Política en Off: derribando lomos, el stand up del diputado, baile “duro” y el voto “si positivo”

Lo que se dice y lo que no, lo que se habla y lo que no. Y todo lo que pasa en el detrás de escena de la política mendocina.

Derribando lomos

El jueves, el senador del PJ Lucas Ilardo llevó a General Alvear su ciclo de charlas políticas “Derribando mitos”. No fue solo: viajó en el mismo auto con su colega maipucino Alejandro Bermejo y con otro senador peronista menos conocido que los dos anteriores: Helio Perviú.

El problema fue que la reunión se hizo larga y los tres justicialistas se vieron de repente ante el desafío de remar el viaje de vuelta. Y tarde en la noche, los atacó el hambre cuando les faltaba bastante para llegar.

Así fue que, en una hora bastante tardía, el trío se detuvo en un local de comidas ubicado en las afueras de San Martín. Las figuras políticas generaron atención en la gente del Este. Hubo quienes maquinaron que tal vez se estaba sellando algún pacto político importante. El lugar y la hora elegidos elevaron el misterio. Particularmente ante el que cenaba con Bermejo e Ilardo, y a quien pocos conocen.

Pero no. Ninguna rosca política. Había hambre nomás. Este diario pudo confirmar que, antes de llegar a casa, y después de “derribar” al gobierno de Suárez en Alvear, Ilardo y compañía también “derribaron” unos lomitos.

El stand up de Ramón

El jueves pasado, la reforma en la Suprema Corte de Justicia que impulsa el Gobierno provincial generó la convocatoria de figuras importantes en una jornada maratónica: todos el mismo día.

Así llegó el subsecretario de Justicia, Marcelo D’Agostino a defender el proyecto y tras varios idas y vueltas terminó acalorándose el clima en las instalaciones legislativas de calle Espejo. Lo cierto, es que todo quedó ahí para una parte del peronismo, porque luego de que terminaran de exponer Aída Kemelmajer de Carlucci, Alejandro Pérez Hualde y Arturo Lafalla, la gran mayoría del Frente de Todos se fue para no volver.

Para la exposición del Colegio de Abogados y Procuradores de Mendoza y de José Valerio, uno de los ministros de la Corte, asistió mucha menos gente. Sin embargo, hubo uno que se quedó firme: José Luis Ramón. El diputado aprovechó los minutos que tuvo para hacer de las suyas y llamar la atención. La consigna eran preguntas, porque para debate, estaba el recinto. Poco se respetó por su parte, y de otros legisladores.

Pero el líder de la frazada en más de una ocasión irritó a sus propios pares. Alguien le dijo: “date vuelta que ahí están las cámaras” en relación al stand up que montó para ser captado por los medios de comunicación.

Tiros a Dalmiro

La historia de la reforma de la Corte tiene varios meses. En un primer momento la intención era que saliera desde el máximo tribunal con consenso, algo que no se consiguió. Entonces, el Poder Ejecutivo tomó la decisión de mandar su propuesta a la Legislatura.

El alto voltaje político de la ley que se pretende aprobar por la Cámara de Diputados (y que luego deberá hacer el Senado) desnuda disputas de poder, afinidades políticas y diferencias insalvables. Más de un funcionario no escondió su incomodidad por el espeso clima que se respira en la Legislatura, y en Tribunales.

En algún rincón del salón donde expusieron los invitados, se escuchó decir a alguien muy molesto, de inocultables vínculos peronistas: “se está discutiendo esto, y estamos todos acá por esta reforma, por culpa de Garay”. Las entrevistas y opiniones que se han dado a conocer en los últimos días no hicieron más que mostrar la fuerte puja política que existe entre el oficialismo y el peronismo, que involucra a la mismísima Suprema Corte de Justicia.

El “volantazo” de Pato

La visita de Patricia Bullrich a Mendoza tuvo cambios de agenda a último momento, que volvieron a la idea original. En un primer momento la presidenta del Pro iba a ir al mercado cooperativo de Guaymallén a una recorrida y posterior conferencia de prensa junto al ex gobernador Alfredo Cornejo.

Sin embargo, un día antes se anunció que recorrería las instalaciones del Polo Judicial y daría allí la conferencia de prensa. Era propicio el tema para la ex ministra de Seguridad durante la gestión de Mauricio Macri y que es una de las presidenciables para el año próximo.

En medio del debate por la reforma de la Corte y los dardos cruzados que vinculan a la política con la justicia, a algunos les generó incomodidad este escenario. Quizás en otro momento, no generaría el impacto que algunos se veían venir, sobre todo por la acusación peronista de que Cambia Mendoza (la versión local de Juntos por el Cambio) influye en la Justicia provincial.

La situación habría generado algunas conversaciones para recalcular la agenda, algo que finalmente ocurrió algunas horas después. Y todo terminó en su punto original: con Bullrich y Cornejo en el mercado cooperativo de Guaymallén.

Los pasos de baile de un “duro”

El protagonista de esta historia no es un funcionario de primera línea, aunque ha tenido entre sus manos, durante la administración de Alfredo Cornejo, la siempre delicada gestión de las concesiones petroleras de la Provincia y su control.

Ahora, parece que está mucho más relajado. Es que Santiago Fernández siguió a Emilio Guiñazú en la empresa Potasio Río Colorado y es la mano derecha del ex subsecretario de Energía en la minera estatal.

A pesar de que el tema sigue siendo complejo, las inversiones en minería y, particularmente, la caza de socios para empezar a explotar las sales de potasio que nunca pudo explotar la minera brasileña Vale, Fernández se hace un tiempo para disfrutar de cuestiones mucho menos serias.

Así se lo vio bailando en la red social Tik Tok. Muy relajado, con ropa deportiva, junto a su hija, el funcionario dio una muestra de lo que puede hacer con su cintura. Se nota que el ingeniero Fernández ejerce una profesión “dura”.

Voto “si positivo”

El jueves se debatió y votó en la Cámara de Diputados de la Nación la prórroga del consenso fiscal que firmaron los gobernadores con el presidente Alberto Fernández, a fines de diciembre de 2021. Esa votación dejó algunas disputas internas fuertes en Juntos por el Cambio.

Es que ese pacto le ha permitido a los gobernadores subir las alícuotas de impuestos provinciales durante el ejercicio fiscal actual. El gobernador Rodolfo Suárez firmó ese acuerdo, pero descartó hacer esa suba de impuestos e inclusó hizo el esfuerzo de bajar algunas alícuotas. La votación del jueves pasado, permitirá a los mandatarios provinciales sostener esa suba e incluso profundizarla durante 2023.

Ese debate generó rispideces en el principal espacio de la oposición porque algunos radicales (incluso algún distinguido diputado del Pro) votó junto con el Frente de Todos esa prórroga, a pesar de que en Juntos por el Cambio se viene haciendo la promesa de no permitir más subas de impuestos.

De los diputados por Mendoza del radicalismo, hubo tres que se abstuvieron que votar: Lisandro Nieri, Pamela Verasay y Jimena Latorre. El cuarto radical, Julio Cobos, votó a favor y fue un de los que desató el terremoto interno del principal espacio de la oposición.

En los mentideros de la política son indulgentes con el ingeniero Cobos: aseguran que se equivocó de pulsador y en lugar de apretar el correspondiente al rechazo, presionó la perilla de aprobación.

No faltó quien justificara el error del diputado nacional recordando la intervención quirúrgica de su hija Isabella, quien fue dada de alta el viernes por la mañana.

Desde el entorno del diputado nacional están que trinan con la versión y aseguran que votó a favor, para no contradecir lo firmado por Suárez a fines del año pasado.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA