Se sacó una foto con su gato y un amigo le señaló un espeluznante detalle en la imagen

La instantánea fue tomada en medio de la noche y el chico la compartió sin percatarse de nada raro. Sin embargo, un conocido le hizo ver algo que daba mucho miedo.

El usuario @SevelioEv se soprendió con la imagen que capturó inocentemente
El usuario @SevelioEv se soprendió con la imagen que capturó inocentemente

Lo que comenzó como una inocente selfie nocturna con su gato se transformó en una experiencia aterradora para un joven que compartió la foto en redes sociales. La imagen, aparentemente común, tomada en medio de la noche, reveló un detalle espeluznante que fue señalado por un atento seguidor.

“Amigo se ve una persona en la oscuridad”, lo alertaron en la publicación que subió a “mejores amigos” de Instagram. Luego de ver en detalle cada rincón de la imagen, descubrió que efectivamente había algo inusual e inquietante.

La imagen completa compartida por @SevelioEv en su cuenta de instagram
La imagen completa compartida por @SevelioEv en su cuenta de instagram

A pesar de que está oscuro, si se presta atención a la zona donde está el pasillo, se puede ver una persona parada en la puerta y se pueden distinguir los pies por una leve luz que ingresa por abajo de la puerta.

La figura inquietante fue descubirta por un seguidor
La figura inquietante fue descubirta por un seguidor

La publicación se volvió viral con más de un millón de reproducciones en la cuenta de X del usuario. Los comentarios expresaban asombro y temor, con sugerencias como “Prendo fuego la casa”, “¿Esto es posta?” y “A mudarse de casa se ha dicho”. La imagen generó una ola de especulaciones sobre fenómenos paranormales, convirtiendo la simple selfie en un relato inquietante que capturó la atención de las redes sociales.

Terror en Haedo

Otra historia sobrenatural que llegó a traves de las redes es la del parque de diversiones Neverland en Haedo, inaugurado en 2005. Según testigos, existen fenómenos paranormales que han desconcertado a sus empleados durante más de una década.

Denisse Rodríguez, de 18 años, comenzó a trabajar en el parque en octubre y pronto confirmó las extrañas experiencias relatadas por sus colegas. Mientras limpiaba el suelo con una mopa, Denisse descubrió una huella de pie de un niño, a pesar de que los visitantes deben usar zapatos en los juegos. “No tiene explicación, en los juegos están con zapatos porque no pueden estar descalzos”, le contó a TN.

Por miedo, los empleados que abren la sala dejan varias luces prendidas la noche anterior y esperan a que llegue alguien más para poner en marcha los juegos por temor a que algo paranormal ocurra.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA