Los Chimeno: el fenómeno de las peñas mendocinas llega al estadio Polimeni de Las Heras

El trío celebra este sábado, en el estadio Polimeni de Las Heras, otro de sus masivos encuentros, que ya son un clásico de la música local. Ricardo Chimeno habla de la historia del grupo, de los proyectos, de su relación con las nuevas generaciones y más.

El trío lleva ya 27 años de trayectoria.
El trío lleva ya 27 años de trayectoria.

Una voz simpática habla del otro lado del WhatsApp: es Ricardo Chimeno, quien pone esa misma buena onda en cada una de las peñas que han vuelto a Los Chimeno en el fenómeno musical que es. Con su hermano Juan Pío Chimeno y su cuñado Pablo “Paclo” Calderón, comparte la satisfacción de juntar a cientos de mendocinos en esos encuentros.

Es que las peñas que organizan (en esos espacios que solo llenan primeras figuras nacionales, como el Arena Maipú) son un canto a la cuyanía y la fraternidad. Los mesones se extienden uno tras otro. Y la gente, hombro con hombro, copa tras copa y entre comidas típicas, comparte el sentimiento por lo que arriba del escenario se interpreta.

Esa es la promesa de este sábado, en el estadio Vicente Polimeni (Julio Argentino Roca 401, Las Heras). Los tickets están disponibles en Entradaweb y la cita es a partir de las 21, con un buen puñado de invitados: La Rienda, Diablito Martínez, Germán Olivares, Los Videla, Gabriela Fernández, La Huella Folclore y Fernanda Chimeno, hermana de los integrantes del grupo.

Ricardo adelanta que cantarán canciones propias y clásicos nacionales y cuyanos, como “Negra linda” y “Tordo viejo”, temas que repiten en cada encuentro porque se los pide el público, que los sigue en sus casi 27 años de carrera.

-Las peñas se han convertido en un fenómeno de convocatoria. ¿A qué creen que se debe ese éxito y esa aprobación de la gente?

-No sé. Siempre hemos tenido buena relación con la gente, desde el minuto cero hubo un ida y vuelta muy bueno en todos los espectáculos en los que nos presentamos. La peña sí, es un verdadero fenómeno, porque a la gente le gusta ir a compartir. No sé qué ha pasado, pero es lindo.

-También las peñas son importantes porque ayudan a dar a conocer nuevos proyectos musicales y artistas...

-Lo mismo que nos pasa con la gente nos pasa con los artistas. Tenemos muy buena relación con nuestros colegas y sí, nuestra peña por ahí termina siendo una vidriera no solo para nosotros, sino para muchos. Es un espacio para nuevos proyectos musicales, de hecho siempre en cada peña hay grupos que están arrancando o llevan poquito tiempo. Quiero pensar que ven ese espacio como algo importante, porque para nosotros también lo es, porque alguna vez arrancamos nosotros y nos hubiera gustado que los otros colegas nos hubieran dado más mano. Pero por ahí no se dio, o nosotros no fuimos claros en pedirla, tampoco es que los culpo. Es un espacio en donde podemos darnos el gusto para que les sirva a otros también.

-¿Y cómo es esa relación con los colegas y las nuevas generaciones de músicos?

-Buenísima. Sentimos que muchos de los que están arrancando nos tienen como referentes, o tienen cosas de nosotros. No deja de ser una responsabilidad para nosotros, porque sabemos que hay muchos ojos mirándonos de distintas formas, como admiración y cariño, pero otros que nos miran para aprender cosas de nosotros.

-¿Cómo ves el panorama actual del folclore?

-Lo veo bien. No solamente a nivel nacional sino también regional. Nosotros, que andamos por todos lados y por el interior de la provincia sobre todo, vemos mucha juventud, muchos bailarines. Antes estaba muy separado el folclore de otras ramas musicales, pero ahora cambió. Imagino que se debe a las redes sociales, y al instante de tener información de todo. Y también los “ft” que hacen los grandes del folclore como Abel Pintos o el Chaqueño Palavecino con otros artistas. Así han acercado a muchos jóvenes y ocupado espacios que no eran de este género.

- Justamente te iba a preguntar por esas colaboraciones, que están tan de moda. ¿Han probado ese formato?

-No lo hemos probado todavía, pero nos encantaría. A esta altura, después de casi 27 años, es casi todo disfrute lo nuestro. Entonces, compartir o colaborar con otros artistas estaría buenísimo.

