Coco Sily vuelve a Mendoza para dar cátedra en el Teatro Mendoza

Coco Sily promete, para este sábado, un espectáculo lleno de humor y una cuota de emoción, con el sello que lo caracteriza. Una salida imperdible

Coco Sily vuelve a Mendoza con un show renovado
Coco Sily vuelve a Mendoza con un show renovado

Este sábado, a las 22, Coco Sily presenta “La súper cátedra”, su nuevo espectáculo, en el Teatro Mendoza. Después de muchos años de ausencia por nuestras tierras, Yendo Producciones trae a este popular humorista y actor que sabe leer la realidad de una manera tan particular como única. Las entradas se consiguen a través de EntradaWeb y los precios van de los 3.500 pesos a los 5 mil, según la ubicación.

Con años de televisión y escenario, Coco Sily es uno de los más destacados humoristas de nuestro país. Con una mirada ácida y mordaz, sabe pintar la cotidianeidad argentina como nadie. Con su voz inconfundible y su famoso personaje del “macho argentino”, supo ganarse seguidores desde el recordado programa televisivo Animales sueltos, junto a Alejandro Fantino y Pamela David.

Hacer un recorrido de su paso por la televisión, el teatro y la radio, llevaría horas. Lo podemos resumir en que trabajó con grandes y que se codeó con la crème de la crème del humor. Hizo yunta exitosa con el actor Daniel Araoz, lo mismo con la conductora Elizabeth Negra Vernaci.

Cultor del perfil bajo, es un tipo que dice lo que piensa, que tiene las cosas claras y no le gusta andar con vueltas. Antes de su visita a la provincia habló con Diario Los Andes y paseó por varios temas, entre ellos, el rol del humor y del humorista en una época tan compleja para los argentinos y su presente en la televisión.

Coco Sily vuelve a Mendoza con un show renovado
Coco Sily vuelve a Mendoza con un show renovado

–¿Qué expectativas tenés con esta visita a Mendoza?

–Mucha felicidad de poder ir a Mendoza, un lugar al que me encanta ir. Hace mucho que no voy, así que tengo muchas expectativas de reencontrarme con la gente de allá y poder pasarla divino. Pero, sobre todo, hacerlos reír, que es lo que más me gusta en la vida.

–¿Y con qué se va a encontrar, particularmente, la gente en este show? Sin “espoilear” demasiado, claro...

–Es un show nuevo. Yo hace 14 años que estoy haciendo unipersonales, siempre dentro de la misma temática, que es hablar de nosotros, reírnos de nosotros, del costumbrismo, de cómo somos. Así que también en este va a haber muchas anécdotas, que me encanta contar y a la gente también le divierte que se las cuente. También vamos a tener algún momentito emocionante, cosa que a mí también me gusta mucho hacer, así que, la expectativa general es que la gente durante una hora y media se ría y se divierta.

–¿Cómo es hacer humor en un contexto un poco complejo, como el que vivimos en este país?

–Por un lado, es difícil porque estamos pasando momentos recontracomplicados; y por otro lado, también es sanador, porque yo sé que la gente hace bastante sacrificio para comprar una entrada y uno le devuelve un poco de sanidad, de limpiarse un poco la cabeza, de olvidarse un poco de todo durante ese rato y pasarlo bien. Así que me parece que cumple hasta una función social poder hacer un lindo espectáculo de humor, en momentos donde la cosa está tan complicada en el país.

–¿Sentís que hay una responsabilidad en ustedes, los humoristas, a los que la gente les pide de manera tácita: “Vení, sacame de esta”?

–Sí, porque por lo menos por un rato, vos te divertís, te olvidas de todo, jugás, soñás, y después te vas a comer un a un restaurant o una pizza y te quedas charlando de lo que escuchaste, de cómo te empatizó, cómo te referenció sobre tu vida. Es como regalarle a la gente una noche distinta en donde pueda olvidarse un poco de todos los quilombos en los que estamos metidos, y también reírnos de eso, porque también es sanador.

–Dentro del costumbrismo del que vos hablás en tus shows está la cuestión política. Te la están haciendo muy fácil para hacer humor con eso, ¿no?

–Yo no hago humor político, esencialmente, pero hago humor de la realidad y de la cotidianeidad. Entonces, sin hacer humor político específicamente, estás haciendo humor con lo que nos está pasando, y poder reírnos de lo que nos está pasando no sólo es sanador, sino que es sabio, porque entre tanta bronca y tristeza, el que puede reírse de eso es un poco más sabio que los demás.

Coco Sily vuelve a Mendoza con un show renovado
Coco Sily vuelve a Mendoza con un show renovado

–¿El humor evoluciona? Vos venís del personaje del macho con todo lo que eso conllevaba, y hoy estás parado en otro lado ¿Cambia el humor, cambia uno? ¿Cómo es esa dinámica?

–Uno se va adaptando a la realidad, sobre todo cuando tenés un espectáculo durante tantos años, o cuando hace tantos años que uno trabaja de esto con mucha continuidad. Entonces, no es lo mismo el humor que yo hacía hace 14 años al humor que hago ahora, es totalmente distinto, más allá de que mi espectáculo nunca tuvo un contenido machista. En aquella época, cuando vos hablabas de “macho”, hablabas de un tipo de barrio, un tipo que hacía asados, que era amigo de sus amigos y que defendía a su mujer. No era un contenido machista, lo que pasa es que la palabra “macho” tomó otra implicancia después. Pasó eso, pero, por suerte, no es que yo tuve que desarmar el contenido ni nada por el estilo, lo fui cambiando porque la vida va cambiando y porque si no yo también me aburro.

–Volviendo al hoy, ¿estás contento de hacer tele en la Televisión Pública?

–A mí me encanta, es un programa que disfruto enormemente. “Noche de mentes” es un regalito, la verdad es que con Carla Conte y con Diego Golombek, que son mis compañeros, sentimos que hacemos un programa muy lindo. Los invitados que vienen, que vienen todos y no nos ha fallado ninguno, cada vez que se van del programa dicen: “Che, la verdad que es un programa distinto, es un programa con muy buena onda”. Y es un programa que llega a todo el país, porque la Televisión Pública tiene eso de que hay gente que no puede pagar un cable. Hay gente que está en lugares muy recónditos donde no llegan otras señales y eso yo lo vivo todos los días, porque a nosotros nos llegan entre 200 y 300 videos por día y de todos esos, 250 son del interior del país. Así que imaginate que para mí es una fiesta. Este año tuvimos la suerte de ganar el Martín Fierro.

–Y así como tiene lo lindo, me imagino que debe haber una cuota de estigmatización de trabajar ahí y de alinearte con una bandera política. No sé si existe y por eso te lo pregunto...

–No, a mí no me pasa eso ni me parece que sea correcto. Yo creo que trabajar en la Televisión Pública no es alinearte con una bandera política. Conozco a gente que trabaja en el canal que no ha tomado ningún compromiso político. No sé, por ejemplo, Sergito Goicochea o La Sole. Yo sí tengo una idea política, pero la tengo desde que me crie en la casa de mi abuela. Además, yo he trabajado mucho más en canales privados que en la Televisión Pública. Hice “Compatriotas”, que era un programa de los 90, que duró dos años. Después estuve 11 años en América, estuve cinco años en Canal 13 y dos años en Telefe. O sea, yo me desarrollé mucho más en la televisión privada que en la televisión pública.

–¿Cómo ves a la televisión hoy, en cuanto a contenido y mensajes?

–En general, me parece que está en crisis, pero está en crisis porque no tiene muchos contenidos y aparte de no tener muchos contenidos, tiene que ver con que se han desarrollado una gran cantidad de medios visuales nuevos, que indudablemente la afecta. Yo no creo que vaya a desaparecer, ni mucho menos, pero creo que está afectada. También está afectada a nivel ingresos y eso hace que sea muy difícil producir ficción, por ejemplo, como antes que había tres, cuatro y hasta cinco tiras a la tarde, a la noche, unitarios. Hoy eso no se puede hacer.

–Hablaste de lo federal de tu programa y es cierto que tu fama trasciende fronteras, ¿cómo es tu relación con el público mendocino?

–Las veces que he ido ha sido una fiesta. Yo llegué ir a hacer dos funciones en un mismo día y he ido a algunos eventos privados. Siempre me he llevado muy bien con Mendoza, una provincia que, no hace falta que yo lo diga, es realmente preciosa. Lamentablemente, por cuestiones de trabajo no me puedo quedar, pero el poquito tiempo que esté lo quiero disfrutar.

Seguí Leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA