El desopilante relato de una joven sobre las cenizas de su padre que se volvió viral

Twitter
Twitter

La joven española contó cómo fue el proceso desde el momento que el hombre fue diagnosticado con cáncer hasta el momento en que eligió la urna.

Una joven española hizo un desopilante relato sobre las cenizas de su padre en Twitter y la historia se hizo viral. Con una marcado humor negro, Regina recordó la curiosa historia familiar.

“Me he encontrado con lo que me queda de mi padre”, escribió junto a una foto de una bolsa hermética con las cenizas del hombre que tenía escrito con fibrón “viejo”.

Twitter
Twitter

“Allá por el 2012 mi padre se puso muy enfermo y le dieron de 4 a 6 meses de vida. Eso fue en julio así que de regalo de Navidad nos comimos un funeral”, comenzó la joven.

A lo largo del hilo de Twitter, Regina contó que su padre padecía cáncer de colon y que para cuando fue diagnosticado la enfermedad ya estaba muy avanzada.

“Cómo mis padres hacían todo juntos mi madre también tuvo cáncer, porque ella no podía ser menos”, dijo la joven. Regina incluso contó que antes de falleciera charló con su padre sobre la empresa familiar y llamó a un notario para que él firmara el testamento antes de partir.

Twitter
Twitter

Los usuarios se sorprendieron con la frialdad que manejó Regina todos los aspectos del funeral y una de las cosas que destacaron fue la conversación que tuvo con uno de los empleados de la funeraria.

“¿Cúal es el más barato”, preguntó la mujer sin dar vueltas. El hombre le ofreció un ataúd de 600 euros pero a la joven le horrorizó el precio ya que “era para quemar”.

“¿Y sin el Cristo?”, preguntó la mujer. “250 menos”, respondió el hombre. “Pues me lo quitas también, que es para quemar”, respondió ella.

Finalmente, para las cenizas eligió una urna biodegradable que se podía plantar porque traía semillas. Su hermana guardó la urna en un armario hasta tanto decidieron dónde plantarla.

Sin embargo, tiempo después Regina se llevó la urna a su casa ya que en la casa de su hermana había mucha humedad y a su padre “le estaban saliendo champiñones”.

Twitter
Twitter

“A los meses, en una fecha superseñalada, llegué a casa y la urna se había roto y mi padre estaba todo esparcido”, comentó Regina. “Lo más práctico era agarrar la escoba y el recogedor y volver a montarlo, pobre. Lo metí en una bolsa”, agregó.

Tiempo después encontraron un jarrón donde meterlo, pero tenía un problema. Para poder pasar las cenizas, usaron cuatro bolsas herméticas de Ikea y las metieron dentro del jarrón. Tres de ellas fueron esparcidas en diferentes momentos y lugares, mientras que Regina  se reservó un poco de una para hacerse una joya.

Twitter
Twitter

“No sé si pillé un trozo de uña del pie o qué, pero qué grumos”, comentó y explicó que las machacó dentro de la bolsa. Después, la ceniza que sobró de hacerse la joya funeraria la metió en la bolsa y le escribió “viejo” para no confundirse con otros “muertos de la familia”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA