domingo 5 de julio de 2020

Gisela Campos y Bruno Ragone / Gentileza
Espectáculos

Gisela Campos habla en exclusiva de su romance con Bruno Ragone: “Uno tiene que disfrutar el ahora”

La conductora cuenta cómo marcha su noviazgo con el cantante de Destino San Javier. La historia del amor que sorprendió a los mendocinos y más, en esta charla, en la que admite que "le tenía miedo a la convivencia".

Gisela Campos y Bruno Ragone / Gentileza

Una de las noticias que más llamó la atención de los mendocinos en los últimos días fue la relación de Gisela y Bruno Ragone, una de las voces del trío Destino San Javier. Si bien desde hace algunos meses había rumores, no teníamos la confirmación de este noviazgo. Su visita al programa “La peña del Tano”, que se emite por YouTube, fue el lugar ideal para dar la gran primicia.

Antes de que comenzara el revuelo por la pandemia y las puertas de la provincia se cerraran, la pareja logró congeniar y ahora pasan el aislamiento juntos en Mendoza. Naturalmente, por aquí empezó la charla:

-¿Cómo va la relación?

-Nos estamos conociendo, conviviendo. Desde que empezamos a salir y ver qué onda ha sido difícil. No es fácil estar con alguien que vive viajando. Él tuvo una temporada muy agitada por suerte. Lo que pude acompañarlo lo acompañé, pero tuvimos esas complicaciones. Después, cuando nos agarró esta cuarentena, era el momento de terminar la relación o pasarla juntos. Tengo que admitir que él hizo todo lo posible para llegar acá antes de que cerraran todo. Él ya tenía el pasaje sacado, se lo suspendieron y se vino en auto. Hizo los 15 días de cuarentena y ya hace 3 meses que está acá. Es la primera vez que estamos tanto tiempo juntos.

-¿Cómo se conocieron?

-Yo lo conocí hace un montón porque les hice notas. Él me dice que le llamé la atención cuando hicimos una de las notas, pero cuando preguntó yo estaba comprometida así que pasó. Cuando uno charla con artistas de Buenos Aires trata de que no se sientan muy mirados. Yo no soy cholula, para mí es igual. Después pasó el tiempo, yo me separo y ellos llegaron a Mendoza a hacer un recital. Les volví a hacer una nota y empezamos a hablar, a conocernos como podíamos... ¡viajaban tanto! Los momentos en los que nos podíamos ver eran cuando yo podía acompañarlo. Ahora es cuando sinceramente hemos estado juntos y hemos podido compartir un relación “normal” (ríe).

-¿Y ya han hablado de qué pasará cuando termine la cuarentena?

-Lo estoy dejando pasar, después hablaremos de eso. Amo Mendoza pero es lógico que para un proyecto en común él no puede estar acá, él necesita trabajar con sus compañeros y a distancia se complica. Tuvieron que grabar un video y lo hicieron a distancia; su parte del video va a salir netamente mendocina. Trabajan, pero les cuesta cuando uno está lejos. Somos conscientes de que es difícil. La cuarentena ha unido y desunido, pero después será un tema a definir. Uno tiene que disfrutar el ahora, todo se va a ir acomodando a como tiene que ser.

-¿Crees en las relaciones a distancia?

-No, para nada. Por eso siempre fueron mis dudas, pero la cuarentena llegó para definir y bueno, él vino para acá. Me sorprendió todo su esfuerzo, hace tres meses no vuelve a su casa. Yo valoro mucho el esfuerzo que hizo para estar acá. Somos dos arianos explosivos. Le tenía miedo a la convivencia, pero él es súper compañero, me ha ayudado mucho.

-¿Sos una persona con quien es fácil convivir?

-Sí, sí, nunca tuve problemas. Soy muy conciliadora, no me gusta tener problemas. Si veo que el otro está imposible chau, no sigo peleando. Busco la paz, si me sabés llevar no es difícil.

-¿Para qué has aprovechado el tiempo en cuarentena?

-¡Lo he aprovechado para todo! (ríe) Primero para mudarme. Me agarró la cuarentena en medio de los planes de mudanza. Estuve viviendo con mi mamá hasta que terminara Vendimia y después la liberaba, pero justo después me fui a Buenos Aires unos días y cuando volví cerraron el aeropuerto. Me quedé sin departamento y hasta cuando se habilitó estuve ahí. Recién ahora me pude mudar. Y también me encontré con la cocina, que es algo que no me gusta mucho. No me desagrada, pero no me gusta cocinar en dos minutos.

Gisela Campos y Bruno Ragone, vocalista de Destino San JavierCaptura de video

El periodismo y algo más

Gisela se dedica a la comunicación desde hace 15 años y hoy es una figura importante del Multimedio UNO. En medio de la pandemia, sin embargo, y atenta a las medidas de seguridad, se ha alejado de la radio. Se quedó solamente con el noticiero, tanto en la edición del mediodía como en la edición central.

-¿Cuál ha sido tu faceta favorita en el periodismo?

-Me gusta mucho y extraño mucho la radio, pero por todo este protocolo que se ha hecho en el canal, donde tenemos que hacer una sola actividad para no mezclarnos, tuve que dejar. Disfruto mucho la radio, relajarme y no estar atenta a nada más que al micrófono. La tele me fascina y es mi primer amor, extraño un poco mi origen: el magazine. Si bien las noticias las empecé con miedo, fue un desafío y lo es hasta el día de hoy. Pero al magazine lo extraño, ese formato me encanta.

-¿Volverías a ese formato en la tele o la radio?

-En la televisión se aprovecha más, hay más herramientas. Pero en la radio también me encantaría, hoy trabajo sola, somos el micrófono y yo. Me encantaría tener una mesa de radio copada, donde se puedan hacer cosas copadas. El formato de la radio es más intimista.

-Si no hubiese sido la comunicación, ¿qué hubieras elegido?

-Hay una carrera que me hubiese encantado, pero me di cuenta más tarde, que es Psicología. Muchas veces lo he pensado, pero es tan larga e intensa que hay que meterle mucha cabeza y tiempo. Pero algo quería relacionado, y este año empecé Coaching, arrancó con clases virtuales y así estamos. Está bueno, tengo dos coach que tienen pasión por lo que hacen y lo contagian. Eso más o menos lo relaciono a lo que me gusta de la psicología. Si bien no es ser psicólogo, con esto también podés ayudar a otros desde tu lugar. Eso me encantó, me apasiona cada clase.