Hamas liberó a un tercer grupo de rehenes: hay niños y ancianos

Se trata de 17 víctimas que fueron entregados a Israel y Egipto. Las personas devueltas tienen entre 4 y 84 años.

Hamas entregó al tercer grupo de israelíes que mantenía secuestrado en Gaza.
Hamas entregó al tercer grupo de israelíes que mantenía secuestrado en Gaza.

El frágil alto el fuego entre Israel y Hamás volvió a su cauce el domingo cuando los milicianos liberaron a 17 rehenes más, entre ellos 14 israelíes, en una tercera serie de liberaciones en virtud de una tregua de cuatro días.

Representantes de la Cruz Roja ayudaron a los rehenes a salir de Gaza. Algunos fueron entregados directamente a Israel, mientras que otros salieron a través de Egipto. El ejército de Israel dijo que uno fue trasladado en avión directamente a un hospital israelí.

Los rehenes israelíes tenían entre 4 y 84 años e incluían a Abigail Edan, una niña de 4 años cuyos padres murieron en el ataque de Hamás el 7 de octubre. En total, nueve niños de 17 años o menos estaban en la lista, según la oficina del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

El intercambio se aplazó el sábado por la noche después de que Hamás acusara a Israel de incumplir el acuerdo, que ha producido la primera pausa significativa en siete semanas de guerra. El conflicto ha supuesto la violencia más letal entre Israel y palestinos en décadas, así como destrucción generalizada, desplazamiento de población en toda la Franja de Gaza y una crisis de rehenes que ha remecido a Israel.

Hamas entregó al tercer grupo de israelíes que mantenía secuestrado en Gaza.
Hamas entregó al tercer grupo de israelíes que mantenía secuestrado en Gaza.

Miles de personas se congregaron el sábado por la noche en el centro de Tel Aviv para pedir la liberación de todas las 240 personas que se estima capturó Hamás en su asalto del 7 de octubre en todo Israel, que dio inicio a la guerra. Acusaron al primer ministro, Benjamin Netanyahu, de no hacer suficiente para traerlos de vuelta.

La tensión por la liberación de rehenes y la presión sobre el gobierno israelí

La presión de las familias de los rehenes y la indignación porque Israel no logró impedir el ataque han agravado el dilema que enfrentan los gobernantes del país en sus esfuerzos por eliminar a Hamás como fuerza militar y de gobierno y recuperar a todos los cautivos a salvo.

La guerra ya se ha cobrado las vidas de más de 1.200 israelíes, la mayoría civiles asesinados por Hamás en el ataque inicial. Más de 13.300 palestinos han muerto, en torno a dos tercios de ellos mujeres y niños, según el Ministerio de Sanidad en Gaza, gobernada por Hamás.

Hamás anunció el domingo que uno de sus comandantes más importantes, Ahmed al-Ghandour, había muerto, sin dar más detalles. Estaba al mando del norte de Gaza y es el oficial miliciano de mayor rango que se sabe ha muerto en los combates. Había sobrevivido al menos a tres intentos israelíes de matarle desde 2002, según el Counter Extremism Project, un grupo activista con sede en Washington.

El cese el fuego de cuatro días, que comenzó el viernes, fue mediado por Qatar, Egipto y Estados Unidos. Hamás debe liberar al menos a 50 rehenes israelíes, e Israel a 150 prisioneros palestinos. Todos son menores y mujeres.

Israel ha dicho que la tregua puede ampliarse un día más por cada 10 rehenes adicionales liberados, aunque ha prometido retomar con rapidez su ofensiva en cuanto termine. Israel dijo el domingo por la mañana que había recibido una nueva lista de rehenes a liberar a lo largo del día, el tercero de cuatro intercambios previstos.

La pausa en los combates ha dado unos pocos días de calma a los 2,3 millones de personas de la Franja de Gaza, aún conmocionados por el constante bombardeo israelí que ha expulsado a tres cuartos de la población de sus hogares y arrasado zonas residenciales. El fuego de cohetes de los milicianos de Gaza hacia Israel también se detuvo.

Palestinos agotados por la guerra en el norte de Gaza, donde se ha concentrado la ofensiva, regresaron a las calles para evaluar los daños. Cuadras enteras de Ciudad de Gaza y sus alrededores han sido destruidas por ataques aéreos que dejaron restos de muros y calles salpicadas de escombros.

Naciones Unidas dijo que el cese el fuego había permitido incrementar la entrega de comida, agua y medicamentos al volumen más alto desde que comenzó la guerra. La organización también pudo entregar 129.000 litros (unos 35.000 galones) de combustible, apenas el 10% de lo que entraba a diario antes de la guerra, así como gas para cocinar, por primera vez desde el inicio de la guerra.

La ayuda también llegó al norte de Gaza por primera vez en un mes. La Media Luna Roja Palestina dijo que 61 camiones con comida, agua, y suministros médicos se dirigieron allí el sábado. La ONU dijo que sus agencias y la Media Luna Roja Palestina también habían podido evacuar a 40 pacientes y familiares de un hospital en Ciudad de Gaza a otro en el sur.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA