Dante Vega: “Está despejado el camino para el juicio a Bento y los demás imputados”

Retratos del Fiscal Federal Dante Vega 
 
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Retratos del Fiscal Federal Dante Vega Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

El fiscal que investigó al juez federal acusado de recibir coimas afirma que el debate debe realizarse con celeridad. Habla también de las amenazas que recibió y dice que sigue custodiado.

Dante Vega revela en esta entrevista que no vio la defensa del juez Walter Bento ante el Consejo de la Magistratura de la Nación porque justo había ido al cine a ver “Argentina, 1985″. La “coartada” suena perfecta: Vega se volvió famoso como fiscal de los juicios por crímenes de la dictadura. Y acaba de escribir un libro sobre ello: “Democracia y terrorismo de Estado en Argentina”.

La charla con Los Andes, entonces, intercala dos temas fuertes: el proceso militar y la causa Bento. Los dos, absolutamente candentes. Arrancamos, necesariamente, por lo de Bento, ya que Vega condujo junto a fiscales federales de la Procelac la investigación que puso en serio aprietos al juez federal acusado de recibir coimas.

El fiscal cuenta en este aspecto que el fallo de la Cámara de Casación Penal federal que acaba de rechazar una apelación de la defensa de Bento contra el proceso judicial abre definitivamente las puertas para la realización del juicio penal en su contra y de otros 28 imputados.

-¿Qué impresión le causó la defensa de Walter Bento, quien lo mencionó a usted muchas veces?

-En ese tema no he dado declaraciones. Lo que puedo decir es lo siguiente: la etapa de instrucción está concluida por los fiscales, ya que somos tres, dos de la Procelac (Procuradoría de criminalidad económica y lavado de activos de la Nación) y quien les habla. Hemos desarrollado y expuesto nuestras conclusiones y ahora el proceso está atravesando el trámite siguiente en dirección a la realización del juicio que se va a hacer en ese caso. Eso es lo que por ahora puedo decir, a pesar de que sea de dominio público.

-El juez lo ha llevado a un plano personal, ha dicho que usted es su rival y que lo odia.

-Que él lo lleve al plano que quiera, yo acá estoy hablando de un problema institucional. Institucionalmente el ministerio público, representado por tres fiscales, ha presentado la acusación en el expediente penal llevado a cargo por un juez natural, y actuando la Justicia en varias instancias, ya que ha actuado la cámara también.

-Las causales son muy graves para un juez: enriquecimiento ilícito y cohecho.

- La descripción de los posibles ilícitos y conductas las formulamos en esa pieza y a ella me remito.

-No hay antecedentes, además, de que un juez con estas imputaciones siga ejerciendo la Magistratura.

-Lo desconozco.

-Hay dos planos, en uno (el Consejo de la Magistratura) se discute el desempeño y va muy lento, mientras que el otro, en el que se discute la penalidad, va muy rápido.

-Eso lo puede contestar alguien que conozca bien el Consejo de la Magistratura, no sé cual es la cantidad de procesos similares.

-¿Cuándo será el juicio a Bento?

-El mismo Bento y sus defensores han manifestado su intención de ir a juicio rápido, y yo pienso lo mismo. La incertidumbre que ocasiona un juicio penal tiene que ser limitada racionalmente, no puede demorar un juicio penal meses y meses. Yo creo que en ese sentido, en el judicial, se están dando los plazos respectivos. Lo que pasa es que si yo digo que el juicio va a ser tal fecha, me estoy adelantando, porque todavía se está discutiendo eso. El juez federal todavía tiene que tomar la decisión de si se eleva la causa a juicio o no.

Retratos del Fiscal Federal Dante Vega 
 
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Retratos del Fiscal Federal Dante Vega Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

-¿Pero no sería este año?

-No lo sé, me estaría adelantando al poner una fecha.

-¿El reciente fallo de la Cámara de Casación que rechazó la apelación del juez acelera el camino al juicio?

-Sin dudas el fallo de Casación despeja el camino de la instrucción al juicio, no solamente de Bento, sino de 28 imputados más que esperan que se resuelva su situación en un juicio oral. Va en esa dirección la causa. Es lo que puedo precisar por el momento.

-En el proceso, la complejidad de la causa hizo que se acudiera a la Procelac.

-Claro, está prevista una serie de procuradorías para auxiliar a los fiscales cuando enfrentan causas complejas. Nosotros acudimos porque esto tenía muchos números. Por eso acudimos a la oficina que se especializa en esto. Y no solo eso, sino que también el Procurador general de la Nación nos designó fiscales. Eso se puede hacer y muchos lo hacen para acudir a gente que está especializada en algunos puntos.

-¿Usted sigue con custodio policial? Porque recibió amenazas.

-Sí, yo sigo con custodia. La custodia la ofreció la Policía de Mendoza atenta a las amenazas que había sufrido, específicamente en la causa. Fueron amenazas concretas respecto de mi vida. Entonces se implementaron medidas de protección entre las cuales estaba el uso de chaleco y la custodia por parte del GES. Lo que motivó las amenazas es objeto de una causa aparte en la que no intervengo, obviamente. Con el trascurso de la causa, la medida de vigilancia no cesó, pero cambió. Ya no fue tan intensa, sino que fue más de vigilancia perimetral, de rondines, de acompañamiento por parte de la Policía. Nunca dejé de estar custodiado y ahora sigo custodiado, por motivos obvios.

-Un sentimiento, al menos, que le haya producido la declaración de Bento.

-No…estaba justo en el cine viendo Argentina, 1985, que me gustó. La gente tiene tan claro ese tema, que ha acudido masivamente al cine. Cada entrada que se ha pagado es una bofetada a los negacionistas y quienes banalizan el terrorismo de Estado, poniendo en duda los números de los desaparecidos. Que vayan a consultar la cantidad de entradas que se han vendido.

EL LIBRO Y LA DICTADURA

-Por qué la necesidad de contar en un libro los juicios contra los represores en la última dictadura?

-No había un libro que compilara tanto la historia del terrorismo de Estado comola postura del poder democrático, fundamentalmente desde 1984 en adelante. No hay un libro que conjugue todas las aristas de este tema, históricas, jurídicas y políticas. Fue una satisfacción haberlo escrito, repasé las cosas que sabía, otras las rectifiqué y aprendí mucho.

-¿El libro está dirigido al ámbito de la Justicia o es para la gente?

-Precisamente lo que evité es un libro dirigido a la gente del derecho. Está dirigido a cualquiera que se interese en el tema, el índice es muy amplio y es una suerte de manual. Por ejemplo, si uno quiere saber por qué se juzgaron a tres y no a cuatro juntas militares, por qué lo hizo una cámara y no un tribunal oral y por qué se hizo un juicio oral y público, y no uno escrito como se hacía en esa época.

-La Justicia se hubiera animado a juzgar a los represores sin un Alfonsín?

-A ver, la respuesta inmediata es no, lo que pasa es que, más allá de Alfonsín, que fue el abanderado, fue el poder político el que se propuso apoyar un proceso semejante. Argentina es el único país del mundo que ha sido capaz de articular las dos respuestas clásicas de la justicia transicional, que es la que sale de dictaduras o procesos de terror para ir a un sistema democrático: creó una comisión de la verdad, que fue la Conadep, y por otro lado juzgó a los principales responsables del terrorismo estatal.

-¿Ese es un antecedente único no?

-No hay otro país que haya logrado un fenómeno semejante y lo dice la película 1985. Y los países en que se ha juzgado a los represores han sido tan impotentes que ha tenido que intervenir la ONU, con tribunales ad hoc, ha sido la única forma de juzgar esos criminales. Y Argentina lo logró, celebró el juicio más importante de la historia del país y uno de los más importantes de la historia.

Retratos del Fiscal Federal Dante Vega 
 
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Retratos del Fiscal Federal Dante Vega Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

-¿El kirchnerismo se apropió de los derechos humanos?

-Es uno de los temas en los que más quería ahondar. Yo venía escuchando lo del oportunismo a partir de la asunción de Néstor Kirchner en 2003. Descubrí que al momento de las elecciones de 2003 el tema no estaba en la agenda. Fueron elecciones raquíticas y ni siquiera se mencionó el tema de los derechos humanos, que sólo era sostenido por los organismos de derechos humanos. Después de ganar la elección, Kirchner realiza acciones concretas, más allá de las simbólicas. Descabeza las fuerzas armadas y da un discurso muy fuerte. Y los derechos humanos pasan a ser política de estado pero de los tres poderes, no solo el Ejecutivo.

-Y hubo una larga lista de juicios desde entonces, los cuales se siguen sustanciando.

-Por supuesto. Es bastante discutible la afirmación de que los Kirchner hayan querido obtener réditos políticos. También lo hizo Alfonsín y no está mal erigir los derechos humanos como consigna política, siempre y cuando uno cuando llegue al poder cumpla y honre ese compromiso. Estuve leyendo también libros de gente partidaria de La Cámpora. No vi que los derechos humanos ocupen un lugar específico, como sí estaba en la juventud radical del 83, con lo cual tampoco encontré una razón por la cual enfocar el tema de derechos humanos como gancho. No vi ningún indicio en ese sentido. Prefiero creer que se instaló el tema y Argentina cambió en ese sentido.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA