Llegan los días más calurosos de la temporada a Mendoza con alerta de Zonda y tormentas: cuándo vendrá el alivio

Durante tres días se vivirá una ola de calor en el Gran Mendoza, que llevará la máxima a 42 grados el sábado. Afortunadamente, se espera el ingreso de un frente frío.

El sábado registrará la temperatura más alta: el mercurio trepará hasta los 42 grados y sólo marcará 22 de mínima. | Foto: José Gutiérrez / Los Andes
El sábado registrará la temperatura más alta: el mercurio trepará hasta los 42 grados y sólo marcará 22 de mínima. | Foto: José Gutiérrez / Los Andes

El calor no dará tregua a los mendocinos en los próximos días. Ansioso por instalarse, el verano seguirá pisando fuerte con los días más calurosos de la temporada, cuyas máximas llegarán a los 42 grados este fin de semana.

El pronóstico del tiempo para las próximas jornadas muestra que la temperatura continuará en ascenso con la presencia de viento Zonda y superará los 40 grados. Desde el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informaron que rige un alerta amarilla para el Gran Mendoza y el Oeste provincial, mientras que hay alerta naranja para la zona Este por las altas temperaturas.

Según indicó la Dirección de Contingencias Climáticas provincial, esta jornada será muy calurosa, con nubosidad variable y tormentas. La temperatura máxima llegará a los 38 grados y la mínima será de 22.

“En el Gran Mendoza habrá Zonda en altura y efecto Zonda, tormentas hacia la noche y una rotación al viento Sur a la noche, que marcará un descenso en la máxima”, adelantó el meteorólogo Fernando Jara en diálogo con Los Andes.

A pesar de que la temporada de ocurrencia del Zonda dura hasta noviembre, el fenómeno se niega a dejar Mendoza. Es que hay probabilidad de que, tanto este jueves como el sábado afecte a varias zonas de la provincia. Por supuesto, acompañado de altas temperaturas.

Así lo indicó Defensa Civil para este jueves: “Probabilidad de que baje viento Zonda a partir de las 12 hasta las 20 en Malargüe, General Alvear y zona Sur del Valle de Uco. Con velocidad promedio de 70 kilómetros por hora a partir de las 15, se sentirá con menor intensidad a una velocidad promedio de 45 a 50 kilómetros por hora en el Valle de Uspallata y Noroeste de Mendoza”. Por ello, el SMN emitió el alerta amarillo en estas zonas, ante lo que consideran posibles fenómenos meteorológicos con capacidad de daño y riesgo de interrupción momentánea de actividades cotidianas.

Mientras que a partir de las 20 hasta la madrugada del día viernes se sentirá viento moderado del Sudeste en toda la franja Este de la provincia, luego está previsto que rote hacia el Sur, manteniendo las características de moderado.

Respecto a la nubosidad, estará despejado durante la mañana y a partir de las 17 se observan núcleos de lluvias importantes con probabilidad de granizo en la zona Este, luego se extenderá hacia la zona Sur y el Valle de Uco en la madrugada del viernes.

Foto: José Gutiérrez / Los Andes
Foto: José Gutiérrez / Los Andes

El SMN informó que rige un alerta por temperaturas extremas en el Este mendocino, que incluye el Este de Las Heras, Lavalle, La Paz, San Martín y Santa Rosa. Eso significa que podría generar efecto moderado a alto en la salud y puede ser muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo.

Mientras el Gran Mendoza y el resto de los departamentos de la provincia se encuentran en alerta amarilla, Malargüe no se encuentra en riesgo de alerta.

Pronóstico extendido

Mañana seguirá caluroso, con nubosidad variable durante el día y vientos moderados del Noreste y una temperatura máxima de 35 grados. “La mínima será de 21 o 22 grados y estará inestable en la madrugada”, informó Jara.

Mientras que el sábado será un día sofocante, con máximas de 42 grados. El calor será el rey absoluto y habrá nubosidad variable, también con probabilidad de viento Zonda. Se presentará inestable durante la noche, cuando la mínima será de 22 grados.

Según Jara, ingresará un frente frío por la madrugada del domingo y estará ventoso con nubosidad variable. Se registrarán vientos moderados del Sudeste, que finalizarán con la ola de calor con una máxima de 30 grados y mínima de 22.

Mientras que el lunes será el día de respiro: habrá poca nubosidad pero descenso de la temperatura y vientos leves del Este. “La mínima será de unos 18 grados y la máxima llegará a 25″, agregó el meteorólogo.

¿Es una ola de calor o sólo verano?

“Hablamos de ola de calor en el Gran Mendoza porque las temperaturas se sienten peor por la isla de calor que provoca la densidad de población. Y dentro de una casa se sienten 3 o 4 grados más “, explicó el meteorólogo Fernando Jara.

“Del lunes al sábado las temperaturas mínimas superan los 20 grados, que imposibilitan el descanso correcto, y hay máximas de más de 30 grados, por lo que es una ola de calor”, concluyó.

Del otro lado de la vereda, Juan Rivera, doctor en Ciencias de la Atmósfera y los Océanos, explicó a este diario:”Al menos en el Gran Mendoza no estamos en ola de calor y tampoco se alcanzarían los umbrales de una ola”.

“Deben registrarse tres días consecutivos en los que las temperaturas máximas y mínimas superen los 35 y los 20.6 grados respectivamente. En el caso del noreste de la provincia existe un alerta amarillo por temperaturas extremas”, sentenció el especialista, quien es miembro del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), dependiente del Conicet.

Recomendaciones ante el calor y el Zonda

Ante el calor, los profesionales recomiendan no exponerse al sol entre las 11 y las 17, hidratarse permanentemente, sobre todo niños y adultos mayores, evitando bebidas alcohólicas o muy azucaradas, e ingerir alimentos livianos, verduras y frutas. Es conveniente reducir la actividad física y usar ropa ligera.

En el caso del viento Zonda, es importante tener a mano la medicación en caso de sufrir asma o cualquier otra enfermedad bronquial o pulmonar. Además, cerrar la casa lo más herméticamente posible para evitar la entrada del aire seco y caliente del exterior. En casos extremos, aumentar artificialmente la humedad del interior de la casa con humidificadores o agua hirviendo.

La fuerza del viento puede producir graves daños, por lo que es mejor reducir al mínimo la permanencia en el exterior y mantenerse alejado de los árboles grandes y cables.

En caso de encontrarse en el exterior, resguardarse y mantenerse alejado de árboles grandes y frondosos de madera frágil. Y al conducir, extremar la precaución y no estacionar bajo forestales. También evitar la inhalación del polvo suspendido en el aire que arrastra el viento, protegerse los ojos y no tocar objetos metálicos ya que se pueden producir descargas eléctricas.

La sequedad del ambiente eleva la posibilidad de incendios, por lo que se recomienda evitar el manejo de materiales inflamables.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA