Quién era El Noba, el cantante de cumbia y trap que murió tras un accidente de moto

Murió "El Noba" a los 25 años (Web)
Murió "El Noba" a los 25 años (Web)

El artista urbano, amigo de L-Gante y referente de la cumbia 420, pasó varios días internado en terapia intensiva. Su historia, la música y las adicciones.

Murió a los 25 años Lautaro René Coronel, más conocido en el mundo de la música como “El Noba”, tras pasar varios días internado por un accidente de moto en Florencia Varela (Buenos Aires).

Con su Cumbia 420 –la misma que se convirtió en el rasgo distintivo de L-Gante-, “El Noba” se convirtió en los últimos años en uno de los cantantes con más proyección en este estilo que combina cumbia, reggaetón y trap. De hecho, era muy amigo del intérprete de “Bar” y compartieron sello discográfico (a ellos se suma otro artista urbano conocido como Perro Primo y que completa el tridente de la popular Cumbia 420).

El Noba, fanático de Godoy Cruz Antonio Tomba (Gentileza)
El Noba, fanático de Godoy Cruz Antonio Tomba (Gentileza)

No era la primera vez en que “El Noba” se veía involucrado en un problema con motos. El 2 de febrero pasado, el artista había quedado detenido luego de que lo interceptaran durante un operativo circulando en una moto robada.

Amigo de L-Gante y adicto a los calmantes: quién era “El Noba” - Foto: Instagram @el_noba1312
Amigo de L-Gante y adicto a los calmantes: quién era “El Noba” - Foto: Instagram @el_noba1312

Qué significa “El Noba”

Su apodo, “El Noba”, tiene un particular origen: son las primeras sílabas de su frase de cabecera, “No Baja Ni Con Pasta”. Y es que el artista se reconocía a sí mismo adicto a los calmantes. La frase hace alusión a que no puede salirse de su estado de relajación constante ni siquiera con otras drogas que lo estimulen. “No bajo ni con pasta, ya sabés quién soy. Tu guacha está conmigo, la paso a valor”, se describía a sí mismo en su canción “Tamo Chelo”.

El Noba: una vida urbana al límite

Aunque de adolescente estudió en un colegio privado de su Florencio Varela natal, “El Noba” no tuvo un buen rendimiento académico, por lo que abandonó los estudios.

El Noba y su hija: una postal simpática con disfraces (Facebook)
El Noba y su hija: una postal simpática con disfraces (Facebook)

“Dejé el colegio para comprarme una moto. Todos tenían moto. Yo a los 17 años me compré mi primera Honda CG. Era un modelo 2001 y la había dejado re turra”, describió hace un tiempo en una entrevista al medio El Planteo.

Tiempo después, el joven intentó retomar sus estudios, pero esta vez fue la noticia de que sería papá la que lo terminó por alejar por completo de cualquier idea de terminar el secundario. “Estaba terminando el colegio y un día me habló una piba de Solano. Y allá fui, para ratearme. Hoy día, por esa experiencia, tengo una hija”, reconstruyó en esa misma entrevista.

Murió el cantante "El Noba" - Foto: Instagram @el_noba1312
Murió el cantante "El Noba" - Foto: Instagram @el_noba1312

Ya habiendo desistido de terminar el colegio, “El Noba” se ganó la vida durante un tiempo como carretero en Once. Y recorría las calles de ese tradicional barrio porteño en busca de residuos que pudieran ayudarle a ganarse la vida con la reventa de chatarra. En 2014 consiguió un trabajo relativamente estable -como banderillero de una obra de construcción- y también pasó a ser parte de la barra de Defensa y Justicia, club de fútbol de la Primera División y que es oriundo de Florencio Varela.

El Noba: su renacimiento, la música y las adicciones

En 2018, otra vez en la calle y sin trabajo –y ya alejado de la barra de Defensa y Justicia-, “El Noba” volvió a trabajar a una obra. Y allí comenzó a “atinar”: cuando pudo ahorrar algo de dinero se compró una elegante chomba de vestir –primero- y luego un celular y su primer auto.

Fue en esa etapa de su vida en que Lautaro Coronel descubrió lo que terminaría siendo su perdición, y también el origen de su apodo: la adicción a calmantes del tipo Clonazepam. Una vez más su vida se tornó caótica, lo poco que había logrado enderezarse se desestabilizó y lo echaron de la obra en la que había comenzado a trabajar tiempo después. Desde entonces consiguió changas como pintor, trabajó vendiendo comida rápida y se la rebuscó cómo pudo. Pero fue la cuarentena que comenzó con la primera etapa de la pandemia de Covid-19 (en 2020) la que lo llevó a redescubrirse personal y profesionalmente.

Foto: Instagram @el_noba1312
Foto: Instagram @el_noba1312

En su cuenta de Instagram (donde tenía un millón de seguidores), el músico se hizo cada vez más conocido, sumó fans de a cientos –respondiéndole preguntas que le hacían- y hasta participó de un vivo con el influencer Santi Maratea. Así fue cómo “El Noba” comenzó a convertirse en un fenómeno.

A partir de ese momento lo invitaron a ser host de la popular fiesta DeTurreo (muy conocida entre los seguidores de la cumbia y ritmos urbanos) y fue de la mano del trapero Diamante Ayala con quien dio vida a su primer hit, el ya mencionado “Tamo Chelo” y donde, en la primera frase, explica el porqué de su apodo “El Noba”.

En ese momento, su carrera comenzó a crecer, su nombre fue sonando cada vez más y más, así como su música en YouTube. “Del año”, su segundo tema, llegó al número uno en tendencias en esa red social de videos y allí comenzó a girar con distintos shows.

Todo esto le valió convertirse en artista de Kriterio Music, sello de DT.Bilardo y quien es el mismo productor de L-Gante. Su carrera meteórica terminó en fatalidad con un accidente de moto: no llevaba casco. Pasó casi diez días internado. Este 6 de junio, su familia confirmó el fallecimiento.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA