Emotivo video: así es el momento en que un cóndor se da cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina

Ángel fue rescatado el 11 de septiembre intoxicado en Potrerillos y fue restituido a su hábitat a comienzos de noviembre, tras 54 días de cautiverio y recuperación. Y un video registrado en el momento en que regresó a la cordillera emociona a cualquiera que lo ve.

Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre
Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre

“Como el ave que escapó de su prisión y puede al fin volar...”

Aunque en su popular y tantas veces repetida y reversionada canción Nino Bravo recurrió a esta expresión a modo de metáfora, en el caso puntual del cóndor Ángel, esta frase de “Libre” es una descripción plagada de literalidades. Porque, después de 54 días de cautiverio y de una notable recuperación tras una leve intoxicación, el imponente ejemplar de cóndor andino fue liberado y regresó a su hábitat natural a comienzos de noviembre.

Concretamente, el regreso de Ángel a los Andes mendocinos tuvo lugar el viernes 3 de noviembre cerca del mediodía y en el Parque Provincial Cordón del Plata, lugar donde se ubica uno de los principales santuarios de esta especie en el territorio mendocino.

Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre
Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre

Del operativo participó personal de la Dirección de Fauna de la Dirección de Recursos Naturales Renovables (quienes llevaron adelante el rescate del ave intoxicada el 11 de septiembre), de la Fundación Cullunche (a ellos le dieron aviso un grupo de mujeres que hacía trekking en la zona) y hasta se celebró una ceremonia ancestral a cargo de representantes de los pueblos originarios, población donde el cóndor tiene un fuerte valor simbólico y cultural, que se suma al rol clave desde lo ecosistémico.

No obstante, a la ya de por sí emotiva postal que significó y dio vida la liberación y restitución del cóndor a su hábitat natural -el noveno que ha sido asistido, recuperado y rehabilitado por Cullunche-, uno de los momentos más impactantes se vivió cuando Ángel salió del recinto donde había sido trasladado, recorrió caminando el borde del precipicio y levantó vuelo.

Un video registrado por quienes participaron del operativo a pocos metros del cóndor, y que se extiende a lo largo de 4 minutos, grafica y sintetiza el emotivo momento. Y la emoción, que se propagó entre quienes observaron la escena en primera fila y en el lugar, también se transmite entre quienes disfrutan del espectacular video.

Luego de que al cóndor le abrieran la jaula y se alejaran las personas que estaban en el lugar para dejarle espacio y que no se sintiera invadido, el ejemplar -un macho joven- salió del recinto y extendió sus majestuosas alas. Acto seguido recorrió, caminando, el borde del filo. Y en ningún momento dejó de aletear.

Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre
Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre

Después de haber inspeccionado meticulosamente todo, llegó el momento de emprender vuelo. Eso sí, antes de perderse en las alturas, la magnífica ave voló en círculos por sobre quienes participaban del operativo de liberación y de las impactantes ceremonia y ritos ancestrales.

Y SABRÉ LO QUE ES POR FIN LA LIBERTAD

El domingo 10 de septiembre pasado, Agustina “Tina” Tosolini caminaba con dirección a la Cascada del Ángel, en Potrerillos, junto a una amiga. Repentinamente, algo les llamó la atención en una de las quebradas lindantes al sendero de trekking. Más que algo, en realidad fue alguien: un imponente ejemplar de cóndor andino que, desesperadamente, intentaba levanta vuelo de manera reiterada, aunque sin éxito en su cometido. Esta repetida secuencia lo ponía cada vez más y más nervioso.

Al advertir la situación, las dos mujeres dieron aviso a la Fundación Cullunche y, desde la ONG, coordinaron el plan de trabajo junto a personal de Fauna de la Dirección de Recursos Naturales Renovables (DRNR) de Mendoza.

Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Fundación Cullunche
Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Fundación Cullunche

En el acto se articuló el protocolo para este tipo de casos, y personal de Fauna se hizo presente en el lugar de inmediato. No obstante, no quedaba demasiada luz solar entonces, por lo que el rescate debió posponerse para la mañana siguiente, ya a primera hora del lunes 11 de septiembre. Siguiendo todas las medidas de seguridad y de resguardo, el cóndor -que seguía en el lugar- fue rescatado y trasladado.

Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Fundación Cullunche
Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Fundación Cullunche

Teniendo en cuenta la zona donde fue avistado y rescatado el cóndor -camino justamente a la cada vez más frecuentada Cascada del Ángel-, el ave fue bautizada con el nombre de Ángel.

En el acto, el cóndor fue trasladado al centro de rehabilitación y recuperación de la ONG Fundación Cullunche -ubicado en Godoy Cruz-, y allí permaneció durante 54 días, hasta que se concretó la liberación.

“Entró con todos los síntomas de intoxicación por envenenamiento; no con plomo, sino con agrotóxicos”, destacó la presidente de Cullunche, Jennifer Ibarra. Por lo general, los cóndores que son encontrados y rescatados en malas condiciones suelen presentar dos tipos de intoxicación: por plomo (cuando ha recibido un disparo y este metal comienza a esparcirse en su organismo) o por agroquímicos (cuando el animal se ha alimentado de un cebo envenenado por el ser humano).

Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre
Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre

En el caso de Ángel, todo parece indicar que se intoxicó tras haber comido los restos de un animal ya muerto y en los que, a modo de cebo para dar con un puma, un puestero (o algunos puesteros) había colocado agroquímicos tóxicos como trampa.

Al ser carroñeros, los cóndores suelen alimentarse de esas presas ya muertas. Y habría sido de una de estas presas envenenadas de las que se alimentó Ángel, lo que lo dejó en mal estado y sin poder levantar vuelo cuando lo avistaron.

“Seguramente la dosis de tóxicos que alcanzó a comer fue baja y la pudo regurgitar. Pero fue suficiente para que no pudiera levantar vuelo, y así lo encontraron y se lo pudo rescatar y rehabilitar”, destacó Ibarra el mismo día de su liberación.

Mientras estuvo en el centro de rehabilitación, Ángel fue hidratado, le suministraron vitaminas y protectores hepáticos, y todo con anestesia inhalatoria.

La recuperación fue relativamente rápida, tanto que a los dos días de haber ingresado, el cóndor ya estaba comiendo sin ningún inconveniente (de allí se desprende la idea de que consumió una dosis muy baja del veneno).

“También fue positivo que había entrado con un peso no tan bajo -llegó con 9 kilos, cuando el peso promedio del macho es de entre 10 y 14 kilos-”, agregó la veterinaria.

Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre
Emotivo video: el momento en que un cóndor cae en la cuenta de que es libre y vuela hacia la cordillera mendocina. Foto: Gentileza Martín García - Guardaparque Departamento de Fauna Silvestre

Durante su estadía, Ángel fue recuperando sus fuerzas y energías paulatinamente, así como también su apetito. Y, cuando estuvo en condiciones de dar la primer aleteada y alcanzar la distancia de dos metros de alto de un solo impulso y sin apoyarse ni pisar en ningún lado en el tramo, fue el indicio definitivo de que estaba en condiciones de regresar a su hábitat.

Como ya es un clásico, a Ángel le colocaron un microchip que servirá para identificarlo en caso de volver a dar con él ante otra emergencia.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA