De cara al gobierno de Javier Milei, en IMPSA ya piensa en una venta probable: “El mensaje es una mayor participación del privado”

El director de la empresa, Pablo Portuso, dijo que la empresa mendocina “probablemente pueda venderse”.

Ignacio Blanco / Los Andes
Ignacio Blanco / Los Andes

Tras el triunfo en el balotaje del 19 de noviembre, el presidente electo Javier Milei reiteró sus intenciones de privatizar varias empresas del Estado. Concretamente, el economista se ha referido a Radio Nacional, la TV pública y YPF.

No obstante, los dichos del próximo mandatario argentino han generado expectativas en otras empresas que ven la posibilidad de correr con la misma suerte, como el caso de empresa mendocina IMPSA.

Esta semana, en dialogo con Radio Nacional, el director de la empresa, Pablo Portuso, expresó su sorpresa por el resultado electoral pero además consideró que con el nuevo gobierno se abrían nuevas posibilidades para la compañía que dirige.

“Estamos un poco sorprendidos con la elección, pero el mensaje de la ciudadanía es claro y hoy estamos analizando las expectativas de cara al futuro”, dijo.

“El mensaje del nuevo Presidente tiene que ver con una mayor participación del privado y un Estado reducido a la mínima expresión, donde entendemos que acompañamos a una transición e IMPSA probablemente pueda venderse”, agregó.

“La compañía todavía está en un proceso de recuperación y este tercer trimestre tendremos una gran mejora, por lo que aspiramos a la necesidad de tener más contratos y creemos que la provincia tendrá un rol importante”, expresó Portuso.

Twitter Radio Nacional Mendoza
Twitter Radio Nacional Mendoza

“Me comunique con el director de la provincia para definir el planteo de la provincia a la Nación respecto al destino futuro de IMPSA”, añadió en diálogo con Radio Nacional Mendoza.

De la familia Pescarmona al Estado

Si bien la empresa fue “rescatada” tanto por el Estado Nacional como por el provincial en 2021, las turbulencias en IMPSA se remontan a varios años atrás. Entre 2010 y 2014, la compañía enfrentó un acontecimiento crucial, ya que durante ese período la empresa no logró cobrar importantes sumas de dinero por proyectos energéticos llevados a cabo en Brasil y Venezuela. Además, atravesó un largo periodo sin proyectos de gran magnitud.

La crisis para Impsa llegó con el colapso de su subsidiaria en Brasil, Wind Power Energy (WPE), la cual acumuló una deuda total de 850 millones de dólares, sumándose a los 250 millones de dólares que ya tenía la empresa. Este impacto fue tan severo que Impsa no pudo hacer frente a sus obligaciones y se vio obligada a iniciar un proceso de reestructuración en 2014. Después de varios años de negociaciones, se llegó a un acuerdo para transferir el 65% de las acciones de Impsa a bonistas, bancos y organismos internacionales. Este proceso fue aprobado en octubre de 2017 y finalmente se concretó el 25 de abril de 2018.

En noviembre de 2020, Impsa realizó una reestructuración de su deuda en la cual se acordó con los acreedores cancelar los pasivos con un período de gracia hasta 2025. Además, se logró una reducción significativa de los intereses al 1,5% y los pagos de capital comenzarán en 2028.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA