Malvinas en primera persona: el historiador que fue soldado durante la guerra

Pablo Lacoste era un uniformado del Ejército Argentino en 1982. No alcanzó a ir al frente, pero vivió las tensiones del conflicto. Luego estudió lo que en parte vivió y lo volcó en artículos y en una tesis doctoral. Su mirada.

Pablo Lacoste: “En Argentina se plantó malbec por una rebelión campesina”
Pablo Lacoste: “En Argentina se plantó malbec por una rebelión campesina”

Este 2 de abril nos envuelve la emoción. Volvemos a vivir aquellos momentos inolvidables de la Guerra de las Malvinas, que tuve la oportunidad de vivir muy de cerca, como soldado y como historiador.

Como soldado, me tocó vestir el uniforme del Ejército Argentino durante ese conflicto, en la VIII Brigada con asiento en Mendoza. Tuve mi periodo de instrucción en la estancia San Alberto, Uspallata, junto al Grupo de Artillería de Montaña 8 y poco después, estalló la guerra. Viví el conflicto bajo bandera, en un ambiente de constantes rumores, apenas contrastados con las noticias que llegaban de los medios oficiales de la época. Como el conflicto terminó rápido, no alcancé a ir al frente. De haberse prolongado unos meses más, seguramente me hubiera tocado estar en Malvinas. Tuve la oportunidad de ver un grupo de compañeros que subían a los camiones para ser transportados al Atlántico Sur.

También tuve la oportunidad de estudiar este conflicto por mi oficio de historiador. Abordé el tema en mi tesis doctoral y publiqué varios artículos en revistas científicas de diversos países. Al haber estado tan cerca del conflicto, este tema fue para mi de gran interés, junto con el mundo de la vid y el vino. Utilicé el método de siempre: compulsar archivos, contrastar fuentes, desconfiar de relatos oficiales, cuestionar al poder y alcanzar una conclusión clara y distinta.

¿Cómo podemos sintetizar tantos años de trabajos, emociones y reflexiones? Trataremos de hacerlo en los siguientes puntos.

1-Argentina se sublevó contra el imperialismo británico: Malvinas fue parte del segundo imperio inglés, construido después de la pérdida de las colonias norteamericanas. La independencia de EEUU generó en el Reino Unido el “síndrome de abstinencia imperial”, similar al que sufre Rusia desde 1991, y respondió con la creación de un nuevo imperio, con Australia, Nueva Zelanda, la mitad de África y la India. Malvinas se ocupó en 1833 como punto de abastecimiento para aquel imperio. Fue un acto de invasión a tierra extraña, igual que está haciendo ahora Rusia en Ucrania.

2-A pesar de tener la razón de su lado, la gesta argentina fue improvisada. Nuestras fuerzas armadas no estaban preparadas para enfrentar a una Súper Potencia militar de la OTAN. Apenas teníamos armas. Algunos de mis compañeros tenían fusil FAL belga de 1956; pero la mayoría de nosotros recibió el antiguo fusil Máuser 1904. Con este armamento hicimos la instrucción y las pruebas de tiro. Un símbolo de la precariedad militar. Todas las acciones de Malvinas fueron consistentes con esta actitud de improvisación y asimetría de fuerzas. Basta recordar que el buque argentino que entró en acción fue el Belgrano, un barco de 1938, totalmente obsoleto para enfrentar a la tercera potencia militar del mundo. Otro indicio de la improvisación fue la ignorancia sobre aspectos básicos de las Relaciones Internacionales. La Junta militar ignoró el ABC de la política mundial, incluyendo el status de las Grandes Potencias (que les impide ser humillados perdiendo por la fuerza una parte de lo que consideran su imperio) y la relación especial UK-US, eje de toda la política internacional desde 1914 hasta hoy.

3-¿Por qué la Junta Militar tomó la decisión de ocupar Malvinas el 2 de abril? Dos motivos. Uno fue la rivalidad geopolítica y las tensiones de equilibrio de poder regional en el Atlántico Sur, lo cual involucra también a Chile. El otro fue la ingenua convicción de la eventual solidaridad de EEUU, para pagar los favores otorgados por los militares argentinos en la guerra sucia de América Central. En el marco de una estrategia de seducción y soft power, Galtieri fue recibido con honores, y tratado en términos de “egregio general”. Ingenuo e insensato, el presidente de facto se tragó el amague, y se autoconvenció del apoyo incondicional de EEUU. Calculó mal. Y lanzó a la Argentina a una guerra irresponsable con derrota asegurada.

4-La principal consecuencia de Malvinas fue el derrumbe del prestigio de los militares (y su desaparición como actores políticos), junto con un quebranto económico de largo aliento. El colapso militar fue una liberación de la tutela que los uniformados venían realizando sobre la política argentina desde el golpe de Estado de 1930. Durante más de cincuenta años, el cuartel se convirtió en una avenida de ascenso político; muchos militares participaron en golpes de Estado impunemente, colaboraron en gobiernos de facto y luego, se instalaron en el poder. Uno de ellos fue Perón, el cual participó en los golpes de Estado de 1930 y 1943, y se benefició del poder después de ambos acontecimientos: en los años 30 fue premiado con agregadurías militares en el extranjero (Chile, Italia, etc), y en el gobierno de facto posterior al golpe del 43, Perón fue vicepresidente, Ministro de Defensa y Secretario de Trabajo; desde allí organizó un movimiento político que se mantiene como fuerza hegemónica hasta la actualidad. Luego, otros militares llegarían al poder, como Aramburu, Onganía, etc. Esta tradición militarista se terminó con Malvinas. El pueblo les echó en cara no mostrar frente al inglés el mismo valor que habían exhibido cuando torturaban estudiantes, sindicalistas o religiosos atados a una camilla de metal. Su prestigio colapsó, y desaparecieron de la escena pública. Ello permitió reconstruir la democracia argentina a partir de 1983.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA