Así reaccionaron los participantes de Gran Hermano al observar las fuertes tormentas en Buenos Aires

El patio del reality no quedó exento de la situación y sufrió algunos daños. Los hermanos se mostraron nerviosos y asustados por el fenómeno.

Los participantes de Gran Hermano se alarmaron frente a la tormenta que azotó el patio de la casa. Gentileza.
Los participantes de Gran Hermano se alarmaron frente a la tormenta que azotó el patio de la casa. Gentileza.

Este fin de semana, fuertes lluvias se hicieron presentes en gran parte de la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, a tan solo una semana del inicio de Gran Hermano, los participantes se sorprendieron al ver las fuertes ráfagas de viento y las tormentas. Tal es así que el fenómeno azotó las instalaciones exteriores de la casa.

Desde el interior del living, los concursantes se paralizaron por la situación y observaron a través de los ventanales. “No, la puta madre, ¡mirá lo que es eso!”, expresaron los participantes que estaban sentados alrededor de la mesa de la cocina.

Acto seguido, todos corrieron a observar más de cerca lo que estaba ocurriendo. En esos momentos, las cámaras dispuestas por todas partes enfocaban principalmente el patio, donde empezaban a volar objetos sueltos. “El mate, el mate”, dijeron algunos de ellos y recordaron que lo habían dejado afuera, tras una jornada de intenso calor al aire libre.

Previamente, el impactante fenómeno climática derribó el árbol de Navidad que estaba ubicado al lado de la puerta por donde ingresaron los participantes. También, se desprendieron adornos, focos de luz y plantas del jardín.

Segundos después, las reposeras y los almohadones alrededor de la piscina comenzaron a correrse de su lugar, junto con algunas prendas de ropa que los jugadores habían dejado afuera. “¡Se está volando todo, no puedo creer la tormenta esta!”, exclamaron entre gritos de miedo. “Las botellas, ¡se voló todo a la mierda!”.

Mientras los participantes se agolparon frente a los ventanales de cara al patio, las cámaras continuaron haciendo foco en los destrozos y en la intensidad del tornado. A través de los haces de luz que se reflejaban se podía observar cómo caía el agua con fuerza sobre los techos y el resto del decorado. La producción del ciclo les pidió a los hermanitos que no abran las puertas y que no salgan al exterior.

SEGUÍ LEYENDO

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA