Tres razones de por qué se vende menos vino y dos excepciones a la regla

.
.

Mercado interno: el consumo de vinos se desplomó 16% en setiembre. El poder adquisitivo, los nuevos hábitos de consumo y hasta la crisis del vidrio están afectando al sector.

En setiembre la demanda de vino en el mercado interno cayó un 16,2% respecto al volumen comercializado en el mismo mes de 2020. El resultado confirma la tendencia negativa que se observa en el acumulado, que ya alcanza una retracción del 13,2% en los primeros nueve meses del año.

De acuerdo al informe elaborado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), se pasó de un despacho de 87,03 millones de litros en setiembre del año pasado a 72,9 millones esta temporada. Para los protagonistas del sector, la caída del poder adquisitivo, el aumento de los costos y el cambio de hábitos en el consumo explican en parte los motivos de esta merma, que orilla los números presentes a la situación pre pandemia.

Patricia Ortiz, presidente de Bodegas de Argentina, en setiembre le había señalado a Los Andes que la retracción del mercado interno estaba dada por múltiples razones. Por un lado, indicó está cayendo el poder adquisitivo de los salarios y recordó que el vino es una de los primeros artículos que se recortan a nivel familiar. Agregó además que el aumento del costo de los insumos hace que los productos de bajo precio no tengan margen de rentabilidad y dejen de ser atractivos para las bodegas que lo producen.

De hecho, los vinos genéricos experimentaron una retracción del 14,3% del volumen total negociado. El año pasado se despacharon al mercado interno 56,6 millones de litros de vino común, mientras que esta temporada llegaron 48,5 millones, siempre hablando de setiembre. Sin embargo, más allá de la merma de 8,1 millones de litros, la participación en el volumen total de los despachos del vino genérico mejoró en casi un punto porcentual respecto al año pasado. En el presente, representa el 66,6% del total de los despachos registrados entre caldos blancos y de color.

En cuanto a los varietales, la merma interanual fue de 6,2 millones de litros. En el noveno mes de 2020 se habían negociado 26,8 millones de litros y este año 20,6 millones. Los vinos tintos sufrieron el impacto y se vieron afectados con una reducción de la demanda en torno al 30% (se pasó de 22,9 millones a 16,1 millones de litros). Por el contrario, los blancos tuvieron una mejora del 16,5%, subiendo de 3,89 a 4,54 millones de litros (0,65 millones más).

Mercado interno: el consumo de vinos se desplomó 16% en setiembre.
Mercado interno: el consumo de vinos se desplomó 16% en setiembre.

Causas e impacto

Al ser consultada por la caída de la demanda en setiembre, Patricia Ortiz destacó que el mercado está volviendo a los números previos a la pandemia, debido a que están cambiando nuevamente los hábitos de consumo. “La gente volvió al trabajo y ya no almuerza en su casa, por lo que estamos viendo que el consumo va a seguir en baja”, apuntó. Por otro lado, la empresaria comentó que la falta de consumo también está asociada a la continuidad de la pérdida del poder adquisitivo.

La presidente de Bodegas de Argentina explicó que la crisis del vidrio aún no está afectando al mercado, pero su incidencia es inminente. “Estamos trabajando con el stock que queda. Pronto será un tema importante para el mercado interno. Para abastecer el mercado externo se puede salir a fraccionar afuera, pero para abastecer las góndolas locales no se tiene esa posibilidad”, indicó.

El presidente de Fecovita, Eduardo Sancho, coincidió con Ortiz en que las razones de la merma del consumo son multicausales, pero consideró que la falta de botellas ya se está sintiendo. Además, el ingeniero agrónomo admitió que el mercado está afectado por la falta del poder adquisitivo y reconoció que la situación de pandemia había planteado un escenario poco habitual en términos de consumo.

El presidente del INV, Martín Hinojosa, también se refirió a los cambios de hábitos de consumo. “A medida que se fueron abriendo las restricciones, fueron cambiando los lugares habituales para tomar vino. El público abandonó en parte el consumo en casa y se desplazó a restoranes y bares”, señaló el funcionario.

Hinojosa marcó además que es muy difícil saber cuánto ha impactado la falta de botellas en esta merma. “Creo que es apresurado decir si nos afectó o no el faltante, porque muchas bodegas -en este mes conflictivo por la falta del vidrio- recurrieron a sus stock para proveer y la falta de vidrio las afectará más adelante. Es difícil poder determinar la dimensión del problema, y cuál es su afectación”, concluyó.

Entre envases y demanda

Analizando la caída de la demanda por tipo de envase, se observa que la negociación de botellas tuvo una merma de 17,5%, pasando de 56,6 millones de litros en 2020 a 46,5 esta temporada. La botella el año pasado representó el 65,1% del volumen total comercializado en el mercado interno, mientras que en 2021 equiparó el 63,8%.

En envases de 750 cm3 se pasó de 35,6 millones de litros a 31,5, es decir que hubo una merma de 11,5%. La mayor retracción la sufrieron los varietales, cayendo de 22,7 a 18,5 millones de litros. En porcentajes, la participación de los varietales se redujo de 63,8% a 58,7%.

Los botellones de hasta 1.500 cm3 no estuvieron ajenos a la caída de la demanda general en el mercado interno y sufrieron una merma del 27,6%. En ese caso la retracción interanual de setiembre fue del 6,5%, al pasar de 19,9 millones de litros despachados el año pasado a 14,08 millones esta temporada.

También los despachos en Tetra Brick reflejaron una disminución de 14,5% en el volumen comercializado, cayendo de 26,8 a 22,9 millones de litros, aunque en términos de participación se muestra un crecimiento en el total, pasando de 30,4% a los 31,4% de esta campaña. En lo que respecta a las ventas de vino en damajuana se observa una situación similar. La participación creció levemente del 3,7% al 4% del total, pero se cayó de 3,2 a 2,9 millones de litros vendidos en el noveno mes del año.

Las excepciones

Un dato alentador es el crecimiento en los despachos al mercado interno de los vinos en lata y de los bag in box, envases que han comenzado a definir el perfil de un nicho de mercado particular. En este caso ambos productos crecieron por igual, tanto en volumen como en participación, ocupando el 0,4% del total demandado y mostrando en términos un aumento de ventas apenas superior al 100%. Las latas pasaron de 1.461 a 3.027 hectolitros, mientras que las cajas crecieron de 1.394 a 2.880 hectolitros en el período analizado.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA