Otra vez creció el río Mendoza y obligó a evacuar casas de tres barrios en Maipú: vecinos exigen una solución

En la zona de San Roque, en el límite con Palmira, los habitantes llegaron a tener más de un metro de agua en sus viviendas. Muchos debieron abandonar sus casas y perdieron muebles, electrodomésticos y hasta lo que estaba en construcción. Denuncian que el río fue desviado.

Desoladoras imágenes: una nueva crecida del Río Mendoza que obligó a vecinos de Maipú a evacuar sus casas. Foto: gentileza vecinos Rincón de los Álamos
Desoladoras imágenes: una nueva crecida del Río Mendoza que obligó a vecinos de Maipú a evacuar sus casas. Foto: gentileza vecinos Rincón de los Álamos

El caudal del Río Mendoza presenta por estos días niveles récord e inéditos si se compara con el de los últimos 15 años. Y ello ha llevado a que el agua llegue a sitios de la traza de este cauce a los que hacía 15 años -por lo menos- que no llegaba. Precisamente esta situación es la que se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para vecinos de, al menos, tres barrios de San Roque, distrito de Maipú, en el límite con Palmira.

Luego de que durante las últimas tres semanas la crecida del río llegara a las calles y las casas de algunos barrios ubicados en esta zona del Este provincial, en las inmediaciones de la flamante variante Palmira (ruta que aún no está terminada en su totalidad), este fin de semana la situación se convirtió en desesperante.

Desoladoras imágenes: una nueva crecida del Río Mendoza que obligó a vecinos de Maipú a evacuar sus casas. Foto: gentileza vecinos Rincón de los Álamos
Desoladoras imágenes: una nueva crecida del Río Mendoza que obligó a vecinos de Maipú a evacuar sus casas. Foto: gentileza vecinos Rincón de los Álamos

Porque, en esta tercera inundación, la cantidad de agua fue considerable. Tanto que algunos vecinos perdieron sus muebles, sus electrodomésticos y parte de sus casas (sobre todos, aquellos que habían construido o estaban terminando de construir con materiales secos).

“El sábado a la tarde, alrededor de las 16, empezó a subir el agua de una manera terrible. Y ya ahí empezaron a evacuar a las primeras familias. En la casa que está más cerca de la variante, hubo más de un metro de agua”, destacó Romina, vecina del barrio Rincón de los Álamos.

En el lugar es la tercera vez en menos de un mes en que sufren las consecuencias de la llegada del agua. La situación está directamente relacionada a la gran cantidad de nieve que precipitó en la codillera durante el invierno, lo que ha causado el deshielo de un volumen de agua récord en los últimos años. A raíz de ello es que, con el embalse Potrerillos lleno casi en plenitud, las autoridades de Irrigación liberan una considerable cantidad de agua para que siga río abajo -previo tomar lo que se necesita para riego-.

“Es una mentira que estamos en el lecho del río, dicen eso para bajarle el precio a nuestro reclamo. Históricamente, el agua del río iba para el lado de Palmira. Pero con la construcción de la ruta nueva se desvió tanto el cauce original que ahora el agua pasa las paredes de contención del bajo San Roque, que tampoco es parte del río y también se ha inundado. Los funcionarios repiten la mentira de que estamos sobre el cauce para no hacer las obras que se tienen que hacer. El agua se filtra por todos lados”, destacó a su turno Enrique Adolfo Gámez, presidente de la Asociación Civil Rincón de los Álamos, que se creó en el momento en que comenzaron a construir el barrio.

Desoladoras imágenes: una nueva crecida del Río Mendoza que obligó a vecinos de Maipú a evacuar sus casas. Foto: gentileza vecinos Rincón de los Álamos
Desoladoras imágenes: una nueva crecida del Río Mendoza que obligó a vecinos de Maipú a evacuar sus casas. Foto: gentileza vecinos Rincón de los Álamos

“No somos ilegales, hay escrituras y tenemos personería jurídica. Pero nunca tuvimos apoyo de nadie y para nada”, lamenta, por su parte, Romina, , una de las vecinas del lugar y quien debió autoevacuarse de la misma manera en que lo hicieron todos sus vecinos.

Además de este punto, hay otros dos barrios del lugar en condiciones complicadas por la crecida del río, entre los que se encuentran el Bajo San Roque, un barrio popular que se instaló en la zona en los últimos años.

EVACUADOS Y A PUNTO DE PERDERLO TODO

Gámez es el único de los 36 propietarios de casas del barrio Rincón de los Álamos que sigue en el lugar. Primero, porque su casa se encuentra en una de las partes más altas del barrio y el agua no ha causado daños de consideración. Pero, además, el hombre se quedó -junto a la gente de seguridad del lugar- para evitar que haya usurpaciones o robos en el lugar.

Desoladoras imágenes: una nueva crecida del Río Mendoza que obligó a vecinos de Maipú a evacuar sus casas. Foto: gentileza vecinos Rincón de los Álamos
Desoladoras imágenes: una nueva crecida del Río Mendoza que obligó a vecinos de Maipú a evacuar sus casas. Foto: gentileza vecinos Rincón de los Álamos

Porque todos los otros vecinos del lugar se evacuaron y abandonaron sus casas, no sin antes intentar recuperar, llevarse y poner al resguardo aquellas pertenencias que zafaron de los daños de la crecida del río. En los más de 8 años que llevan en el lugar, cuando se comenzaron a construir las primeras casas, recién el 6 de enero pasado llegó el agua a la zona.

“De las tres veces en que llegó el agua, esta fue la peor. Porque fue más que otras veces, nos tapó todo. Y había gente que empezó a romper las puertas para poder entrar y sacar sus cosas -muebles y electrodomésticos-, intentar salvarlas del agua. Hay, al menos, 10 familias que perdieron todo”, lamentó Romina.

El sábado por la tarde se vieron las consecuencias de las primeras casas afectadas. No obstante, el agua nunca mermó, por lo que ya el domingo a primera hora también estaban inundadas las otras viviendas ubicadas más hacia el noroeste.

“En este momento la situación es mucho peor que las semanas anteriores. Porque el agua llegó al nivel de la calle, del carril viejo. Casi 80% del barrio está bajo el agua, con todo lo que trae el río además. No solo se perdieron electrodomésticos y muebles, sino gente que había construido con durlock perdió todo lo que tenía”, destaca Gámez, presidente de la Asociación Civil.

Además, indica que el panorama es más desolador en otro barrio ubicado en la zona, donde hay no más de 10 casas y de donde sus habitantes no han podido salir en sus autos, ya que quedó todo tapado por el agua. “Es desesperante la situación”, agrega Gámez.

LAS TAREAS DE LA MUNICIPALIDAD DE MAIPÚ EN LA ZONA

Los vecinos del barrio Rincón de los Álamos no dudan en responsabilizar lisa y llanamente a la obra vial de la variante Palmira por esta situación. Y es que, según consideran, si bien el agua no llegaba a esa parte del Río Mendoza desde hacía -por lo menos- 15 años, ahora ha llegado a sitios que exceden a la traza original.

“Nadie quiere hacer lo que hay que hacer. Vialidad Nacional, la empresa constructora e Hidráulica tienen que volver a encauzar el río. Para hacer la variante sacaron tanto material que terminaron desviando el cauce. Porque el río nunca pasó por acá originalmente”, cuenta el presidente de la asociación civil.

Personal de Acción Social de la Municipalidad de Maipú, de la Secretaría de Infraestructura de la comuna y el propio intendente Matías Stevanato estuvieron presentes en el lugar durante el fin de semana, al tiempo que siguen trabajando en el lugar en este momento.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA