Adrenalina entre muros: cada vez más mendocinos se animan a escalar en palestra

El Club Andinista de Mendoza recibe a 20 escaladores por turno. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
El Club Andinista de Mendoza recibe a 20 escaladores por turno. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Se trata de una completa actividad física a precios muy accesibles. Afirman que los Juegos Olímpicos fomentaron la apertura de nuevos espacios para practicar.

Hay que agarrarse de puntos estratégicos e ir progresando poco a poco. Hay que poner voluntad, empeño, fuerza y concentración. Una metáfora de la vida, pero también una descripción de lo que implica, entre muchos otros factores, la escalada en muro o palestra.

Con sus clásicas “tomas” de colores no es una novedad en Mendoza. Sin embargo, es una actividad que, lejos de haber pasado por una moda, es una tendencia que ya tiene varios años en nuestra provincia. Prueba de ello es que florecen muros en distintos puntos del Gran Mendoza y persisten aquellos que tienen muchos años.

El más grande de Mendoza

En calle Beltrán 357, en Guaymallén, funciona el Club Andinista de Mendoza que, además de ser uno de los sitios más tradicionales para esta actividad indoor, también posee la pared más grande de Mendoza para poder trepar hasta 12 metros de altura.

Ismael Guajardo, profesor del lugar que recibe unas 20 personas por turno y a unas 54 en total, contó que esta actividad sirve para ejercitar todo el cuerpo, tanto las piernas como los brazos y sirve para hacer core (entrenamiento de resistencia cardíaca). “Te ejercita todos los músculos, según el nivel en que uno se encuentre. También la parte mental se trabaja mucho en el manejo de cuerda cuando uno escala en altura, por ejemplo”, explicó el especialista.

Por otra parte, contó a Los Andes que hay muchas personas con vértigo que eligen este deporte para afrontar su miedo y que si bien “les cuesta igual”, de a poco van tomando confianza y mejorando. “Con el tiempo son capaces de subir grandes alturas”, aseguró Guajardo.

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Contó que la edad tampoco es un impedimento para su práctica ya que van niños y adultos por igual. “Hay gente de más de 50 años que se anima a venir y nunca habían tocado una palestra. Se puede hacer perfectamente porque se puede entrenar en niveles bien bajos, que se adaptan. Y lo mismo con los niños pequeños”, aseguró.

Respecto de la necesidad de un equipo especial, Ismael detalló que no es necesario, ya que se arranca a baja altura, hasta tres metros 20 y las caídas son a colchones ubicados para este fin. “Al principio no hace falta ningún equipo. Ni siquiera zapatillas especiales; sólo calzado apretado y suelas bajas. Y traer agua para hidratarse. Nada mas”, resumió.

Para finalizar, aseguró que cada vez va más gente y que la actividad tomó un nuevo impulso gracias a las olimpíadas. Esto hizo que se abrieran otros lugares, con muros más chicos, para recibir a los interesados en esta disciplina.

Otro de los clásicos

Gonzalo Quiroga es uno de los profes de “El Muro”, ubicado en Perito Moreno 429 de Godoy Cruz, y contó que desde hace 10 años ofrecen sus paredes para que los deportistas puedan entrenar y divertirse. También aseguró que para iniciarse no hace falta equipo especial, sólo ropa cómoda y calzado.

“Acá está todo protegido por colchones; no usamos cuerdas o arneses salvo que uno tenga la experiencia y quiera hacerlo”, comentó e indicó que la asistencia al lugar es creciente. “Aunque la pandemia no nos jugó a favor, sigue viniendo la gente. Hay niños que tienen sólo 5 años y vienen acá a divertirse”, detalló.

Mariano se arriesga en una de las paredes de Templo Alpino, de Ciudad. Foto: José Gutiérrez / Los Andes
Mariano se arriesga en una de las paredes de Templo Alpino, de Ciudad. Foto: José Gutiérrez / Los Andes

Gonzalo explicó que es un deporte muy positivo, tanto en lo físico como en lo mental, ya que estimula un alto grado de atención y eso hace que las personas se conecten con lo que están haciendo. “Es una actividad que invita al deporte y después te invita a la montaña, al aire libre. Ayuda a que la gente se quiera acercar y que deje de mirar el teléfono. Es una forma de salir de las pantallas”, describió.

Para entrenar mirando la montaña

Mariano da clases en Templo Alpino y contó que este lugar, ubicado en calle Nicolás Avellaneda 279 de Ciudad, abrió hace tres años y hace uno brinda clases para quienes se animan a trepar los muros. “Es una modalidad que te permite entrenar durante la semana, porque viajar a la montaña es un trámite. La ventaja es que estás cerca de casa y podés dedicarle el rato que quieras. Además es muy seguro para escalar cuando estás empezando. Tiene caídas bajas y protecciones en el suelo”, explicó.

Por otro lado, señaló que es una actividad completa en la que trabaja todo el cuerpo, de los pies a los brazos, y la mentalidad de la seguridad de estar colgados también juega su parte. “Es una disciplina que trabaja la respiración. Es muy completa”, aseguró.

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Como se dijo, muchos padres optan por llevar a sus hijos a realizar esta actividad, que no solamente los entretiene, también les ayuda a prestar atención. “Desarrolla capacidades físicas que otras actividades no tienen o no son tan completas. Por ahí no es como el fútbol que solo corrés. Acá desarrollas la fuerza de brazos, tronco superior, piernas que acompañan. Y además ayuda a estar tranquilos”, recomendó Mariano.

Precios y horarios

Para quienes estén interesados en las actividades que se realizan en el Club Andinista de Mendoza, se puede asistir por el día abonando $350 o asociarse pagando una cuota de $1.100 por mes más una inscripción de $500. Se puede realizar la actividad de manera libre de 10 a 13 – hay clases guiadas de 13 a 17 y de 18 a 22. El contacto es: (261)4319870.

En El Muro las actividades son de lunes a viernes de 10 a 22, siempre con reserva de turnos. Para muro libre sin profesor, para gente con experiencia. Además, hay clases grupales con instructor con días y horarios fijos: de 10 a 22 para niños, adolescentes y adultos. El valor de las clases por mes es de $1.500 con una clase por semana. El contacto es: (261)4704102.

Por último, en Templo Alpino las clases son martes y jueves de 10 a 12 y de 19.30 a 21 para adultos. Para los niños, martes y jueves de 18.30 a 19.30. La cuota mensual es de $2000 y para muro libre de $1.500 por fuera de los horarios de clases. El contacto es: (261)6406732.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA