La resiliencia de una victoriosa: Raquel venció al cáncer de mama y pinta para concientizar

Para Raquel, el taller de arte representaba un remanso tras las sesiones de quimioterapia. Hoy llama a enfrentar la enfermedad. Foto: gentileza
Para Raquel, el taller de arte representaba un remanso tras las sesiones de quimioterapia. Hoy llama a enfrentar la enfermedad. Foto: gentileza

Desde hace 5 años, cuando fue diagnosticada, la pintura la ayudó como terapia. Sus cuadros se exhiben en el hospital Perrupato bajo el título “Mujeres victoriosas”.

Raquel Grillo es una mujer resiliente, una mujer que tuvo la capacidad de superar un cáncer de mama y de salir adelante con gran fortaleza. En 2017, a sus 61 años, le diagnosticaron la enfermedad y le advirtieron que la actitud que debía volcar en el proceso iba a ser determinante en la cura. “Un 50% lo hará la medicina y el resto el paciente”, fueron las palabras que ella tomó como ley.

Casada y mamá de un hijo, lo cumplió al pie de la letra y hoy no sólo está libre de cáncer sino que es autora de cuadros muy signiticativos relacionados con la concientización y la prevención. Esas obras serán exhibidas bajo el título “Mujeres victoriosas” en una de las galerías del hospital Perrupato de San Martín donde, además, ella nació y transcurrió su vida.

En realidad, la propuesta llegó al hospital de la mano de la artista en artes visuales Greta Nazaretto, quien planteó al jefe del servicio de Oncología, el doctor Eduardo Tamariz Medina, la idea de incorporar el arte como terapia y sanación en el marco de cada jornada de concientización de cáncer de mama, que tienen por objetivo la sensibilización, concientización, el control anual y el diagnóstico temprano de la enfermedad.

Foto: gentileza
Foto: gentileza

Nazaretto, egresada de la Universidad Nacional de Cuyo y especializada en pintura en óleo, sostuvo que el arte ayuda a las mujeres que transitan la enfermedad a concientizar sobre el cuidado del cuerpo, a revisar el momento en que apareció el cáncer y también a realizar una actividad en el momento de ocio canalizando emociones.

“A veces, las imágenes pueden expresar ideas, símbolos, conflictos que son difíciles de manifestar con palabras. Lo que se logra con el arte terapia es darle al sujeto la oportunidad de presentarse y representarse a través de distintas manifestaciones artísticas, experimentando con materiales, formas, técnicas, colores, que puede utilizarse como patrimonio visual e histórico de la persona, encontrando nuevos sentidos y significados para con su vida”, sostuvo.

Por su parte, el doctor Tamariz Medina indicó que es un trabajo de autoayuda relacionado con las distintas etapas que cada mujer atraviesa en el proceso. “La mujer que pasó por nódulo, mamografía, cirugía y quimioterapia es una nueva mujer que sabe de resiliencia y saca su propia fuerza. Es autora de su destino y felicidad”, apuntó.

El arte como refugio

Raquel, quien hoy tiene 65 años y está jubilada, siempre fue una amante del arte. Pintar en el taller junto a su profesora Silvia Fornasari la ayudó muchísimo y desde entonces se propuso elaborar un cuadro por año para exhibir en el hospital y que se utilice como ilustración de cada campaña.

Fue durante un autoexamen, mientras se bañaba, en el mes de abri, cuando se descubrió una “pelotita” debajo del pecho izquierdo. Actuó tan rápidamente que en junio estaba operada. “Cuando salí de la consulta donde me dieron el diagnóstico, un poco shockeada, vi a mi esposo e hijo angustiados. Me sentí mal un minuto porque enseguida me propuse cambiar la actitud. Salimos de inmediato a hacer todo lo que había que hacer con positivismo”, recordó.

Las obras se exhiben en el hospital Perrupato con el nombre “Mujeres victoriosas”. Foto: gentileza
Las obras se exhiben en el hospital Perrupato con el nombre “Mujeres victoriosas”. Foto: gentileza

Hasta llegar al doctor Tamariz Medina, quien siempre la alentó, le habló de una cura y ella llama “ángel terrenal”, Raquel pasó por otros grandes profesionales: el médico clínico Mariano Garavaglia; la ginecóloga María Inés Acerete y la mastóloga Bárbara Mendiondo.

“Pasé por sesiones fuertes de quimioterapia y luego por rayos. Son días en que uno se siente mal pero nada se compara con sentirte bien toda una vida”, diferenció este guerrera que debe tomar pastillas durante cinco años.

“Salía débil de las sesiones y los miércoles el taller de arte representaba un remanso, conversábamos y organizábamos salidas. Fue el mismo doctor Tamariz quien me alentó a que hiciera algo que disfrutaba”, evocó.

“Hoy -continuó- el doctor me honró exhibiendo mis cuadros, algo que para mí es un orgullo. El hospital fue muy importante para mi recuperación y además amo a San Martín. Siento que el arte me curó y hoy casi no me acuerdo de lo que padecí”.

“Hay que ocuparse más que preocuparse. Les aconsejo a las mujeres que pasan por lo mismo que no lloren, que salgan a enfrentar la enfermedad porque se cura”, sentenció Raquel.

Desde hace cinco años, el hospital se abre a la comunidad para informar y concientizar a toda la población sobre esta patología, ya que es el cáncer de mayor incidencia en las mujeres. En la explanada del Perrupato se llevó a cabo el último jueves la IV jornada presidida por el director, Omar Dengra.

Como todos los años, la actividad está organizada por el Servicio de Oncología con la idea de conmemorar a todas las mujeres que luchan contra esta enfermedad. Durante todo octubre se refuerza la información y comunicación, ya que es el Mes Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama (Mes Rosa).

Esta instancia contó con la participación de la Banda de la Policía de Mendoza y la exhibición de cuadros de “Mujeres victoriosas”, llamadas así por haber padecido la enfermedad y lograr vencerla. Esos cuadros formarán parte de una galería en el mismo hospital.

Eduardo Tamariz Medina fue conciso en los datos estadísticos sobre esta enfermedad: “El riesgo de padecer cáncer de mama de una mujer a lo largo de su vida es de 13%. Una cada 8 mujeres a lo largo de su vida tendrá cáncer de mama. En Mendoza por año se están produciendo 2.600 casos de cáncer en mujeres, 700 casos nuevos de cáncer de mama y durante 2020 fallecieron 286 mujeres”.

Para realizar una mamografía hay que pedir turno en Ginecología, de lunes a viernes, a partir de las 7, en consultorios externos se dan los turnos diferidos o espontáneos. Con esa derivación deben dirigirse al Servicio de Rayos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA