Nilo González: el “señor del tiempo”, con 88 años, asesora a bodegueros en asuntos meteorológicos

Es sinónimo de la meteorología y durante 42 años se lució en los dos canales de aire de Mendoza. Sus salidas en cámara y recomendaciones eran fundamentales para la gente antes de salir a la calle. Alejado de la TV, trabaja por su cuenta. “La gente me pide que vuelva a la tele”, cuenta.

Nilo admite que sale poco de su hogar, en el barrio Bombal de Godoy Cruz. Pero se mantiene actualizado y trabajando. | Foto: José Gutiérrez / Los Andes
Nilo admite que sale poco de su hogar, en el barrio Bombal de Godoy Cruz. Pero se mantiene actualizado y trabajando. | Foto: José Gutiérrez / Los Andes

“Hola, acá Nilo González. ¿Ya cerraste el diario? Porque te tengo el título de tapa: mañana nieva en la Ciudad de Mendoza. El llamado, recibido en la redacción de Los Andes, se remonta a hace 10 años, invierno de 2013. “Bueno, Nilo. ¡Muchas gracias por avisar!”, es la respuesta que, medio de compromiso, se escucha del otro lado del teléfono y de parte de un periodista del diario. No hay chance de publicar en la tapa del diario “Hoy nieva en Mendoza”, sabiendo que los pronósticos no son infalibles. Por ello, la tapa de Los Andes del día siguiente era referida a cualquier otro tema. Pero ese día nevó en la Ciudad de Mendoza, y aunque la portada del diario no hablaba de eso, sin dudas fue “la noticia del día”.

Luis “Nilo” González (88) es uno de los meteorólogos más emblemáticos de Mendoza. Con 64 años en la profesión, estuvo 42 en la televisión mendocina, primero en Canal 9, luego en Canal 7. Y aunque ahora sale poco (“lo justo y necesario”, según sus propias palabras), sigue activo en lo suyo y constantemente actualizado.

Nilo González: el “señor del tiempo”, con 88 años, sigue asesorando a bodegueros en asuntos meteorológicos. Foto: Captura Youtube
Nilo González: el “señor del tiempo”, con 88 años, sigue asesorando a bodegueros en asuntos meteorológicos. Foto: Captura Youtube

“Lo que estoy haciendo ahora es asesorar a algunos viñateros y bodegueros en asuntos relacionados a la meteorología, fundamentalmente en lo que tiene que ver con heladas. Y es que es una industria en la que hay mucho dinero invertido, y es una lástima perder la producción”, cuenta el experimentado meteorólogo en su casa del barrio Bombal (Godoy Cruz).

Ni siquiera su edad le impide mantenerse actualizado con lo más avanzado de la tecnología en lo que a meteorología y asuntos climáticos se refiere.

“Hoy en día hay mucha información gracias a los servicios técnicos y a los avances. Yo me recibí de Meteorólogo en 1959 y era otra tecnología, con el código morse y la telegrafía que permitía pasar muy pocas palabras por minuto. Pero ahora hay computadoras muy avanzadas, y yo trato de mantenerme siempre al tanto de todo, actualizando los equipos también”, resume el meteorólogo, neuquino de nacimiento y mendocino por adopción.

El meteorólogo de la gente

Tras haber estudiado Meteorología en Buenos Aires y recibirse en 1959, en 1960 Luis “Nilo” González llegó a Mendoza. Y lo hizo para no irse más.

“Pude estudiar en Buenos Aires gracias a una beca. Después llegué a Mendoza y, en la televisión, empecé a trabajar en 1966. Estuve 42 años en la tele, toda una vida. Me pude jubilar así, con los aportes correspondientes y todo”, cuenta “el Nilo”.

Cuando González tenía su bloque en la televisión, los hogares mendocinos se paralizaban. Nadie quería perderse las indicaciones del meteorólogo para saber si debían salir con abrigo, con ropa suelta o con paraguas. ¡Ni hablar en las épocas de Fiestas! Su palabra era sagrada para saber si había que armar la mesa de la cena adentro o afuera (de acuerdo a las probabilidades de lluvia).

Foto: José Gutiérrez / Los Andes
Foto: José Gutiérrez / Los Andes

También fue “Nilo” González uno de los impulsores –si es que no, el creador- de la recomendación de armar la “mesa con rueditas”; es decir, tenerla afuera para aprovechar el buen tiempo, pero –al mismo tiempo- estar listo para trasladar todo bajo techo ante alguna probabilidad de lluvia.

“Estoy trabajando desde mi casa, casi ni salgo. Pero lo cierto es que trabajar ahora es mucho más fácil. Y yo me llevo bien con la tecnología. Si no me hubiese actualizado, sería un hombre del pasado. Cualquiera que se dedique a este tema, tiene que andar muy bien con la tecnología; hoy hay mucha información y muy buena, de cualquier del mundo”, destaca Nilo, más activo y vigente que nunca. O, más bien, igual que siempre.

El hombre reconoce que lo más lindo que le ha dado la televisión y su carrera es el cariño de la gente. Atesora todos aquellos momentos en que la gente lo paraba en la calle y le confesaba que no se perdía sus salidas en vivo por nada en el mundo. Y, confiesa, hay gente que aún le pide que vuelva a la pantalla chica.

“Si bien salgo poco, cuando lo hago la gente me para en la calle para preguntarme cómo va a estar el tiempo y qué va a pasar, para ver cómo se organizan ellos. Algunos me piden que vuelva a la televisión, pero con 88 años, la verdad es que no tengo muchas ganas de moverme de mi casa y prefiero manejarme por mi cuenta”, prosigue.

Una vida familiar

Con 4 hijos casados y 10 nietos, Nilo González dedica la mayoría de su tiempo a disfrutar de la familia. Se reúnen cada vez que pueden y comparten a pleno cada reunión.

“Estoy haciendo bastante vida hogareña. Por suerte estoy tranquilo y sin muchos problemas, salgo poquito. Pero sí se siente que la situación se está poniendo cada vez peor, económicamente. Todo sube, la inflación, es difícil. Pero lo más importante es la familia, y ese es el motivo para estar siempre atento y con ganas”, piensa en voz alta.

Luis Nilo González cuando en sus inicios daba el tiempo en Canal 9 Mendoza.
Luis Nilo González cuando en sus inicios daba el tiempo en Canal 9 Mendoza.

El mal momento del asalto: “Lo importante es estamos bien”

El viernes 29 de abril de 2022, mientras Nilo González y su esposa estaban en su casa del Bombal, fueron víctimas de un violento asalto. Fue pasado el mediodía, cuando dos hombres tocaron el timbre de la casa del meteorólogo. Sin abrirles la puerta, los hombres se ofrecieron para hacer algún trabajo, y Nilo y su esposa les ofrecieron barrer la vereda a cambio de una colaboración de dinero.

Sin embargo, minutos después, cuando la esposa del meteorólogo salió con la intención de pagarles, los asaltantes se metieron por la fuerza a la vivienda, forcejearon con las víctimas hasta reducirlas y les robaron algunas pertenencias. Les robaron los celulares, una alianza de oro y 5.000 pesos en efectivo.

“Fue muy bravo, muy duro. Recuerdo que terminé tirado en el suelo y perdí el conocimiento, mi señora también. Pero, gracias a Dios no nos pasó nada grave”, rememora el popular y querido meteorólogo.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA