Atención: qué personas tienen más riesgo de verse afectadas por el calor y cómo prevenir

Hay factores que pueden incrementar la vulnerabilidad. En esta nota, tres pilares para cuidarse ante las altas temperaturas.

Atención: qué personas tienen más riesgo de verse afectadas por el calor y cómo actuar. Playita del Río Mendoza de Luján de Cuyo.
Foto: Orlando Pelichotti
Atención: qué personas tienen más riesgo de verse afectadas por el calor y cómo actuar. Playita del Río Mendoza de Luján de Cuyo. Foto: Orlando Pelichotti

Con el verano ya instalado en Mendoza, las temperaturas comienzan a ser cada vez más elevadas. De hecho, desde el Servicio Meteorológico han anticipado que la provincia tiene altas chances de tener una temporada más calurosa de lo habitual y no se descarta la ocurrencia de olas de calor.

Ante esto, hay que tener en cuenta que las temperaturas altas pueden tener consecuencias para la salud de cualquier persona por lo que deben procurarse cuidados. Sin embargo, hay grupos a los que hay que estar más atentos ya que son más vulnerables, las consecuencias pueden ser más graves o no tienen señal de alarma ante el malestar o cuestiones como la sed.

Más calor y lluvias

Según las proyecciones, Mendoza tiene altas chances de tener un verano más caluroso y con más lluvias de lo normal. Así lo ha anticipado el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en su pronóstico trimestral, que incluye diciembre de 2023, y enero y febrero de 2024. Las condiciones para la estación estival están influidas particularmente por dos variables: el fenómeno El Niño y el cambio climático, por lo que no se descarta la ocurrencia de olas de calor, como ya se ha visto recientemente en Brasil, pero sobre todo en el verano del Norte con temperaturas extremas en Europa, China y América del Norte.

En cuanto a las temperaturas, con disparidades, toda la franja Oeste del país tiene pronóstico con más chances de temperaturas elevadas.

Según las proyecciones, Mendoza tiene altas chances de tener un verano más caluroso y con más lluvias de lo normal. 

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Según las proyecciones, Mendoza tiene altas chances de tener un verano más caluroso y con más lluvias de lo normal. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

¿Qué es el calor extremo?

El calor extremo se define como temperaturas de verano mucho más altas o condiciones mucho más húmedas de las promedio. Debido a que algunos lugares son mucho más cálidos que otros, esta definición depende de lo que se considere promedio en un lugar y un momento del año determinado, tal cual explican los CDC, Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Las condiciones muy húmedas pueden hacer que parezca que hace más calor de lo que hace en realidad.

¿Qué causa las enfermedades relacionadas con el calor?

El organismo señala que las enfermedades relacionadas con el calor, como el agotamiento por calor o el golpe de calor, suceden cuando el cuerpo no tiene la capacidad para enfriarse adecuadamente. Aunque el cuerpo normalmente se enfría mediante el sudor, cuando el calor es extremo, puede que no sea suficiente. En estos casos, la temperatura del cuerpo aumenta más rápido de lo que el cuerpo puede enfriarse. Esto puede causar daño al cerebro y a otros órganos vitales.

¿Qué factores generan más vulnerabilidad ante el calor?

Hay personas que pueden resultar más vulnerables al calor y condicionantes que aumentan el riesgo. Algunos de los factores que inciden para tener un cuadro relacionado con el calor son:

-Altos niveles de humedad

-Obesidad

-Fiebre

-Deshidratación

-Uso de medicamentos recetados

-Enfermedad cardiaca

-Enfermedad mental

-Mala circulación

-Quemadura solar

-Consumo de alcohol

¿Quiénes están en mayor riesgo?

Las personas mayores, los niños muy pequeños y aquellas con enfermedades mentales y enfermedades crónicas son las más susceptibles. Sin embargo, el calor puede afectar incluso a las personas jóvenes y sanas si realizan actividades físicas intensas cuando hace calor.

Según las proyecciones, Mendoza tiene altas chances de tener un verano más caluroso y con más lluvias de lo normal. 
Parque Central 
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Según las proyecciones, Mendoza tiene altas chances de tener un verano más caluroso y con más lluvias de lo normal. Parque Central Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Cómo prevenir

Las actividades que se hacen durante el verano, sobre todo al aire libre o lugares mas refrigerados deben equilibrarse con medidas que ayuden al cuerpo a enfriarse para prevenir las enfermedades relacionadas con el calor. Ante esto los CDC destacan tres pilares fundamentales

Manténgase fresco

-Use ropa adecuada: Elija ropa liviana y holgada.

-Permanezca en ambientes cerrados y frescos: Quédese en lugares con aire acondicionado tanto como sea posible. Si su casa no tiene aire acondicionado, vaya a un centro comercial o a la biblioteca pública, porque incluso unas pocas horas en un ambiente con aire acondicionado pueden ayudar a su cuerpo a mantenerse más fresco cuando vuelva al calor. Averigüe con su departamento de salud local si existen albergues de refugio para protegerse del calor en su área.

-Ventiladores y ducha: los ventiladores eléctricos pueden proporcionar comodidad, pero cuando la temperatura llega a casi 35 °C, con los ventiladores no se podrán prevenir las enfermedades relacionadas con el calor. Una mejor manera para mantenerse fresco es ducharse o bañarse con agua fría o trasladarse a un lugar con aire acondicionado. Utilice menos la estufa y el horno para mantener más baja la temperatura de su casa.

-Planifique cuidadosamente las actividades al aire libre: Trate de limitar sus actividades al aire libre a los momentos en los que está más fresco, como en la mañana o el atardecer. Descanse a la sombra con frecuencia de manera que su cuerpo tenga la oportunidad de recuperarse.

-Vaya a su ritmo: No haga tanto ejercicio durante los momentos de calor. Si no está acostumbrado a trabajar o a hacer ejercicio en un ambiente caluroso, comience despacio y aumente el ritmo poco a poco. Si el esfuerzo en un ambiente caluroso acelera su ritmo cardiaco y le dificulta la respiración, detenga todas las actividades. Vaya a un área fresca, o al menos a la sombra, y descanse, en especial si sufre mareos, confusión, debilidad o pérdida del conocimiento.

-Use filtro solar: Las quemaduras solares reducen la capacidad del cuerpo para enfriarse y pueden causar deshidratación. Si debe salir al aire libre, protéjase del sol mediante el uso de un sombrero de ala ancha y lentes de sol, y aplíquese filtro solar con factor de protección (SPF) 15 o más alto 30 minutos antes de salir. Aplíquese nuevamente el filtro solar según las indicaciones del envase.

-Consejo: Busque un filtro solar que diga “amplio espectro” o “protección contra UVA/UVB” en la etiqueta; estos productos son los más eficaces.

-No deje a los niños ni las mascotas dentro de los automóviles: El interior de un automóvil puede alcanzar temperaturas peligrosas rápidamente, incluso si una ventana está un poco abierta. Si bien cualquier persona que permanezca en un automóvil estacionado está en riesgo, los niños corren un riesgo especial de sufrir un golpe de calor o de morir. Cuando viaje con niños, recuerde hacer lo siguiente:

Nunca deje a los bebés, los niños o las mascotas en un automóvil estacionado, aunque las ventanillas estén un poco abiertas.

“Para recordar que hay un niño en el vehículo, mantenga un animal de peluche en el asiento de seguridad infantil. Cuando el niño esté en el asiento de seguridad, coloque el animal de peluche adelante con el conductor”, sugieren.

Cuando se baje del vehículo, verifique que todos los demás también estén afuera. No olvide a ningún niño que se haya quedado dormido en el vehículo.

-Evite las comidas calientes y pesadas: ¡Le agregan calor a su cuerpo!

Manténgase hidratado

-Beba líquidos en abundancia: Beba más líquidos, independientemente de cuánta actividad física haga. No espere a tener sed para beber.

-Advertencia: Si su médico le limita la cantidad de líquido que puede beber o le ha recetado diuréticos, pregúntele cuánto debería beber cuando hace calor.

-No consuma bebidas muy azucaradas o alcohólicas. Estas bebidas en realidad le hacen perder más líquido a su cuerpo. Además, evite las bebidas muy frías porque pueden causar calambres estomacales.

-Reponga sales y minerales: La transpiración intensa hace que el cuerpo pierda sales y minerales que deben ser repuestos. Las bebidas deportivas pueden reponer las sales y los minerales que pierde al sudar.

Si usted mantiene una dieta baja en sal o tiene diabetes, presión arterial alta u otras afecciones crónicas, hable con su médico antes de tomar bebidas deportivas o pastillas de sal.

-Mantenga a sus mascotas hidratadas: Ofrezca a las mascotas suficiente agua fresca y deje el agua a la sombra.

Manténgase informado

Esté al tanto de las últimas noticias: Consulte las noticias locales para enterarse de los avisos de calor extremo y los consejos para estar seguro, y para saber si hay nuevos refugios para mantenerse fresco en su área.

-Reconozca los signos: Conozca los signos y síntomas de las enfermedades relacionadas con el calor y cómo tratarlas.

-Acuerde un sistema de cuidado mutuo con sus amigos: Cuando esté trabajando a altas temperaturas, esté pendiente de sus compañeros de trabajo y pídale a alguien que haga lo mismo con usted. Las enfermedades causadas por el calor pueden crear confusión o pérdida del conocimiento en una persona. Si usted tiene 65 años de edad o más, pídale a un amigo o familiar que se comunique con usted dos veces al día durante las olas de calor. Si usted conoce a alguien de esta edad, vigílelo por lo menos dos veces al día.

-Vigile a quienes estén en mayor riesgo: Si bien cualquier persona puede sufrir en cualquier momento una enfermedad relacionada con el calor, algunas personas corren mayor riesgo que otras:

*Las personas de 65 años o más.

Las personas de 65 años o más.

*Las personas con sobrepeso.

*Las personas que se esfuerzan demasiado cuando trabajan o hacen ejercicio.

*Las personas que tienen una enfermedad física, especialmente una afección cardiaca o presión arterial alta, o las que toman ciertos medicamentos, como los que se usan para tratar la depresión, el insomnio o los problemas de circulación.

-Visite a los adultos expuestos a mayor riesgo al menos dos veces al día y observe cuidadosamente si presentan síntomas de agotamiento por calor o golpe de calor. Los bebés y los niños pequeños, por supuesto, deben ser observados con mayor frecuencia.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA