En Mendoza, la inflación del primer semestre acumula 38,2%

CONSUMO. Alimentos es el rubro que más tracciona la suba mensual del índice. Foto: José Gutierrez / Los Andes
CONSUMO. Alimentos es el rubro que más tracciona la suba mensual del índice. Foto: José Gutierrez / Los Andes

Alimentos, indumentaria y atención médica lideraron las subas. Para julio se espera un registro aún mayor, que mostrará el efecto de la incertidumbre económica, tras la salida de Martín Guzmán.

En junio, el Índice de Precios al Consumidor tuvo, en la provincia, una variación del 5,9% con respecto a mayo y en el primer semestre de 2022 acumula una suba del 38,2%. En tanto, en comparación con el mismo mes del año anterior, el incremento es del 66,3%. Economistas adelantaban que el aumento podía estar alrededor del 5%, pero advierten que este porcentaje fue previo a una serie de factores que aceleraron la inflación y que es probable que en julio el IPC trepe por encima del 8%.

Los rubros que tuvieron una variación más importante el mes pasado, según los datos de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de la provincia, fueron Indumentaria, que trepó 9,7% en junio con respecto a mayo; Atención médica y gastos para la salud, que subió 8%; y Equipamiento y mantenimiento del hogar, que en un mes aumentó 7,3%. Alimentos y bebidas, en cambio, tuvo un incremento por debajo del índice general, del 4,6%; pero es el que mayor incidencia tiene en el IPC.

El economista José Vargas planteó que ese 5,9% es un número en cierta medida “antiguo”, porque en junio no hubo un gran impacto en los precios, por lo que ya había sucedido en los meses previos. Sin embargo, en la última semana del mes pasado, comenzó a generarse una aceleración que está impactando en el mes de julio, por lo que ya se puede avizorar que el próximo dato que difundan tanto la DEIE como el Indec estará por encima del 8%.

Esto, detalló, porque en los últimos días de junio comenzó a ser importante el desabastecimiento de gasoil, con un fuerte impacto en el nivel general de precios, como también la suba de los distintos tipos de cambio, que tienen su efecto en los valores de muchos productos y servicios. Por otra parte, el gobierno nacional autorizó aumentos en telefonía móvil, Internet, televisión por cable y del salario de las empleadas domésticas.

Vargas sumó que, en Mendoza, subió el precio del boleto del transporte público y que, en todo el país, han aumentado los combustibles. Además, la implementación de restricciones más fuertes a las importaciones generó un alto nivel de incertidumbre y una pérdida de referencia de los valores de reposición, que ha causado que la mayoría de los comercios esté trabajando con sus proveedores con precio “abierto”; es decir, sin saber cuánto van a tener que pagar cuando repongan la mercadería.

De ahí que, aunque el IPC en junio haya rozado el 6% en Mendoza, Vargas adelanta que los problemático viene a partir de julio, que es lo que los argentinos hemos estado experimentando en las últimas semanas.

Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía y Energía de la provincia, planteó que, claramente, la inflación se le ha desbordado al gobierno nacional y sumó que, de hecho, el Ejecutivo de Nación se ha resignado en la lucha contra la suba de precios y aceptado que va a ser sostenida. Por eso, el economista indicó que las tasas mensuales van a seguir creciendo, al ritmo de la brecha cambiaria, para terminar 2022 con una suba acumulada de precios cercana al 80%.

Laza sumó que en Nación se han enfocado en lograr que la economía no caiga en recesión; es decir, en mantener un cierto nivel de actividad económica, pero aceptando que la inflación no la pueden manejar. Y acotó que el mercado no ha tenido una respuesta favorable a los anuncios de la ministra de Economía, Silvina Batakis, “porque no tiene mucho apoyo de Cristina (Fernández)”. De ahí que, desde el gobierno provincial, avizoran que habrá un desmejoramiento, en términos inflacionarios, en el segundo semestre.

Por su parte, el economista Carlos Rodríguez manifestó que la economía argentina está en una dinámica muy complicada, con una indexación generalizada del sistema de precios, que le produce una gran preocupación para adelante, porque coincidió en que, en julio, el índice inflacionario va a ser mucho más elevado.

Rodríguez señaló que la nueva ministra de Economía de Nación ha formulado medidas fiscales con las que él mismo suscribe casi por completo, pero considera que está faltando resolver el tema cambiario y que, hasta que no se aborde, va a seguir impactando en varios rubros. Es que las restricciones a las importaciones están generando que muchas empresas compren insumos al dólar MEP (Bolsa) o “contado con liqui”, que tienen un valor mucho más elevado que el oficial y son los que, en definitiva, van llevando a que exista una economía indexada.

Asimismo, recordó que una inflación del 5% no implica que haya que multiplicarlo por 12, lo que arroja un 60% acumulado en el año, sino que se trata de un interés compuesto -cada suba se calcula sobre la anterior-, por lo que, rápidamente, se puede llegar a las tres cifras. El economista analizó también que, si bien la economía está complicada, le preocupa más que el gobierno no tiene respaldo y que son evidencia de esto el paro del campo del miércoles y las movilizaciones sociales de ayer.

Además, advirtió que, de a poco, el país se va acercando a un horizonte hiperinflacionario y que, si se cometen algunos errores, la situación podría detonar. En este sentido, recordó que están inmovilizados en Leliqs unos $6 billones, por lo que consideró un acierto la propuesta de crear una comisión para analizar qué se hace con esa deuda en pesos. “Si ese dique se rompe, va a llevar a una hiperinflación”, sostuvo.

Más allá de todo esto, Rodríguez señaló que no se debe olvidar que la inflación afecta más a los que menos tienen, pero es negativa para todos los sectores, porque destruye los ahorros y con ello las inversiones, que aumentan la productividad. En definitiva, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios lleva a que la economía crezca menos.

Números nacionales

En todo el país, según el informe mensual del Indec (Instituto Nacional de Estadística y Censos), el Índice de Precios al Consumidor tuvo un crecimiento en junio del 5,3% y una variación acumulada en el primer semestre del 36,2%. En tanto, en la comparativa interanual, se alcanzó un incremento del 64%.

A nivel nacional, el rubro con mayor incremento en el sexto mes del año fue Salud (7,4%), motivado por el aumento de la medicina prepaga y de los medicamentos. Le siguieron Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles (6,8%), por la suba de las tarifas de electricidad y gas, y de la paritaria de encargados de edificio en los gastos de la vivienda; y Bebidas alcohólicas y tabaco (6,7%).

Al igual que sucedió en la provincia, el alza de Alimentos y bebidas no alcohólicas estuvo por debajo del IPC general, con un 4,6% de variación mensual, pero fue el que tuvo mayor incidencia en todas las regiones. Dentro del rubro se destacó el aumento de Verduras, tubérculos y legumbres, aunque el alza de Carnes y derivados fue lo que más incidió en la mayor parte del territorio nacional.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA