Caso Próvolo: la fiscalía pidió 18 años de prisión para la exrepresentante legal del instituto

Además del pedido de cárcel a Graciela Pascual también se solicitó 10 años de prisión para la monja Asunción Martínez. Fueron imputadas por omisión de prestar auxilio a las víctimas y encubrimiento de los abusos.

Graciela Pascual está detenida desde el 24 de agosto del año pasado, aunque con prisión domiciliaria desde diciembre.  José Gutierrez / Archivo Los Andes
Graciela Pascual está detenida desde el 24 de agosto del año pasado, aunque con prisión domiciliaria desde diciembre. José Gutierrez / Archivo Los Andes

El jefe de Fiscales de Delitos contra la Integridad Sexual, Alejandro Iturbide, pidió 18 años de prisión para la exrepresentante legal del Instituto Próvolo en Mendoza, Graciela Pascual. En el marco del segundo juicio por abusos sexuales cometidos contra niños sordos y niñas sordas en el instituto religioso de Luján de Cuyo, la fiscalía también solicitó 10 años de prisión para la monja Asunción Martínez.

Vale recordar que el proceso involucraba y tiene imputadas a 9 mujeres que trabajaron en el lugar en los años en que los niños y niñas fueron abusados.

A la monja Kumiko Kosaka, para quien Iturbide había pedido una condena de 25 años de prisión, al considerarla autora de algunos abusos sexuales y también partícipe necesario de los abusos cometidos por Corbacho, se le sumaron en este segundo juicio su par, Asunción Martínez, la exrepresentante legal del Próvolo, Graciela Pascual, las exdirectoras Gladys Pinacca, Cristina Leguiza, Valeska Quintana y Laura Gaetan, la ex cocinera del Próvolo, Noemí Paz y la psicóloga Cecilia Raffo.

Este jueves, la fiscalía pidió 18 años de prisión para Graciela Pascual, 10 años de prisión para la monja Asunción Martínez, 3 años de prisión en suspenso para la exdirectora Gladys Pinacca y 3 años de prisión en suspenso para la cocinera Noemí Paz. Todas fueron imputadas por omisión de prestar auxilio a las víctimas y encubridoras de los abusos. Para las cuatro mujeres restantes el fiscal no mantuvo la acusación.

Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto: Archivo Los Andes.
Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto: Archivo Los Andes.

Las tres causas del segundo juicio

El segundo juicio por los abusos en el Próvolo (tercero, si se tiene en cuenta que Bordón fue condenado en un juicio abreviado tras confesar ser autor de los abusos) incluye 3 causas que fueron acumuladas y que incluyen a las 9 mujeres imputadas.

Al comienzo del proceso, y dado el contexto sanitario, las audiencias se realizaron de forma virtual a través de la herramienta Microsoft Teams, sin las imputadas presentes en la sala. Luego, en la medida en que se fueron autorizando actividades, el debate se situó en la Sala 4 del Palacio de Justicia de Mendoza (la misma donde fueron condenados los curas en 2019), mientras que en la actualidad transcurre en las nuevas salas del Polo Judicial Penal, donde llegará a su fin el debate.

En cuanto a las 3 causas de este juicio unificado, se trata de la P-28.674/17, la P-78.790/18 (en ambas la única imputada es Kosaka) y la P-60.030/17 (donde están las otras 8 imputadas incluidas).

La primera de las causas donde está imputada Kumiko Kosaka (P-28.674/17) incluye 6 episodios (con la misma cantidad de denunciantes). El primero de los hechos reúne dos episodios registrados entre 2005 y 2007. Una joven ex alumna del instituto acusa a la monja japonesa en aquella ocasión de haberle puesto pañales para ocultar las lesiones que sufrió tras haber sido violada por el más joven de los curas -Corbacho-, en dos oportunidades y en distintos horarios. Precisamente Corbacho fue condenado por estos episodios; y la imputación contra la monja en estos episodios es como “partícipe primaria en términos de comisión por omisión” (haber ocultado el abuso y no haber hecho ninguna denuncia).

Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto: Archivo Los Andes.
Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto: Archivo Los Andes.

Otra de las imputaciones en esta primera causa es como partícipe primaria en otro caso de abuso sexual con acceso carnal por el que ya fue condenado Corbacho. En este caso, la denunciante fue una joven que relató haber sido violada por el sacerdote luego de que la monja la “entregara” al cura a sabiendas de las aberraciones que ya había cometido.

Concretamente, la joven (menor de 18 años al momento del hecho específico) señala que fue la monja quien le ordenó ingresar a la habitación del sacerdote para entregarle una cesta con pan que habían horneado en el taller. De acuerdo a la declaración de la víctima en el expediente, en esa ocasión el sacerdote la violó. Y de acuerdo a la acusación de la fiscalía, la monja ordenó a la adolescente que ingresara a la habitación de Corbacho, aun conociendo las reiteradas acusaciones por abuso sexual que pesaban contra él. Y es sobre lo que deberán expedirse los jueces.

Además, está imputada por otros 3 episodios que incluyen tocamientos (perpetrados por ella misma contra las alumnas o induciéndolas para que se toquen entre sí); además de una acusación donde sostienen que le permitía a los niños ver películas pornográficas a través de la ventana de la habitación de otro ex empleado. En estos 3 casos, Kosaka está imputada por corrupción de menores, agravado por ser encargada de su guarda.

En tanto, en la segunda de las causas que involucra y tiene imputada a la monja japonesa (P-78.790/18) se la señala como autora del delito de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser el autor encargado de la guarda y por ser cometido contra un menor de 18 años de edad aprovechando la situación de convivencia preexistente con el mismo. En esta denuncia, un ex alumno del Próvolo -quien era menor mientras estuvo en el lugar- acusa a la religiosa de haberlo tocado en sus partes íntimas.

Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto: Archivo Los Andes.
Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto: Archivo Los Andes.

En total, Kosaka cuenta con 7 imputaciones que se desprenden de las denuncias ex alumnos y alumnas del instituto; quienes además dormían en los albergues del instituto que funcionó hasta fines de 2016 en calle Boedo de Carrodilla.

La causa restante de este juicio es la P-60.030/17 e involucra a las otras 8 ex trabajadoras. En total, tiene a 11 denunciantes. Sobre la ex representante legal del instituto, Graciela Pascual -implicada en esta causa-, pesa la imputación como “partícipe necesaria en términos de comisión por omisión, emergente de la violación al deber de garante en los delitos atribuidos a los imputados Horacio Corbacho, Nicola Corradi, Armando Gómez, Jorge Bordón y un exjardinero”.

A la también monja Asunción Martínez y a la ex cocinera Noemí del Carmen Paz Torrez, en tanto, se les imputa la “participación necesaria en términos de comisión por omisión, emergente de la violación al deber de garante el delito de abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser cometido contra un menor de 18 años de edad, aprovechando la situación de convivencia preexistente del mismo, en modalidad de delito continuado”.

Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto: Orlando Pelichotti
Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto: Orlando Pelichotti

Quién es Kumiko Kosaka

Kumiko Kosaka tiene 48 años, nació en la provincia japonesa de Okasaki-Shi y llegó a Argentina en 1977 junto a su familia. Dos décadas después de arribar al país, en 1997, ingresó a la Congregación de las Hermanas del Huerto; mientras que en 1998 pasó al periodo inicial de noviciado. Fue ella misma quien, en mayo de 2017, reconstruyó sus primeros pasos como monja ante el fiscal Gustavo Stroppiana, quien por aquel entonces instruía la causa del Caso Próvolo.

El 4 de mayo de ese mismo año, Kosaka había llegado a Mendoza proveniente de Buenos Aires; y desde fines de abril Stroppiana había solicitado una orden de captura contra la monja (cuyo paradero se desconocía); aunque el abogado de la religiosa, Carlos Varela Álvarez, ha descartado en reiteradas oportunidades que hubiese existido una orden de captura; y ha recalcado que Kosaka se presentó ante la Justicia por motus propio.

La monja japonesa Kumiko Kosaka (46) estuvo en el Próvolo entre 2004 y 2012.
La monja japonesa Kumiko Kosaka (46) estuvo en el Próvolo entre 2004 y 2012.

Desde el 25 de noviembre de 2016, cuando salieron a la luz los primeros detalles, el instituto Próvolo mendocino se convirtió en el escenario de terroríficas pesadillas convertidas en realidad: en ese momento se conocieron las primeras denuncias relacionadas a violaciones y tocamientos que ex alumnos y alumnas denunciaban haber sufrido mientras estudiaban y dormían en el lugar.

En el transcurso de los meses posteriores –y en la medida en que las víctimas (todas menores de edad al momento en que relataban haber sido atacados) fueron entrevistadas en cámara Gesell-, se fueron desprendiendo mayores detalles de los terribles episodios. Los primeros en ser detenidos e imputados fueron los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho, el ex monaguillo Jorge Bordón, el ex jardinero Armando Gómez y otro ex administrativo, identificado con las iniciales J.L.O.

Pero nombres como el de Kosaka, la también monja y superiora de la japonesa, Asunción Martínez y de la ex representante legal del Próvolo, Graciela Pascual no tardaron en sumarse a las declaraciones de las víctimas. Por lo que la lupa de la investigación se centró sobre ellas también.

Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto : Orlando Pelichotti  / Los Andes
Comienzan los alegatos del juicio por abusos a niños en el Próvolo: la monja Kosaka podría pasar medio siglo en la cárcel. Foto : Orlando Pelichotti / Los Andes

El desempeño de Kumiko Kosaka en el Próvolo, según sus primeras declaraciones ante la Justicia en mayo de 2017, se extendió entre 2004 y 2012; período en que las Hermanas del Huerto estuvieron presentes en el instituto Próvolo. Y su función estuvo en el albergue de mujeres del establecimiento; primero bajo las órdenes de Asunción Martínez, y luego con ella como encargada de la custodia de ese espacio.

Más allá de las acusaciones, al momento de defenderse durante esas primeras declaraciones; Kosaka destacó que en horario de la mañana (cuando algunas de las denuncias la ubicaban como autora de abusos o partícipe de otros hechos) ella se encontraba cursando el Profesorado de Educación Especial en un Instituto Superior de Formación Docente Santa María Goretti.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA