viernes 4 de diciembre de 2020

Sólo suscriptores
Suárez se opone a las restricciones y delega la decisión en Fernández. / José Gutiérrez
Política

Suárez se opone a las restricciones y delega la decisión en Fernández

El Gobernador se niega a cerrar Mendoza debido a la delicada situación económica. Dijo desconocer los alcances del nuevo DNU.

Suárez se opone a las restricciones y delega la decisión en Fernández. / José Gutiérrez
Sólo suscriptores

El gobernador Rodolfo Suárez presenta resistencia ante los embates del Gobierno Nacional, que ha presionado en los últimos días para que la provincia establezca nuevas restricciones y retorne a una eventual Fase 1, como estrategia para combatir el coronavirus. En diálogo con Los Andes, sostuvo que Mendoza no realizará ninguna marcha atrás a las flexibilizaciones de las actividades, a menos que salgan impuestas por parte del Decreto de Necesidad y Urgencia en el Boletín Oficial Nacional –con fuerza de ley- que firmará el presidente Alberto Fernández y que será publicado mañana.

Los anuncios del viernes por la noche del Presidente no dejaron más que incertidumbre en el Ejecutivo mendocino, cuando advirtió que se tomarán medidas restrictivas a partir de mañana -y por 14 días- en departamentos y ciudades de 18 provincias, entre las que está incluida Mendoza.

Sin embargo, hasta el momento el Gobernador no ha tenido conocimiento de cuáles comunas o zonas estarán incluidas en el decreto. De hecho, el mandatario ha estado en el centro de la escena política nacional este fin de semana, al destacar su oposición a un cierre momentáneo de Mendoza y enfrentar las opiniones de la Nación.

“No tengo hasta el momento ninguna información, ni la decisión que van a tomar en definitiva. Tendremos que esperar a ver qué pasa. Pero nos oponemos a cerrar Mendoza”, sostuvo Suárez a Los Andes y destacó que él realizó consultas a funcionarios nacionales pero que, hasta el cierre de esta edición, no había tenido respuesta alguna.

A ciegas

Lo cierto es que la medida ha generado incertidumbre incluso en Suárez, quien comentó que no haber tenido una comunicación concreta de qué ocurrirá en los próximos días genera que “no sepa con qué se va a encontrar”.

“La pandemia nos ha dejado grandes daños económicos. La incertidumbre no es buena”, comentó y acotó que, si bien desde Nación han dicho que preocupa la situación de Mendoza por los casos, “es el mismo Gobierno que también admite el que estamos en una meseta”.

Con respecto a posibles represalias que pueda tener esta oposición a los pedidos y presiones nacionales, Suárez dijo que “espera” que no haya. “No creo y espero que no haya represalias por nuestra posición. Pero que pueda ocurrir es otra cosa”, completó.

De hecho, este martes viajará a Buenos Aires “por varios temas y gestiones que estamos haciendo desde la provincia”. Si bien no comentó cuáles serán, se especula que sigan nuevamente los trabajos para que Mendoza pueda recibir más préstamos por parte del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP), teniendo en cuenta que solamente ha recibido $1.900 millones en este concepto, cuando otras provincias han recibido hasta tres veces más.

Además, se descarta que pueda tratar algún tema relacionado con las medidas que saldrán publicadas mañana, siempre y cuando Mendoza esté finalmente abarcada en las restricciones.

Por otro lado, el mandatario firmó una solicitada que salió publicada en los principales medios de comunicación del país, en la que se remarca el pedido de esfuerzo y compromiso a la sociedad para seguir respetando los protocolos y medidas para mitigar el impacto del coronavirus.

“Estoy de acuerdo con los conceptos de la solicitada, de tener conciencia y cuidarse, pero entendemos que no es necesario llegar a Fase 1 y cerrar Mendoza. Tenemos que cuidar también la economía; estamos pasando un momento grave”, opinó.

Y finalizó: “No coincido con que Mendoza tenga que cerrarse. Hay que empezar a convivir con el virus porque esto va para largo. Estamos testeando e instalando más camas de terapia intensiva permanentemente. Pero no podemos tener tanto tiempo la cuarentena porque se satura todo”.

El porqué de las decisiones

El propio Gobernador esta semana dio las fundamentaciones de las aperturas de las reuniones familiares, así como también la flexibilización de las restricciones en las salidas por DNI.

En primer lugar, destacó que Mendoza transita una “meseta” de los casos positivos en las últimas semanas, con casos diarios que van entre los 500 y 600 positivos. Sin embargo, Suárez expresó que gracias al “amesetamiento”, la tasa de duplicación pasó de 13 días, momento en el que la provincia estuvo más complicada, a 34 días. Lo mismo con las estadísticas de positividad de los casos, que bajó de un 48% a un 35%.

Además, destacó que se ha notado una baja en la circulación de la gente durante viernes, sábados y domingos, por lo que la eliminación de la terminación del DNI rige en esas jornadas.

No obstante, la alerta rige con la alta ocupación de camas de las Unidades de Terapia Intensiva (UTI), que es de casi un 90% en el Gran Mendoza, y que en el promedio de todo el territorio es del 80%. Éste es el principal fundamento del peronismo, que sostiene que Mendoza está cerca del límite de utilización de las UTI y que “podría colapsar el sistema” con la suba de la circulación de gente.

Guillermo Carmona, presidente del PJ, fue uno de los dirigentes que criticó con dureza las medidas de Suárez. “La demagogia aperturista del gobierno de Suárez pone en riesgo a toda la sociedad mendocina”, dijo. Y expresó que el haber anunciado las disposiciones antes del discurso presidencial “además de ser una medida irresponsable, constituye un acto de mala fe cuyas consecuencias serán sufridas por el pueblo de Mendoza”.

Apoyo radical

Por otro lado, la fuerte postura de Suárez ha sido respaldada por todo el arco radical provincial, e incluso algunos intendentes han salido públicamente a acompañar la decisión del Gobernador, haciendo hincapié en la complicada crisis económica que afronta Mendoza y que dejará secuelas importantes para los próximos meses, teniendo en cuenta datos alarmantes, como la caída del PBI de más de 20 puntos.

“Con todo respeto señor presidente Alberto Fernández, la economía está devastada y no podemos restringir actividades. Hemos cumplido con sus decretos y los resultados no son alentadores. Apoyo a Rodolfo Suárez para que continúe tomando las decisiones por el bien de todos los mendocinos”, destacó Walther Marcolini, intendente de General Alvear que permitió esta semana también el turismo interno en la comuna sureña.

Ulpiano Suárez también se manifestó en defensa del Gobernador: “Desde la Ciudad de Mendoza, acompañamos al gobernador Rodolfo Suárez en mantener las aperturas logradas con el compromiso del Gobierno, sector privado y vecinos. Pido al Presidente, Alberto Fernández, su confianza en Mendoza y en nuestras decisiones. Cuidar a la gente es también cuidar el empleo”, destacó y puso énfasis en la recuperación económica.

Además de los intendentes, otros legisladores también respaldaron a Suárez, como la diputada nacional, Claudia Najul y los legisladores locales, María José Sanz y Diego Costarelli, entre otros.