Conmovedora despedida de Esteban Bullrich en el Senado: “No hay hombres imprescindibles, hay actitudes imprescindibles”

La emoción de Esteban Bullrich en su último día como senador (Foto: Federico López Claro)
La emoción de Esteban Bullrich en su último día como senador (Foto: Federico López Claro)

El senador, que padece ELA, renunció a su banca y fue aplaudido de pie. El oficialista Mayans le propuso reconsiderar la decisión y seguir trabajando mediante el sistema virtual, pero no aceptó.

Esteban Bullrich se despidió este jueves del Senado con un desgarrador discurso y aplaudido de pie. “Con todo el dolor del mundo y la frustración de no tener alternativa, quiero anunciar mi renuncia al cargo de senador por la provincia de Buenos Aires”, anunció en el recinto.

Bullrich fue diagnosticado hace un año con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad neurodegenerativa que le produce daño muscular y trastornos en el habla. Para expresarse en la sesión, el senador -que estuvo acompañado por su familia- utilizó una aplicación.

“La ELA me enseñó a aceptar la realidad”, confesó el legislador, emocionado en varios pasajes de un extenso discurso que fue seguido con atención por la vicepresidenta Cristina Kirchner y todos los senadores. Algunos, como sus compañera del PRO Gladys González y Guadalupe Tagliaferri, no pudieron ocultar el llanto.

Al finalizar el mensaje de Bullrich, el jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans, sorprendió con una propuesta para que el senador reconsidere su decisión y continúe trabajando de manera remota.

No queremos que Esteban se vaya del Senado. Esperamos su recuperación, porque puede producirse eso. No tenemos que aceptar su renuncia, tiene que seguir siendo senador”, expresó Mayans.

Cristina aclaró que la decisión estaba en manos de Bullrich y que luego debía convalidarla el Senado. “Si él quiere y puede seguir trabajando desde su casa en forma remota como lo hemos hecho desde hace un año y medio… es la tecnología la que le permitiría seguir ejerciendo, porque su cabeza funciona”, dijo la vicepresidenta.

En ese sentido, manifestó que “la voluntad de un legislador no está en si está parado o sentado, sino en si expresa su voluntad racionalmente”. “Tiene que ejercer plenamente su libertad”, concluyó.

Bullrich no pudo ocultar el llanto en varios pasajes de su discurso (Foto: Federico López Claro)
Bullrich no pudo ocultar el llanto en varios pasajes de su discurso (Foto: Federico López Claro)

A continuación, el líder del interbloque Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, propuso tomarse un tiempo para que Bullrich repensara su renuncia. “En un momento de muchísima emoción, lo más conveniente es no tomar una decisión”, consideró, y agregó que estaban dispuestos a “a adaptar el reglamento a este tipo de circunstancias”.

Sin embargo, Bullrich se mantuvo en su postura: “Agradezco la opción, pero he meditado mucho esta decisión y lo necesito para ganarle a esta enfermedad. Fue una decisión que tomé con mi familia y es la mejor. Gracias de nuevo y tomen mi compromiso de trabajar desde otro lado pero con la misma voluntad. No hay hombres imprescindibles, hay actitudes imprescindibles”.

El discurso de Bullrich

“Desde que entré a la política hace casi 20 años, siempre intenté ser fiel a mi mismo y hoy en este recinto vengo a hacer algo que va en contra de cada fibra de mi cuerpo. Nada de lo que soy me indica que este es el camino a seguir, pero creo firmemente en que el interés público siempre debe estar por encima de los intereses personales”, afirmó el senador.

A su vez, dijo sentir “mucha tristeza” por la renuncia y comentó que su último proyecto de ley presentado tiene que ver con la “educación inclusiva”. “Me gustaría que se recuerde de mi paso por este cuerpo la búsqueda constante de consensos”, pidió, y añadió que “el dialogo es el valor más importante y a la vez el más escaso de la política argentina”.

“Vivimos en un país enfocado en la grieta y en el debate violento”, lamentó, y continuó con un mensaje a sus pares: “Es muy importante para mi saber que, a pesar de las diferencias y las peleas, vibra en cada uno de ustedes el deseo latente de hacer una argentina próspera, pujante e inclusiva”.

Bullrich siguió: “Hoy doy este paso con tristeza, pero sabiendo que si no dejan de hablarse y tender puentes, si son honestos con los demás y con ustedes mismos, van a encontrar el camino del que nos alejó en este tiempo la ceguera y el egoísmo”.

“Será a partir de ahora sin mi, pero sepan que aunque no esté, estaré. Que la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia, los ilumine a ustedes y a todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino. Muchas gracias y hasta siempre”, se despidió Bullrich, y fue aplaudido de pie.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA