sábado 5 de diciembre de 2020

Sólo suscriptores
columna pepe toso
Opinión

Respaldo a la gestión y mensaje puertas adentro

Los números de los distintos sondeos hasta ahora confirman que el gobierno provincial goza de un respaldo muy similar al que tuvo para ganar los comicios. ¿Las críticas de Alfredo Cornejo alientan al gobierno nacional a no priorizar los envíos de dinero a nuestra provincia? Al menos no hay pruebas de ello.

columna pepe toso
Sólo suscriptores

Otra semana dominada por los números en la gestión de Suárez. Contagios de coronavirus que aumentan y obligan al cálculo periódico de disponibilidad de camas, pacientes derivados por cuadros más leves, otros que se van recuperados. El tire y afloje con la Nación por la plata que llega, o debe llegar y no aparece a tiempo, o que fue descontada por deudas anteriores que en principio la Nación prometía no descontar aún. Esta situación, como la renegociación de la deuda provincial, más otras operaciones de cuidado, mantienen entretenido al ministro de Hacienda en una etapa de crisis económica generalizada que da argumentos a todos para justificar eventuales cambios en las reglas de juego.

Una de las preocupaciones del Gobernador en las últimas semanas fue su relación con el gobierno nacional a raíz de las ya señaladas diferencias con respecto al ritmo de la pandemia en esta provincia y cómo seguir abordándola. El de Mendoza fue uno de los territorios que el presidente Fernández destacó, en su última aparición desde Olivos, por las cifras elevadas de contagios en poco tiempo y eso, obviamente, generó inquietud porque pudo quedar la sensación de que aquí las cosas no se están conduciendo como se debe.

Sin embargo, desde el Gobierno destacan que ninguna diferencia, por lo menos hasta ahora, puede llegar a alterar el buen vínculo logrado con el Ejecutivo nacional desde que el Covid 19 cambió la realidad de los argentinos. Señalan que Suárez marca su posición sobre un determinado tema y hace el reclamo cuando algo no cumple con lo pactado, pero siempre fiel a su estilo calmo.

No hay intenciones de cambiar esa estrategia. Suárez siempre anticipó que su gestión intentaría basarse en la búsqueda de consensos, en el diálogo. Y los más de 5 meses de aislamiento social (ahora “no cuarentena”) lo pusieron a prueba en un escenario impensado. Pero los números de los distintos sondeos hasta ahora confirman que el gobierno provincial goza de un respaldo muy similar al que tuvo para ganar las elecciones y que el posicionamiento firme junto al Ejecutivo nacional para hacer frente a la emergencia fue lo correcto.

Y esa firmeza supo soportar otra prueba: el humor del gobierno nacional hacia Mendoza a pesar de las reiteradas embestidas de Alfredo Cornejo, uno de los más fuertes críticos desde la oposición a la gestión del Frente de Todos. En realidad, ninguno de los cuatro gobernantes no peronistas mantuvo en todo este tiempo una mala relación con la Nación; todo lo contrario. Pero en el caso puntual de Suárez el desafío era grande por la indudable injerencia que tiene Cornejo en su condición de ex gobernador y titular del radicalismo nacional. Mucho se comenta entre los analistas si el jefe de la UCR llegará a tener un nivel de conocimiento y aceptación popular importante a nivel país. Mientras tanto, lo que sí trasciende es su dureza como opositor. Y por ello se generan tantas suspicacias y preguntas. ¿Las críticas de Cornejo alientan al gobierno nacional a no priorizar los envíos de dinero a nuestra provincia? No hay pruebas de ello ni razones para una actitud de ese tipo.

En el elenco gubernamental provincial, ya lo señalamos, diferencian claramente los roles: el Gobernador debe mantener una relación cordial con la Nación por una cuestión institucional potenciada por la emergencia; Cornejo es una de las caras de la oposición en el Congreso y por carácter y convicción cumple con su rol.

Más allá de todas estas especulaciones, en la semana hubo un gesto de Cornejo que políticamente se esperaba y que verdaderamente correspondía para dejar de lado suspicacias. En declaraciones periodísticas, el antecesor de Suárez fue muy elogioso hacia la gestión y el estilo de éste. Dijo estar “categóricamente” a favor del proyecto de reforma constitucional. Y coincide con Suárez en cuanto a lo acotado de la propuesta. “Esta es una reforma que cuenta con total apoyo. Lo sabe el Gobernador, lo hemos hablado”, dijo al aire Cornejo, que en la misma entrevista negó que existiesen diferencias entre él y su sucesor y le atribuyó al justicialismo generar esas dudas. Al contrario, dijo admirar el estilo de hacer política y gestión que tiene el ex intendente capitalino.

En el Gobierno tomaron estos conceptos como un buen gesto de apoyo a la actual administración. Sin duda, lo esperaban en algún momento. Cornejo no está en el poder en Mendoza, pero tiene poder político en Mendoza, lo supo crear. La Suprema Corte es un ejemplo de ello.

Además, lo que dijo públicamente fue tomado en el radicalismo provincial como un claro gesto hacia adentro del partido y también del frente oficialista. El respaldo a la reforma propuesta posiblemente haya sido el disparador de una estrategia destinada a evitar futuras diferencias entre cornejismo y suarismo, algo que se venía advirtiendo y que suele ser común en todos los partidos en estas sucesiones. En la Casa de Gobierno señalan que, en realidad, los dichos de Cornejo blanquearon algo que para ellos es habitual desde que asumió Suárez. Lo definen como un “equilibrio inteligente”.

Tampoco hay que dejar a un lado la carrera electoral y las especulaciones que crea. Falta un año para las parlamentarias pero ya hay preparativos en todos los partidos o frentes. ¿Cornejo será participante en esa contienda? La senaduría nacional es su única opción. Puede prescindir de ella por tener dos años más de mandato como diputado, pero siendo electo se aseguraría una banca por seis años, ideal para ser protagonista pero, a la vez, pensar con tranquilidad qué rumbo seguir. Sea cual fuere su decisión final, no caben dudas de que el propósito es no perder protagonismo en esta provincia. No es un dato menor.

Temas de la gestión

Con respecto a la reforma de la Constitución, hubo una reunión del gobernador Suárez, su vice, Abed, y el ministro Ibáñez con un grupo de legisladores oficialistas para intercambiar ideas sobre el planteo legislativo. Como se sabe, no hay pleno consenso, incluso, en el frente oficialista. Se mantienen dudas de radicales que no dirían que no a la iniciativa, pero que por no compartir el contenido del proyecto no muestran mucho entusiasmo para salir a “predicar” sobre los alcances del mismo. Estos aspectos son evaluados para decidir cuándo comenzar el análisis de la propuesta entre senadores y diputados.

Entre los participantes de esa reunión estuvo el diputado Jorge Difonso, posiblemente convocado por sus antecedentes reformistas; antes de que el Gobierno confirmara la promesa electoral de modificar la Constitución, el sancarlino impulsó una iniciativa propia con características muy parecidas con relación al ahorro del gasto público y la representación territorial. Por otra parte, fue el primer encuentro de Difonso con el Gobernador luego de ocho meses. Hubo distancia entre ellos como consecuencia de la activa participación que tuvo el legislador en la movilización social contra la reforma de la legislación minera.

A propósito de Difonso, contagia entusiasmo con su propuesta para reactivar en la provincia el servicio ferroviario de pasajeros y de carga. Contó con respaldo legislativo amplio y recibe información y apoyo de personas y organizaciones que desean que ese medio de transporte regrese algún día. Mantuvo contactos con el área de Transportes de la Provincia y quedó latente la posibilidad de una reunión para ampliar detalles.

Y vuelve la expectativa al Ejecutivo sobre el diferendo por Portezuelo del Viento. La postura más accesible expresada por los representantes de Neuquén y Río Negro con respecto a la declaración de impacto ambiental, en una reciente reunión de las provincias, trae una nueva expectativa para Mendoza y un fuerte malestar entre las autoridades de La Pampa. “El nuestro es un trabajo respetuoso, más pausado, de detalles”, señalan en el Gobierno y confían aún en el buen final del diferendo.

En cuanto al tema sanitario, no niegan en el Gobierno que la provincia sigue atravesando una situación preocupante por el número creciente de contagios y muertes por Covid 19. No obstante ello, Suárez no pretende ceder con respecto a la apertura gradual de las actividades económicas que se ha venido registrando en la provincia. Todo comenzó cuando la circulación comunitaria del virus no se producía aquí, pero en estos momentos, con la población cansada de aislamientos, pero respetando bastante las disposiciones vigentes, Suárez está decidido a continuar con ese estado, según aseguran en su entorno.

Igualmente, se espera que finalice la actual quincena para ver qué se decide a nivel nacional a partir de setiembre, ya que el país sigue en una etapa muy crítica, pero, también, con una fuerte demanda de apertura de los núcleos sociales de los conglomerados grandes, como Buenos Aires y el Conurbano.