bolivia. En cuanto a Mendoza, si se analiza a todos los inmigrantes que han elegido Argentina para vivir, es la tercera provincia con mayor cantidad de extranjeros residentes.

Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: @Gbastidas / Redes.
Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: @Gbastidas / Redes.

Y, si de venezolanos y venezolanas en particular hablamos, son miles quienes eligieron a la tierra del sol y del buen vino para intentar un nuevo comienzo y volver a levantarse tras haber decidido -en muchos casos, por la fuerza- abandonar su tierra natal.

Argentina y Mendoza me dieron la posibilidad de conseguir lo que no pude en muchos años en Venezuela, y probablemente tampoco lo hubiese conseguido si me quedaba”, resume Nelson Laborí (38), nacido en Isla Margarita y quien está próximo a cumplir 6 años en Mendoza.

La gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas de Venezuela que llegaron a Mendoza -y a Argentina- en los últimos años lo hicieron con la premisa de probar mejor suerte tras incesantes padecimientos (económicos y sociales). La crisis en el país del norte de América del Sur, la creciente inflación y la oposición al régimen venezolano y al gobierno del presidente Nicolás Maduro las llevó prácticamente a sentirse obligadas a tomar esta decisión. Y muchos de ellos y ellas se inclinaron por Mendoza desde el comienzo.

Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Dissay Calzadilla
Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Dissay Calzadilla

“Nuestro plan inicial era irnos a Ecuador con mi pareja. Pero yo tengo dos hermanas más grandes, que se habían venido a Buenos Aires y me convencieron de que viniera a Argentina”, resume Alejandro Hernández, quien llegó a Mendoza en julio de 2018. Lo hizo en colectivo, directamente desde Venezuela e ingresando a Argentina previo paso por Santiago (Chile).

“Queríamos una ciudad lo más parecida a donde vivíamos en Venezuela, que es Mérida. Allí termina la Cordillera de los Andes, por lo que en paisaje se parece mucho”, cuenta Alejandro.

VOLVER A EMPEZAR, DE VENEZUELA A MENDOZA

Dissay Calzadilla es técnica superior mecánica, nacida en la ciudad de Bolívar, situada en el estado que lleva el mismo nombre dentro la República de Venezuela. Allí vivía también, al menos hasta 2018. En ese momento, la mujer tomó la misma decisión que millones de sus compatriotas: abandonar su patria natal, empujada por la crisis social y económica.

Por entonces, Dissay trabajaba en dos empresas constructoras que, incluso, hacían casas en convenio con el Gobierno de Venezuela. Sin embargo, nunca le pagaron sus últimos meses de trabajo. Este detalle, sumado a la crisis, la llevó a tomar la decisión de irse de Venezuela.

Para Dissay, entre Venezuela y Argentina hubo una escala intermedia y que se extendió durante más de un año: Perú. Pero no le fue fácil reinsertarse ni adaptarse, por lo que su itinerario siguió hacia la parte más austral de América del Sur. Así fue como, en 2019, Dissay Calzadilla llegó a Argentina, directamente a Mendoza y donde su hermana ya llevaba un año viviendo.

Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Dissay Calzadilla
Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Dissay Calzadilla

A dos semanas de haberse instalado en Mendoza, Dissay consiguió dos trabajos. De lunes a viernes cuidaba niños, y los domingos trabajaba en una fábrica de pastas. Tiempo después, consiguió un tercer trabajo en una casa de ropa deportiva del centro mendocino. Pero en 2020 la pandemia metió la cola, y se quedó sin ese trabajo (que, para entonces, era su principal sostén).

Fue en ese momento en que nació en ella la veta gastronómica. “Primero, conseguí trabajo preparando sushi. Y me di cuenta de que me encanta trabajar y emprender. Me hizo un click en la cabeza y decidí que tenía que empezar a hacer mi propio camino”, relata. A los pocos meses, dejó el sushi y se inclinó por el pollo frito, también con su hermana.

Pero en la actividad en que Dissay Calzadilla terminó encontrando su lugar en el mundo fue en la fabricación de helados artesanales. Este emprendimiento (Dissay Gelato) lo inició en 2020, por lo que ya se acerca a los 4 años.

“Sigo con mi emprendimiento y, además, estoy trabajando en una empresa de construcción, en la parte de compras y logística. Argentina me dio una nueva posibilidad, no solo de tener mi trabajo en esta empresa, sino de mantener mi emprendimiento”, cuenta la venezolana, quien fabrica helados para cumpleaños y eventos especiales. Además, todos los fines de semana sale a venderlos al parque San Martín y a otros espacios verdes.

En Argentina hay trabajo. Si alguien dice que no consigue empleo es porque no quiere buscar. Pero hay empleo de todo”, reafirma.

Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Alejandro Hernández
Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Alejandro Hernández

Alejandro Hernández (44) llegó a Mendoza en julio de 2018 y por recomendación de sus hermanas, quienes ya estaban en Argentina, aunque en Buenos Aires. Pero él quería un lugar de montañas y que le recordara a su Mérida natal.

Venezuela se estaba volviendo muy insostenible. Con mi pareja trabajábamos como encargados de una cocina, cobrábamos el equivalente a dos sueldos mínimos cada uno y, a duras penas, podíamos pagar el alquiler, pero no podíamos comer carne. Éramos vegetarianos obligados”, agrega con una cuota de humor, la manera de asimilar lo que fueron aquellos años.

“Andábamos a la ‘Dieta de Maduro’. Así se le empezó a decir al plátano en Venezuela. Y fue porque, como había mucha escasez de harina para hacer arepas, la gente compraba plátano, lo cocinaba y hacía una especie de croqueta con la masa de plátano y que reemplazaba a la arepa”, rememora.

Sintiendo que la situación era insostenible en su patria y que la inflación se devoraba sus salarios, en diciembre de 2016 Ale y su novia tomaron la difícil decisión de dejar Venezuela. Primero estuvieron en Colombia, en una ciudad ubicada en el límite con Venezuela. No obstante, las cosas no salieron como lo esperaban.

Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Dissay Calzadilla
Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Dissay Calzadilla

“En Colombia no pudimos tener documentos, por lo que estuvimos un año y medio trabajando como ilegales. Ello sumado a que, donde estábamos, no suele ser muy bien vista la gente que viene de Venezuela, principalmente por las mañas que tienen los venezolanos en esos lugares”, repasa Hernández.

Luego de ahorrar el dinero necesario, Alejandro y su pareja viajaron a Mendoza en colectivo y con escalas previas en Ecuador, Perú y Chile.

“Aquí, en Mendoza, encontramos una gran receptividad de la gente. Siempre les pareció chévere que venga gente de Venezuela y nos trataron muy bien desde siempre”, rememora.

Con su experiencia en el rubro gastronómico a cuestas, el mismo día en que llegaron y enviaron sus CV de forma virtual, Ale y su novia consiguieron trabajos en la franquicia mendocina de un bar muy conocido en Argentina. Pero, al igual que Dissay, esta pareja también decidió iniciar sus propios emprendimientos, en este caso, de preparación de sushi y de fabricación de quesos típicos venezolanos.

“Los quesos frescos se consumen mucho en Venezuela. Y, de repente, nos encontramos con muchos venezolanos en Mendoza y que extrañaban estos productos. Entonces se nos ocurrió abrir nuestro emprendimiento y fabricarlos”, sigue el venezolano de 44 años.

Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Alejandro Hernández
Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Alejandro Hernández

El brote de la pandemia de Covid-19 llegó a comienzos del 2020, y Ale y su novia se quedaron sin trabajo. Incluso, el conocido bar en que trabajaban ambos -y donde habían logrado hacer su propia carrera- cerró sus puertas y se fue de Mendoza. No obstante, el empuje que le habían dado a su emprendimiento de quesos frescos les permitió reinventarse. Y actualmente lo mantienen activo, lo que también les ha permitido conocer a gran parte de la comunidad venezolana que vive en Mendoza.

De la mano de los quesos frescos y del sushi, hace 2 años que Ale y su novia se ganan la vida en Mendoza y comandan ambos exitosos emprendimientos.

También fue en 2018 cuando Nelson Laborí, quien hoy tiene 38 años, llegó a Mendoza y desde Isla Margarita. “La situación económica, la seguridad social y la inflación en Venezuela me empujaron a tomar la decisión de irme. Todo estaba empeorando y yo vi que no venía bien. Ya tenía dos hijos grandes y acababa de tener a mi tercer hijo. Y por ellos decidí migrar, para darles un mejor futuro a ellos”, rememora Nelson sobre el momento en que decidió armar las valijas.

Si bien el primer destino de Laborí en Argentina fue Buenos Aires, poco tiempo después llegó y se instaló en Mendoza, donde ya tenía algunos amigos y le habían recomendado venir a la provincia. “Me dijeron que acá iba a tener trabajo, y me vine. Lo que más me gusta de Argentina es la cultura, la gente, el país, cómo habla el argentino. Y de Mendoza me gusta el paisaje, la nieve. Isla Margarita es todo lo contrario”, describe el hombre, quien trabajaba como comerciante en su lugar de nacimiento.

Durante su primer año en Mendoza, Nelson trabajó de bachero en un restaurante mendocino. Y, una vez que logró estabilizarse, consiguió que sus tres hijos y las madres de ellos pudieran instalarse en Mendoza también.

Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Nelson Laborí
Los venezolanos son los terceros extranjeros con más presencia en Argentina: así viven quienes eligieron Mendoza. Foto: Gentileza Nelson Laborí

“Trabajé 10 meses en el restaurante, pero me quedé sin trabajo. Estuve 3 meses sin trabajar y todo se hacía difícil, ya sea por X o por Y. Entonces decidí emprender en la cocina. Mi papá es chef y decidí hablar con él por teléfono, le pedí ayuda para iniciar mi local y emprender vendiendo arepas, empanadas y nuestra comida. De hecho, me puse a estudiar con mi papá por teléfono”, repasa Nelson.

Así fue como en 2019 abrió “La Cocina de Nelson”, su propio emprendimiento que tiene su casa principal en Barcala y Patricias Mendocinas, en el centro mendocino, y que está en vías de abrir una segunda sucursal en Dorrego, Guaymallén. Como agregado, luego de acomodarse económicamente, Nelson logró traer a su padre a Mendoza y, quien fuera su maestro en la gastronomía, también le está dando una mano en los emprendimientos.

Argentina me dio la posibilidad de conseguir lo que no podría haber conseguido durante muchos años en Venezuela. Lo que más me llama la atención de Mendoza es su ambiente sano y tranquilo. El hecho de que se puede vivir con tranquilidad, a diferencia de Buenos Aires, por ejemplo. Además, el argentino -de por sí- tiene mucha afinidad con el venezolano”, describe.

CÓMO VEN LA SITUACIÓN Y EL FUTURO DE ARGENTINA LOS VENEZOLANOS QUE VIVEN EN MENDOZA

Nelson Laborí, quien logró reinventarse con su emprendimiento “La Cocina de Nelson”, ve con optimismo la situación en Mendoza y en Argentina. No solo en los tiempos que corren, sino -además- de cara al futuro inmediato.

“Tengo esperanza. Si bien hay un poco de preocupación del lado de mi familia, nosotros ya vivimos lo que es una inflación alta. Pero lo que está pasando en Argentina no tiene nada que ver con lo que pasó y pasa en Venezuela, no se compara con la actualidad de allá”, destaca Laborí.

“Tenemos mucha esperanza en el nuevo Gobierno y en sus ideas”, insiste.

Alejandro Hernández también se inclina por la actitud de ver el vaso medio lleno.

“Cuando llegamos a Mendoza, vimos que aquí podíamos pagar alquiler y -además- hacer actividades recreativas, cosa que en Venezuela no podíamos hacer. A los 3 meses de haber llegado aquí, nos compramos una moto, mientras que en Venezuela hay que ahorrar 10 sueldos enteros para poder hacerlo”, ejemplifica Ale.

Además, el nacido en Mérida se mostró ilusionado con la línea que sigue el Gobierno nacional actual. “Alberto Fernández empezó a tomar las mismas medidas que se toman en Venezuela, como -por ejemplo- el control de cambio. Si Massa hubiese ganado las últimas elecciones, nos íbamos a ir de Argentina. Porque esto se iba a volver como Venezuela”, agrega el emprendedor de 44 años.

En ese sentido, destacó la alternancia política y la posibilidad de que en pueblo pueda manifestar su descontento en las urnas si el gobierno de uno u otro presidente no fue bueno.

“Ahora se está pasando por momentos difíciles en Argentina. Pero, así como están las cosas aquí ahora, estaba Venezuela hace 10 o 15 años, cuando Chávez no había hecho cambio de la Constitución. Creo que esto que está haciendo el presidente actual se está haciendo a tiempo. Porque en Venezuela ya no se ve una luz al final del túnel, y el día que en Venezuela se quiera cambiar de rumbo para cambiar las cosas, se van a tener que hacer las cosas que se hacen aquí, como por ejemplo, sincerar la economía”, reflexiona.

Dissay, la emprendedora venezolana que perdió dos trabajos en pandemia e inició su proyecto de helados
Dissay, la emprendedora venezolana que perdió dos trabajos en pandemia e inició su proyecto de helados

En la misma sintonía se muestra Dissay Calzadilla, quien -pese a las adversidades- también ve con optimismo el futuro en Mendoza y en Argentina.

“La situación está difícil y se transporta la idea de lo que pasa en Venezuela, sobre todo por la inflación. Pero hay que saber que estamos muy lejos de llegar a lo que pasa allá. No creo que me vaya de Argentina, estoy en cierto modo estable. Tengo familia, una bebé de 7 meses y ya formé mi familia. Le tengo mucho que agradecer a Argentina”, concluye la mujer.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA