Crearon un vino de referencia para que las bodegas puedan calibrar sus equipos

Laboratorio del INV. La sede central, ubicada en la provincia de Mendoza, es la principal infraestructura donde se analiza la mayor cantidad de productos
Laboratorio del INV. La sede central, ubicada en la provincia de Mendoza, es la principal infraestructura donde se analiza la mayor cantidad de productos

El INV y el INTI desarrollaron una elaboración “patrón”, que facilita la regulación del instrumental de laboratorio y metodología de análisis, con lo que las bodegas pueden ahorrar

El Instituto Nacional de Vitivinicultura y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial presentaron el primer Vino de Referencia Certificado producido en el país. El producto permitirá a las bodegas de Argentina calibrar su instrumental de laboratorio y metodología de análisis, con la referencia de valores analíticos homologados.

En febrero de este año, pocos días antes de presentar el pronóstico de cosecha, el INV y el INTI detallaron una serie de trabajos que estaban realizando en conjunto. Uno de ellos era, precisamente, el desarrollo de un material de referencia certificado -un patrón-, que permite realizar análisis y controles de calidad, acordes a las exigencias del mercado actual.

Esta herramienta, detallaron, permite a los laboratorios de servicios y de las bodegas confirmar la exactitud y garantizar la trazabilidad metrológica de parámetros vinculados a su calidad e inocuidad -que no daña la salud-, con comparabilidad internacional (fundamental para su certificación, acreditación y exportación). Presenta como parámetro certificado el grado alcohólico, acidez volátil y azúcares reductores.

Se destaca que es el primer Vino de Referencia Certificado producido en nuestro país y uno de los pocos en el mundo, lo que constituye un hito importante para asegurar la calidad de la producción, disminuyendo los costos y facilitando el acceso a este insumo clave, tanto para laboratorios privados como públicos.

Este Vino de Referencia Certificado estará disponible para bodegas y laboratorios enológicos, por lo que permitirá verificar el funcionamiento de sus propios laboratorios, repercutiendo en el control de los procesos de producción, en la compra o venta de una partida de vino, en el cumplimiento de la normativa nacional e internacional y finalmente para asegurar la toma de decisiones acertadas.

“De las aproximadamente 1.000 bodegas que tenemos en Argentina, hay muy pocas que tienen laboratorio de alto nivel. Entonces, muchas veces, recurren a laboratorios privados para calibrar sus equipos o directamente mandan un estimado al INV y nosotros con nuestro laboratorio verificamos la calidad y brindamos la información precisa. Esto es lo que hace la inmensa mayoría de las bodegas”, explicó el presidente del INV, Martín Hinojosa a A24 Agro.

“Por ejemplo, si tenés un grado muy alto de alcohol en tu litro de vino es probable que pagues más impuestos en distintos países del exterior. Y como calibrar la aparatología es una tarea realmente muy costosa y que únicamente cuentan con esa posibilidad los grandes establecimientos, la idea fue realizar un ‘vino patrón’”, detalló.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) tiene entre sus funciones realizar, reproducir y mantener los patrones nacionales de medida y difundir la exactitud de medición en todo el territorio nacional. Por su parte, el Instituto Nacional de Vitivinicultura es el organismo de control de todas las actividades vinculadas a la producción y comercialización de vinos en el ámbito nacional, con el objeto de asegurar que se elaboren productos genuinos y aptos para el consumo, las metodologías analíticas, la clasificación de los productos vitivinícolas, las peritaciones, las tolerancias analíticas admisibles y sus normas interpretativas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA