sábado 19 de septiembre de 2020

El "campeonato de todos" está de aniversario y el deporte provincial festeja con Regatas
+ Deportes

El "campeonato de todos" está de aniversario y el deporte provincial festeja con Regatas

Hace 50 años, el club del Lago lograba su primera medalla en un Nacional de Remo, lo cual significó una proeza para nuestra provincia.

El "campeonato de todos" está de aniversario y el deporte provincial festeja con Regatas

Hoy es un día especial para Mendoza de Regatas y el deporte mendocino en su conjunto. Es que hace 50 años (el 24 de mayo de 1970), un representativo del Lago lograba inscribir por primera vez, y en lo más alto del podio, el nombre de nuestra provincia en un Campeonato Nacional de Remo. Una verdadera proeza -por muchos factores- la de ese ocho con timonel conducido desde la parte técnica por el gran Jorge Imperiale, y que se enfrentó a Hispano Argentina (ganador de los últimos cinco años) y la Escuela de Prefectura Nacional Marítima (campeón en la edición pasada). Sin embargo, esos laureados antecedentes no amedrentaron a la embarcación de Mendoza, la cual hizo un gran trabajo de hormiga y redondeó su performance con un sólido andar para sumar su primera gran estrella en 60 años de vida.

"El en pique los mendocinos despegaron en base a un promedio que en un minuto totalizó 44 remadas", decía una de las crónicas de esa jornada gloriosa para el Lago. "El paso de los primeros 500 metros le dio casi un largo de ventaja sobre Hispano Argentino y algo más sobre Escuela de Prefectura. A los 1.000 metros las posiciones se conservaban iguales, pero la marca de los 1.500 indicó un firme avance de Hispano, que muy bien remado se colocó a medio bote (después la formación tuvo inconvenientes y casi choca con otras). Por su parte Escuela continuó en busca del puntero, el que si bien bajó en algo la efectividad de su producción sacó energías que sólo ellos sabrán de dónde para sostener el arranque de los cadetes, en final de gran emotividad", agrega el artículo periodístico de 1970. Y añade: "Finalmente la formación mendocina se impuso por dos metros y aparte del enorme halago que ello significa para este apretado grupo de pibes volcados al remo en cuerpo y alma dieron al club la gran primera conquista de un ocho junior a la vez que un título argentino".

Recopliación de la época, gentileza de Federico Kahr, cónsul honorario de Austria.

Federico Kahr, Ricardo Álvarez, Jorge Baccarelli, Hugo Reos, Néstor Rodríguez, Eduardo Maya, Daniel Basile, Fernando Álvarez, Ricardo Píccolo y Ricardo González como timonel, los remeros que hicieron historia en el Paraná, con una embarcación prestada y más pesada que la de sus oponentes. Pero eso poco importó para ese grupo de jóvenes liderado por el "Maestro" Imperiale, quienes en la previa de una fecha patria, festejaron a lo grande ante rivales de fuste como el campeón mundial Alberto Demiddi.

"Es triunfo no fue solamente el halago de estos 8 remeros y su timonel, sino que significó el campeonato de todos, de una generación de jóvenes que creció y se formó con una mística de equipo y de trabajo compartido solidariamente, de la ética en la competencia y del rechazo a la trampa, a las ventajas antirreglamentarias, y que fueron parte de la herencia de aquel 'Maestro' que tuvo impacto en muchas generaciones de remeros mendocinos que se sucedieron a lo largo de todos estos años", contó Kahr. Quien en su relato, también dice: "Nadie podía creer que desde un lago de extensión máxima de 700 metros se pudiera lograr vencer en la distancia oficial del remo (2.000 mts) sin poder practicar con esa distancia". "En aquellos años, el encumbrado entrenador de Alemania de remo, Carl Adams, se hizo famoso por sus éxitos en las Olimpíadas de 1968 (México) y había desarrollado una técnica denominada Interval Training. Jorge Imperiale concurrió a unas clases dictadas por éste, y con esa nueva metodología que consistía en realizar el esfuerzo en tramos más cortos, de 500 mts. en forma repetitiva, se podía lograr el éxito".

De esta manera reflejó la gran epopeya del Lago, el Diario Mendoza.

Fue un éxito que marcó un antes y un después ya que este triunfo no es solamente la regata misma, sino que trajo consigo el fervor de romper mentalmente el logro de llegar con los brazos en alto a los 2.000 metros, algo que lógicamente parecía imposible para una embarcación como la del Lago que se entrenaba en una cancha de 700 mts, y cuyo equipo llegó horas antes antes de salir a competir. Más allá de eso, la gloria estaba escrita y hoy, a 50 años de esa proeza, el oro brilla como nunca, mucho más que en ese entonces.

El remero convertido en diplomático

El remero "mendocino" Federico Kahr, en ocasión de la Henley Royal Regatta, donde compite junto a los mejores del mundo en la categoría de másters.

Kahr nació en Austria pero junto a su familia se afincó en nuestra provincia cuando tenía 5 años. Es ingeniero civil de profesión y actual cónsul honorario del país austríaco en Cuyo, pero también un sacrificado deportista a quien se lo suele ver entrenar (en épocas normales) en el lago del Parque incluso en jornadas frías y lluviosas o con altas temperaturas. Es un competidor nato también a nivel internacional. De hecho, en cinco oportunidades participó de la clásica competencia (Henley Royal Regatta) que suele tener entre sus espectadores a la propia reina de Inglaterra, Isabel II.

En los últimos días, se conoció que con el apoyo del gobierno y de la embajada de Austria en Buenos Aires, Kahr logró evacuar a seis ciudadanos austríacos con éxito en medio de la cuarentena por el Covid-19. Y no fue lo único. El reconocido remero de Regatas también colaboró para que otras 50 personas de diversas nacionalidades pudieran viajar a sus países, algo que en un principio estuvo prohibido en nuestro país para con los argentinos varados en el exterior.