Hacia una nueva era

Los Chimeno juntan gente no solo en sus concurridas peñas. Con sus 19,1 miles de seguidores en Instagram, puede decirse que han encontrado la forma de que sus seguidores también se encuentren en la era digital. Allí se conectan entre ellos, les piden cosas y le “likean” las fotos de los shows que hacen o los flyers de los que vendrán.

Hace poco debutaron en el formato del “vivo” de esa plataforma y significó un verdadero desafío. Fue tan buena recepción que lo repitieron. Puede decirse que son uno de los grupos de folclore mendocino más activos allí, donde promocionan cada uno de sus proyectos.

Sin embargo, todo es la magistral creación de un community manager, porque cuando le preguntamos a Ricardo cómo se lleva con las redes sociales, lo podemos imaginar negando con la cabeza entre risas. “¿Sabés que eso es un problema para nosotros? No nos llevamos tan bien, che, no somos muy de la tecnología. Cosa que está mal. ¡Justo en un mundo tan tecnológico y expuesto a través de las redes como lo es hoy! Y tomándolo como herramienta también para difusión y promoción. Hacemos vivos y la pasamos bien, pero somos medio quedados en eso (ríe)”.

- Es notable cómo, pese a llevar tantos años de carrera, no pierden el contacto con el público mendocino. ¿Creen que la música y las peñas son una ayuda a la gente en medio de la crisis que se vive en el país?

-Desde que tengo uso de razón, siempre hemos estado en crisis. Más crisis o menos crisis. Las peñas, los shows en vivo, las apariciones en vivo no solamente nuestras sino de todos los artistas, siempre son un cable a tierra para la gente. ¿Viste que siempre se cree que los que estamos arriba de los escenarios tenemos una vida mejor, como que estamos en lugar que a la gente le gustaría estar? Pero pasamos y vivimos lo mismo que todos. Por lo que veo y lo que nos cuenta la gente, terminamos siendo el nexo entre su casa, su intimidad, y todos esos lugares de diversión, de libertad.

- ¿Cómo se visualizan dentro de 10 años?

-¡No! No me atrevería a decirte cómo veo a Los Chimeno dentro de diez años. Capaz que sí podría responderte cómo me gustaría vernos en diez años, porque ya sería un deseo personal. Me gustaría vernos consagrados a nivel nacional, llevando nuestra música por muchos más lugares de los que la hemos llevado... Y que la gente nos tenga en un lugar lindo.

-¿Están preparando material nuevo? ¿Qué proyectos tienen para lo que queda del año?

-Estamos trabajando sobre algunos temas nuevos, sí, y con la idea de hacer videoclips. Cuando lanzamos material nuevo, siempre salimos a promocionar. Hacemos giras de prensa por Buenos Aires, Córdoba... Igual hemos estado muy poco quedados este tiempo porque parece que los años nos han agarrado medio con fiaca (ríe). Pero siempre con las ganas y la ilusión de seguir con nuestro arte intactas. Y metiéndole para adelante.

Sobre Los Chimeno

Para contar los inicios de Los Chimeno hay que remontarse a 1998, cuando los hermanos maipucinos Juan Pío y Ricardo Chimeno empezaron a tramar un sueño. Tiempo después, se uniría Pablo Calderón. ¿La meta? Enaltecer un folclore que pudiera trascender las generaciones y que renovara el sonido de esos años. Claro que sin dejar de lado la tradición cuyana.

Es que, por haber nacido y sido criados en familias muy ligadas al folclore de la región, siempre estuvieron cerca de las cuecas, gatos y tonadas. Lo demuestran sus cuatro trabajos discográficos, que le depararon aplausos en Mendoza y el resto del país: “Venciendo caminos”, “Semillas de guitarrero”, “Camino de ida” y “Caluyo”.

“A lo largo de su carrera, Los Chimeno supieron imponer su estilo, tanto en sus composiciones como en versiones de temas que pertenecen al cancionero popular. Esto tiene que ver con la combinación de instrumentos poco comunes en el folklore tradicional (guitarra eléctrica, batería, bajo, etc.), los arreglos vocales y la forma desestructurada de sus presentaciones”, definieron en una semblanza difundida por la Secretaría de Cultura de Mendoza el mes pasado.

Actualmente se encuentran enfocados en un nuevo material, en la consolidación de su presencia en redes sociales y en las peñas, siempre infaltables.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA