Crisis: se han frenado operaciones por la incertidumbre nacional

A casi una semana de los cambios en el Ministerio de Economía se suman al cepo a la importación y otras variables macro. Productores e industriales temen que disminuya la actividad por retracción de la economía.

A casi una semana de los cambios en el Ministerio de Economía se suman al cepo a la importación y otras variables macro. Productores e industriales temen que disminuya la actividad por retracción de la economía.
A casi una semana de los cambios en el Ministerio de Economía se suman al cepo a la importación y otras variables macro. Productores e industriales temen que disminuya la actividad por retracción de la economía.

Expectantes, los productores y agroindustriales se manifiestan a la espera de definiciones sobre el futuro rumbo que le dará a la economía la nueva ministra, Silvina Batakis. Es que se sabe que la incertidumbre es contraria a las inversiones. Pero, además, la inflación sostenida y el salto del dólar, que provocó la salida de Matías Guzmán, han generado que muchos frenaran operaciones en marcha hasta que el panorama se aclare.

Por otra parte, sigue firme la preocupación sobre el cepo a las importaciones, que cada vez se profundiza más y complica la llegada de insumos esenciales para la producción (que no se fabrican en el país). Y se suma la desconfianza de lo que pueda suceder con las retenciones, dado que Batakis se ha mostrado de acuerdo, en el pasado, con este tributo a las exportaciones.

Jorge Noguerol, presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Ganadería de General Alvear, consideró que lo más probable es que se paralice un poco la actividad y sumó que quienes tenían previsto sacar cabezas no lo harán hasta que haya un poco más de claridad sobre el rumbo económico, aunque subrayó que sólo podrán hacerlo los ganaderos que tengan un poco más de “espalda”, ya que, en el sur mendocino, por la escala de las empresas, muchos se ven obligados a vender por necesidad y no pueden retener los animales.

En cuanto al ciclo productivo, detalló que ya se ha terminado el destete y en esta época se están vendiendo los terneros, mientras que, en la agricultura, los productores están abocados a las tareas de poda. Estimó que quienes tienen animales especularán un poco y, dependiendo de cómo esté el campo, si tienen pasturas de invierno y pueden suplementar, esperarán para vender y, de paso, ganarán algunos kilos.

Si bien en estos días no ha habido remates, por lo que no se ha podido conocer el impacto de los recientes cambios en la cartera económica en el sector ganadero, Noguerol indicó que el precio del ternero ya había bajado alrededor de 20%, por cuestiones estacionales, ya que en este momento del año hay muchos animales y, por efecto de la oferta y demanda, los valores caen. Sin embargo, adelantó que habrá nuevas subastas a fin de mes.

Sobre las inquietudes de los productores, el titular de la cámara de General Alvear consideró que no es posible sumar nuevos aranceles a la exportación, porque todas las actividades están “jugadas con los márgenes”, pero sí avizoró que podría llegar a haber nuevos cepos y regulaciones.

Pese a eso, ya con los vigentes, un industrial le comentó esta semana que comercializa un mix de frutos secos con productos de la zona y otros importados, como castañas de cajú, y que su proveedor le había subido el precio de los $ 800 el kilo a $1.900, y, además, le había advertido que, hasta dentro de seis meses, no podrá volver a importar. Noguerol indicó que esa persona decidió dejar de vender el producto.

Falta de certezas

Mauricio Marín, presidente de la Específica de Agricultura de la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael, planteó que la situación genera mucha incertidumbre ya que, desde hace un tiempo, la única certeza para el productor es que entrega su producción a la bodega o a la fábrica y cobra en cuotas y en pesos, a largo plazo. A esa certidumbre de que no le está yendo bien, se suma ahora el panorama incierto de los cambios.

Aún más, manifestó que existe una dicotomía entre el accionar del Estado nacional y el provincial. Es que el gobierno de Mendoza se acercó a las cámaras e instituciones intermedias para conocer sus necesidades y formuló una línea de crédito para implementar sistemas de riego que no sólo contribuyan a la eficiencia hídrica, sino que también funcionan como una defensa activa contra las heladas (algo muy importante para la zona Sur). Pero, por las trabas a las importaciones que estableció el Ejecutivo nacional, no se consiguen insumos.

Marín explicó que es dueño de una empresa de riego por goteo y por aspersión, y que hace meses que han pedido materiales al exterior, pero no los han recibido y no saben cuándo van a llegar. Y acotó que algunos importadores tampoco quieren vender lo que tienen porque no saben si van a poder reponerlo después.

Por otra parte, expresó que hoy ni siquiera pueden elaborar un plan de fertilización porque no hay precio para los productos. Es decir que, aunque pudieran pagar -algo que a muchos se les complica- no podrían comprar, porque no hay oferta. Los problemas para conseguir fertilizantes, explicó, se generaron con la guerra Rusia-Ucrania, ya que estos países y otros de Europa del Este son los principales productores mundiales de nitrógeno, por lo que ha disminuido la disponibilidad y los precios han subido considerablemente.

Y señaló que en este momento se están terminando de cosechar aceitunas pero que los productores todavía no tienen una gran demanda de gasoil, ya que sólo se están realizando algunos tratamientos de invierno y se están sacando malezas. Pero en la primavera comienzan a realizarse otras labores, que requieren del uso de maquinarias que utilizan este combustible, por lo que esperó que los faltantes ya se hayan resuelto para entonces.

En cuanto a las dificultades que traía la importación de insumos, el titular de la Específica de Agricultura de San Rafael planteó que es difícil que esta situación vaya a mejorar y, de hecho, indicó que la duda es si va a empeorar o no.

Paro nacional

Mario Leiva, presidente de la Sociedad Rural del Valle de Uco, comentó que el miércoles tenían una reunión por Zoom, ya que forman parte de las Confederaciones Rurales Argentinas, y debían discutir el paro programado para el 13 de julio, que incluye el cese de comercialización de granos y de hacienda, y manifestaciones en las rutas, sin corte de circulación.

El mensaje que buscan hacer llegar al gobierno nacional, detalló, es que no pueden seguir trabajando sin precio y sin poder comprar insumos que necesitan. También, que la carga impositiva y las leyes laborales vigentes dificultan la actividad, y que no tienen gasoil, ya que se venden 20 litros por día para los vehículos y 100 para los tractores, cuando éstos últimos consumen 7 litros por hora.

Leiva señaló que el gobierno no tiene un plan económico y que ya conocen a la nueva ministra de Economía ya que, al estar confederados, están en contacto con otras entidades rurales del país y saben que, cuando Batakis fue funcionaria en la provincia de Buenos Aires, sostuvo siempre la idea de cobrar más retenciones al campo; por lo que temen que las economías regionales se vean más afectadas aún. “Estamos preocupados, porque no vamos a poder trabajando”, expresó.

En este sentido, manifestó que, de a poco, la producción ha empezado a frenarse y que, si bien en Mendoza aún no se nota, va a ser evidente cuando los insumos comiencen a faltar de modo más marcado. Asimismo, resaltó que, cuando el dólar se dispara, se profundiza la brecha -que hoy ya supera el 100%- entre el valor que se paga por los elementos necesarios para producir y el que se percibe cuando se exporta. “No es sostenible comprar abono al blue y vender el ajo al dólar oficial”, ilustró.

Leiva contó que los productores están hablando de que se están enfocando en sus mejores cultivos y al resto sólo lo riegan, si pueden. Por eso, resaltó que insisten en la necesidad de que el gobierno provincial implemente las obras hídricas que son esenciales para el Valle de Uco, y que facilite el acceso para los pequeños y medianos productores a reservorios de agua y riego intrafinca.

Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro (Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada), manifestó el lunes sus dudas con respecto a la conveniencia de hacer un paro. “Hablando desde Coninagro, no por toda la Mesa de Enlace, creemos que el contexto en estos tres días ha cambiado. Entre otras cosas, viajaré a Buenos Aires para evaluar con el Consejo de Coninagro nuestro accionar, porque hay que ser muy prudentes. Las cosas no han mejorado, incluso se han agravado, por eso mismo nos parece que hay que analizar bien el contexto”, opinó.

En cambio, sí coincidió con la apreciación de que la producción se ha detenido. “El país está parado, no sé qué vamos a parar. La cotización de los títulos, el dólar, el financiamiento, el mercado de capitales, todo está en una incertidumbre tan grande que tenemos que reflexionar de qué manera aportamos y no caemos en una visión egoísta de nuestro reclamo”, manifestó horas después de conocerse la designación de Batakis.

Iannizzotto planteó que una persona sola no puede solucionar los problemas del país, sino que debería generarse un acuerdo de un programa económico-social. Pese a eso, expresó que, van a esperar cómo se pronuncia la nueva ministra, aunque adelantó que “sus antecedentes hablan de un espíritu intervencionista, con todo ese sistema de control que nos ha llevado al desabastecimiento de combustible”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA