Dos maestras mendocinas, entre los 24 mejores docentes del país

Carmen Laffont ha sido elegida entre las 24 mejores del país, luego de que una de sus ex alumnas la postulara en un concurso.
Carmen Laffont ha sido elegida entre las 24 mejores del país, luego de que una de sus ex alumnas la postulara en un concurso.

Se trata de Graciela Morales, que da clases en Uspallata, y Carmen Laffont, en Maipú. Ambas de gran vocación, fueron postuladas por los innovadores proyectos que generaron en sus respectivos establecimientos y por su rol social.

Las docentes Graciela Morales y Carmen Laffont, maestras de Uspallata y Maipú, respectivamente, quedaron seleccionadas entre los 24 semifinalistas del prestigioso concurso Clarín-Zurich, que lleva por elocuente subtítulo la frase “Docentes que inspiran”, y que contó en esta edición de 2021 con la participación de 3.000 postulantes de todas las provincias del país.

Dicho certamen, que busca reconocer a los educadores más destacados de la Argentina, tendrá a partir de ahora una siguiente instancia en la que el jurado –conformado por  reconocidas figuras de distintos ámbitos de la cultura y la educación–, elegirán a los seis finalistas, de entre los que saldrá finalmente el elegido como “docente inspirador” del año. El reconocimiento incluirá también para el ganador un premio de $600.000. También se entregarán dos menciones especiales, y los docentes que la merezcan recibirán a la vez $200.000 cada uno.

Una de las docentes mendocinas elegidas entre las 24 mejores del país por el premio Zurich-Diario Clarín "Docentes que inspiran".
Una de las docentes mendocinas elegidas entre las 24 mejores del país por el premio Zurich-Diario Clarín "Docentes que inspiran".

El sueño de enseñar en una escuela rural

Graciela Morales tiene 42 años y es docente en dos establecimientos, bastante diferentes aunque en la misma localidad. Da clases en la escuela primaria 1-129 Combate de Potrerillos y en el Centro de Educación Básica de Jóvenes y Adultos (Cebja) 3-202, ambos ubicados en Uspallata.

“Ser semifinalista en este certamen me enorgullece y me llena de alegría”, reconoció a Los Andes Graciela, una docente que dice haber cumplido el sueño de trabajar en una escuela rural de frontera.

“La postulación tiene su origen en proyectos muy significativos, con repercusión en la comunidad y reconocidos a nivel departamental, provincial y nacional”, enumeró.

Con 18 años de experiencia, repasó su propia historia y contó que mientras estudiaba en la universidad se anotó en varios voluntariados para conocer realidades de distintas escuelas.

“De todas aprendí muchísimo. Apenas me recibí trabajé en establecimientos de Las Heras, incluso en el mismo donde asistí de niña, la 1-510 Gustavo Martínez Zuviría”, se emociona.

Más tarde, en 2006, Graciela finalmente pudo dar clases donde realmente anhelaba: la localidad lasherina de Uspallata.

“Me enteré hace poco de que formo parte del concurso y fue una sorpresa hermosa, una alegría y una satisfacción enormes. Porque la educación es un pilar fundamental de la sociedad, el individuo crece, fortalece sus capacidades, progresa y se convierte en ciudadano crítico y responsable”, reflexionó.

Concluyó: “La educación debe siempre ser reconocida, así como debe ser valorado con mucha responsabilidad el trabajo de los educadores”.

De alma

Docente de alma, tal como se definió Carmen Laffont, de 57 años, oriunda de Maipú y directora del Cebja 3-128 Marilín Penna de Ferro, considera que su participación en el concurso –fue postulada por miembros de la comunidad educativa— se relaciona con su premisa de generar acciones que tienden a mejorar la calidad de vida de los estudiantes y, a partir de allí, también contagiar a otros docentes.

“Va más allá de la educación en sí misma. Mi forma de ser docente no se limita solo a cumplir un horario sino a generar acciones para que los estudiantes en situación de vulnerabilidad, como es nuestra población, sepan que pueden mejorar su proyecto de vida”, sostuvo.

Carmen, quien nació en General Alvear, ayudó muchísimo desde su rol a una alumna adulta que creyó que su vida se limitaba a atender a su hijo con dificultades.

“Ella fue una de las personas que me postuló. También lo hizo una trabajadora social que se desempeña con chicos judicializados. Recibí tres correos para inscribirme en los que tuve que contar muchísimos detalles de nuestros proyectos”, relató, todavía sorprendida.

No es la primera vez que las iniciativas que promueve esta maestra de vocación y su comunidad educativa reciben premios y reconocimientos de relevancia. Seguramente tampoco será la última vez que sea destinataria de una distinción.

Una de las últimas estuvo relacionada con el armado de un biodigestor para obtener gas de residuos orgánicos. Otro de los grandes reconocimientos fue en 2017, a partir de un proyecto de educación solidaria que surgió a raíz del diagnóstico realizado por alumnos y docentes al estudiar la realidad social de la comunidad educativa y las situaciones de bullying y ciber-bullying que padecen los jóvenes.

De ese modo, armaron un esquema para prevenir acoso escolar, callejero, laboral y de género a partir de charlas con profesionales. Armaron cortos publicitarios y proyectaron videos sobre el tema.

“Siempre soñé con esto. Si bien anhelaba estudiar profesorado de Ciencias Naturales y Geografía, por falta de recursos no pude hacerlo en San Rafael y me quedé en Alvear cursando en el Instituto San Antonio, donde me recibí de docente de Nivel Inicial y de grado”, recordó.

Desde 2012 es directora y maestra del Cebja Marilín Penna de Ferro. Y con vocación pura.

Dejar huella

El premio Clarín-Zurich “Docentes que inspiran” busca movilizar a toda la comunidad a favor de una mejor educación con las historias inspiradoras de aquellos docentes excepcionales que dejan huella decisiva en sus estudiantes.

“Los grandes docentes siempre sorprenden. Hacen cada día su tarea de una manera renovada, distinta. En este tiempo hemos visto distintas maneras de aprender y enseñar que han despertado el interés de sus estudiantes por la gran creatividad”, dijo Agustín Porres, director regional de Fundación Varkey, involucrada en el proyecto, al momento de enumerar a los 24 semifinalistas.

Graciela y Carmen, de todos modos, sintieron que esta instancia ya representa un triunfo.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA