A 6 meses de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”

Nataniel Guzmán (38) está desaparecido desde el 27 de enero. Las principales hipótesis de la investigación son el suicidio y algún incidente de índole sexual. No obstante, su madre descree de ambas e insiste con que no hay elementos que confirmen nada. “Sé que al final, cuando se sepa qué pasó con mi hijo, el dolor va a ser mucho más grande, pero necesario”, reflexiona.

A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: Gentileza Silvia Saavdera
A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: Gentileza Silvia Saavdera

El viernes 27 de enero, a las 13:59, el abogado jujeño radicado en Mendoza, Nataniel Guzmán (38) envió su último mensaje de WhatsApp. Esa noche, él y sus amigos habían planeado juntarse a comer un asado. Pero Nataniel no fue. No solo ello, ese fue el último mensaje que envió el joven y, además, la última vez en que se tuvo un rastro concreto sobre él.

Desde entonces, hubo algunos “rebotes” en la señal de su celular, una celda activa que ubicaba al teléfono en la zona de Canota (Las Heras) ese mismo 27 de enero y unas imágenes previas captadas ese mismo día por dos cámaras de seguridad (una en calle Belgrano y otra en calle 25 de mayo, ambas de Ciudad y cerca de donde se encontraba su departamento) donde se lo veía caminando. Pero nada concreto ni tangible sobre Nataniel Guzmán, nada puntual que pudiera ayudar a dar con su paradero o saber qué ocurrió con él. Y este jueves se cumplirán 6 meses desde su misteriosa desaparición.

A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: Archivo Los Andes.
A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: Archivo Los Andes.

“Siento que estoy pasando por un mar embravecido, sin brújula ni horizonte que vislumbre una salida. Te invaden todos los miedos. Uno piensa que con 67 años ya los superó a todos, pero de repente volvieron, y son miedos a todo lo que pueda haber pasado con Nataniel. Cada vez que llama la oficial que está al frente de la búsqueda de mi hijo, ni siquiera me sale decirle ‘buen día’, sino que –automáticamente y sobresaltada- le preguntó ‘¿qué pasó?’”, resume la mamá del abogado, Silvia Saavedra, a Los Andes.

“Empezás a sobrevivir en esta incertidumbre, todo te cambia. No es lo mismo tener a donde hacer tu duelo a no tener nada; es un dolor inmenso, una angustia, una bronca, una rabia y otras tantas cosas para las que no hay palabras”, agregó la mujer, quien vive en Bariloche y viaja periódicamente a Mendoza, ilusionada con saber algo de su hijo.

La causa sobre la búsqueda y el paradero de Nataniel Guzmán está a cargo del fiscal de Homicidios, Gustavo Pirrello. Y, en estos más de 180 días transcurridos, las hipótesis han sido por demás variadas, aunque no hay ni un mínimo indicio sobre qué ocurrió con Nataniel, ni una pista concreta sobre cuál puede haber sido su paradero.

Entre las distintas posibilidades que manejaron los investigadores en este medio año, se habló de un suicidio –o autoeliminación, algo que, a priori, descarta su madre- y hasta de una versión que colocaba al abogado en un contexto de contratación de servicios sexuales. No obstante, y más allá de esto, lo que desespera a su madre es que no haya nada confirmado, ni siquiera una mínima confirmación sobre cualquiera de estas dos hipótesis (o cualquier otra). Y lo único concreto es que Guzmán discutió con su pareja mientras estaban de vacaciones en Mar de Ajó en enero, que él regresó solo y antes de lo previsto a Mendoza, que envió ese mensaje el viernes 27 de enero y no mucho más.

A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: Gentileza Silvia Saavedra.
A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: Gentileza Silvia Saavedra.

Incluso, de acuerdo a los peritajes realizados sobre la línea móvil del abogado, entre ese 27 de enero y el 2 de febrero, el teléfono de Nataniel estuvo activo e, incluso, no se descarta que alguien lo haya estado manipulando.

Cuando habla de su hijo, Silvia lo hace en presente; en todo momento. Dice que Nataniel “es” la persona en la que más logró depositar su confianza y, sin saber bien a qué o de dónde aferrarse, evita hablar en pasado de su hijo.

“Trato de buscar a Nataniel en el presente, y hablar como que él está. Pero la esperanza es como una luz que se va apagando, y como que una se va apagando con ella. Debo ser consciente de que son 6 meses sin ningún tipo de rastro y que, a no ser que el universo haga un milagro, es todo muy difícil”, reflexiona, entre lágrimas y con la voz entrecortada, la mamá del abogado que cumplirá en pocas horas 6 meses desaparecido.

“Como mamá, yo tengo indicios de que no se ha suicidado ni ido por su cuenta. Él no se va a ir y va a dejar a su gato solo, encerrado en el departamento. Tampoco iba dejar sus anteojos o sus gotas para los ojos. Mucho menos se va a ir por mucho tiempo sin sus elementos básicos para su salud. Esos son detalles que tengo yo, porque sé quién es Nataniel”, refuerza.

Cronología

Antes de que Nataniel enviara su último mensaje, el 27 de enero a las 13:59, había estado conversando –también vía WhatsApp- con su madre. Silvia sabía que su hijo tenía el asado con sus amigos esa noche, por lo que –a las 12:04- le pidió a Nataniel que tuviera cuidado. Y es que hacía pocos días se habían registrado algunas muertes entre personas que habían comido achuras en mal estado. Ese último mensaje fue leído por Nataniel, pero no lo contestó. No obstante, siguió comunicándose con su amigo, con quien esa noche se juntaría a comer las carnes a la parrilla.

Días antes, el 20 de enero, Nataniel había regresado de la Costa Atlántica bonaerense, a donde había viajado con quien era su pareja. Según relataron sus amigos en los días posteriores a la desaparición, Nataniel había discutido con la joven estando en Mar de Ajó y se había vuelto a Mendoza antes de lo previsto, y por su cuenta. Pero no fue Nataniel quien contó a su entorno de esa pelea, sino que fue la propia joven quien –vía Facebook- puso al tanto a una amiga de Nataniel de la discusión y de que el abogado había decidido regresar a la provincia.

A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: José Gutierrez / Los Andes
A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: José Gutierrez / Los Andes

Entre el 20 y el 27 de enero, ya en Mendoza, Nataniel siguió con su vida con total normalidad. Entre otras actividades, fue al taller de teatro del que estaba participando (además de abogado, Nataniel se había dedicado al stand up en los últimos meses), siguió con su ritmo normal y estaba entusiasmado con la idea de viajar a España a visitar a su hermano, algo que venía planificando desde hacía tiempo.

Ya el sábado 28 de enero, y ante la no respuesta de parte de Guzmán ante los insistentes WhatsApp enviados el viernes 27, algunos amigos del joven entraron a su departamento para ver si lo encontraban a él o veían algo que les llamara la atención. Sin embargo, no estaba Nata, ni tampoco había nada sospechoso en el inmueble de calle Belgrano (Ciudad de Mendoza).

El 30 de enero, en el Ministerio Público Fiscal de Mendoza, se radicó la denuncia por averiguación de paradero del abogado que trabajaba en un Juzgado de Familia en Las Heras (anteriormente, Nataniel Guzmán había pasado por el Juzgado de Familia de San Martín y en un Juzgado de Paz).

Tragado por la tierra

La primera vez en que Silvia Saavedra viajó a Mendoza para intentar dar con su hijo fue el 2 de febrero, 24 horas después del día en que Guzmán debería haber vuelto a trabajar. Desde entonces, ha estado yendo y viniendo de Bariloche a Mendoza permanentemente y con un único objetivo: saber qué pasó con su hijo.

“Desde el principio se investigó mal. Después de que el 30 de enero, cuando se hizo la denuncia por averiguación de paradero de Nataniel, se tendría que haber apersonado la Policía inmediatamente. Deberían haberse revisado todas las cámaras de seguridad de las cuadras, pedir el listado de las personas en el colectivo (NdA: su tarjeta SUBE reportó viajes en el servicio que va a Las Heras) y citarlas. Fue muy fácil, con mucha liviandad y falta de empatía la forma en que actuaron al no haber investigado desde el primer momento”, sigue la mamá del abogado.

Ya en febrero, el Ministerio de Seguridad de Mendoza oficializó el ofrecimiento de la recompensa de 1.350.000 pesos para quien pudiera aportar datos que permitieran esclarecer la desaparición, mientras que a días de cumplirse el primer mes de esa última comunicación con Guzmán se conocieron las imágenes de las cámaras de seguridad donde se lo veía –en teoría- caminando hacia la parada del micro.

Nataniel Guzmán tiene 38 años y lo buscan desesperadamente desde el 27 de enero.
Nataniel Guzmán tiene 38 años y lo buscan desesperadamente desde el 27 de enero.

De acuerdo a los registros de la tarjeta SUBE, a la reconstrucción de los hechos, y en base a la activación de la señal del celular en Canota, en ese momento –se cree- Nataniel caminó hasta la parada de colectivos para abordar uno que lo llevaría hasta esa localidad lasherina ubicada en las inmediaciones del acceso a la reserva natural Villavicencio.

“La hipótesis de la autoeliminación y de que el haya ido por su cuenta a Canota para concretarlo se cae desde el principio. Por mi cuenta, hice 3 veces ese recorrido en auto y micro, yo fui a Canota no hay señal ni nada, no sé de dónde ale que se activó allá el celular. Yo sé que mi hijo no se iba a ir para allá, y menos caminar solo por ahí”, agrega Saavedra.

Las hipótesis

A 6 meses de la desaparición de Nataniel Guzmán, las dos hipótesis que manejan los investigadores tienen que ver con el suicidio y con algún imprevisto que pudiese haber surgido en el momento en que el abogado decidió contratar algún servicio sexual. No obstante, ninguna de estas versiones le termina de cerrar a su mamá.

“La versión del suicidio la descarté desde el minuto cero, desde que llegué a Mendoza. Conozco a Nataniel y sé que no es así. Además su psicólogo, sus amigos, sus compañeros de teatro, todos coincidieron en que siguió con su actividad normal después de la pelea. Además, esa hipótesis no cierra ya que, pongamos que había decidido la autoeliminación, ¿qué ocurrió entre el 27 de enero y el 2 de febrero, que se ve que el celular estuvo activo?”, cuestiona Silvia Saavedra.

En ese sentido, resalta que tampoco habría que descartar que Nataniel Guzmán haya sido víctima de un ilícito. “Los tiempos son cruciales en todo esto”, agrega.

Respecto a la versión que sostiene que su hijo habría contratado servicios sexuales y que la situación podría haber derivado en un trágico final –versión que trascendió en mayo-, Silvia Saavedra también dice tener más dudas que certezas.

A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: Archivo Los Andes.
A medio año de la misteriosa desaparición de un abogado en Mendoza: “No tengo nada para hacer mi duelo”. Foto: Archivo Los Andes.

“Se hicieron allanamientos, pero no se encontró nada vinculante. Se dijo que había ido a contratar servicios sexuales y, suponiendo que fuese así, no tiene por qué desaparecer mi hijo. Acá hay que trabajar muy bien. A mi hijo se lo investigó ante la posibilidad de que fuese un estafador, por temas sexuales, se dijo que podía estar deprimido y hasta que se había pegado un tiro. Sin embargo, el tiempo fue descartando las hipótesis”, insiste.

Aumentar la recompensa

A medio año de la desaparición de Nataniel Guzmán, el Ministerio de Seguridad de Mendoza mantiene el ofrecimiento de la recompensa de 1.350.000 pesos para quien aporte datos que ayuden a resolver qué ocurrió con el abogado jujeño. No obstante, su madre ha insistido en la posibilidad de que se incremente el monto.

“He solicitado que, de ser posible, se amplíe a 5 millones de pesos. Es un monto que ya se está ofreciendo en otros casos, como el de Cecilia en Chaco. Creo que habría que ampliar el monto, a efectos de que eso motive a las personas que hayan visto o se sepan algo, se necesita de toda la colaboración de los mendocinos”, destacó la mamá del joven desaparecido.

Seguridad ofrece una recompensa por el abogado Nataniel Guzmán.
Seguridad ofrece una recompensa por el abogado Nataniel Guzmán.

A comienzos de julio, el perito especializado en geolocalización Ariel Garbarz –quien ha colaborado con Silvia y en el caso de Nataniel Guzmán- brindó un taller destinado a personal judicial y fiscales de Mendoza. Por medio de su experiencia, Garbarz hizo hincapié en la importancia de especializarse en el tema, como para –por medio de la geolocalización de los móviles- contar con información de utilidad que permita resolver averiguaciones de paraderos y otros casos.

“Estos 6 meses han sido un paréntesis en mi vida. Yo ya tenía a mis hijos adultos, profesionales, haciendo su historia, tratando de que tomen su vuelo propio. Pero a partir de la desaparición de Nataniel, estoy atravesando una turbulencia tremenda, una tempestad. Sé que al final, cuando se sepa qué pasó con mi hijo, el dolor va a ser mucho más grande, pero necesario. Porque esta incertidumbre es agobiante, el no saber. Necesito que me entreguen a mi hijo”, concluye.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA