Crece la tensión en Misiones: el vocero de los policías aseguró que “se viene algo muy grave”

Un grupo de efectivos se encuentra en el edificio del Comando Radioeléctrico de Posadas y esperan un acuartelamiento de las fuerzas. Hay efectivos federales en la provincia para mantener el control.

Los policías que piden mejoras salariales rechazaron la oferta del Gobierno y crece la tensión. Foto Clarín
Los policías que piden mejoras salariales rechazaron la oferta del Gobierno y crece la tensión. Foto Clarín

La tensión avanza en la provincia de Misiones en la medida en que la solución del conflicto que mantiene a los policías en huelga no aparece. Es que durante el domingo las fuerzas federales amagaron con desalojar el Comando Radioeléctrico de Posadas, tomado por los manifestantes, y el ejecutivo provincial reafirmó las acciones en la justicia contra quienes reclaman mejoras salariales.

En ese contexto, este lunes el vocero de los policías, Ramón Amarilla, señaló que “Se viene algo muy grave”. “La propuesta que nos ha traído el Gobierno es irrisoria, no han mejorado nada ni hubo acuerdo. No va a haber acuerdo porque no hay voluntad en lo político de resolver esto”, agregó Amarilla en declaraciones a la prensa.

En ese sentido, el dirigente aseguró que “Acá se viene algo muy grave, todos los sectores están reclamando y nosotros no somos la excepción. Es una vergüenza lo que nos vinieron a ofrecer, ni siquiera se asemeja a lo que necesita un policía para pasar la línea de pobreza”.

El Gobierno provincial y los efectivos que están acuartelados iniciaron conversaciones este domingo, pero las mismas se estancaron y la amenaza de profundización está latente.

“A esta gente se le va a incendiar la provincia, no han resuelto nada con ningún sector. Nos quisieron apretar para que firmemos hoy, para que impacte a fin de mes. Pero nosotros queremos que esté cubierta la canasta básica para los policías”, cargó Amarilla.

El conflicto tiene epicentro en el Comando Radioeléctrico, pero alcanza también a la Infantería y a personal de salud, ya que se sumaron a la protesta algunas ambulancias.

“Estamos al borde de una huelga policial en la provincia. Nosotros no somos piqueteros, somos profesionales que nos preparamos para hacer el trabajo policial y penitenciario. Pero con estos sueldos de hambre, es imposible trabajar”, subrayó Amarilla.

Y completó: “Ya estamos jugados. La gente va agarrando más bronca y vamos a tener más acompañamiento. Acá tenemos más de 15 mil personas. Estamos esperando a que ellos tomen verdadera conciencia de esto. Se les planteó lo que podía suceder, porque acá hay muchos sectores que están viniendo, no solo la policía. Esto va a estar muy jodido”, afirmó Amarilla.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA