Más descalificaciones a la labor periodística

Portavoz del Gobierno, Gabriela Cerruti. Foto Clarín
Portavoz del Gobierno, Gabriela Cerruti. Foto Clarín

Con una reiteración que alarma, voces del oficialismo se encargan de poner en tela de juicio lo que se informa en base a datos de la realidad. Y esta vez el turno le correspondió nada menos que a la portavoz presidencial, Gabriela Cerrutti.

La descalificación al periodismo independiente ha sido una constante en el kirchnerismo, tanto por parte de funcionarios de gobierno como de allegados a dicha corriente política. Entre las apreciaciones lamentables no se pueden olvidar por su gravedad las vertidas, hace un par de años, por el ex miembro de la Corte Eugenio Zaffaroni, quien se atrevió a calificar a los medios de comunicación argentinos como “un partido único, como el de Hitler”.

Con una reiteración que alarma, voces del oficialismo se encargan de poner en tela de juicio lo que se informa en base a datos de la realidad. Y esta vez el turno le correspondió nada menos que a la portavoz presidencial, Gabriela Cerrutti, que consideró que los medios periodísticos generan “desánimo” en la población a través de supuestos “discursos de odio”.

La publicación de Cerruti. Foto: Web
La publicación de Cerruti. Foto: Web

En una entrevista en una radio oficial, la funcionaria también aseguró que el periodismo integra uno de los sectores “más desprestigiados” del país, junto con la Justicia. Previamente, mediante un tuit, el presidente de la Nación había criticado “las noticias falsas difundidas por cierto periodismo para difamar, desanimar o perseguir dirigentes políticos, hieren profundamente a la democracia”.

Todos estos calificativos surgieron como consecuencia de la difusión y análisis de la delicada situación socioeconómico que atraviesa la Argentina, golpeada por la inflación sin control y por indicadores económicos que no conducen fácilmente a una salida alentadora de la crisis en el corto o mediano plazo. Además, hubo una observación puntual de la funcionaria Cerrutti a una periodista por una pregunta realizada en conferencia de prensa en el marco de la libertad de prensa que debe imperar.

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) advirtió sobre lo sucedido puntualizando en los riesgos de una “intolerancia gubernamental contra la prensa”. Otras organizaciones que representan a periodistas profesionales se sumaron a las críticas al Gobierno por la actitud de su vocera.

No se puede desconocer, o despreciar, el rol de la prensa independiente en un sistema democrático. Los medios argentinos no tienen uniformidad ideológica ni política y se nutren sólo de información veraz, de fuentes confiables. A partir de esos pasos fijan su línea editorial, lo que de ningún modo significa silenciar voces discordantes. Lo que se pretende es fomentar el pluralismo.

Una de las peores actitudes del kirchnerismo desde su incursión en la vida política argentina fue la de intentar someter a los medios independientes, reveladores de acciones de gobierno que dieron paso a una trama de corrupción que en varios casos todavía espera respuesta en la Justicia. Desde el poder siempre existió la tentación de silenciar voces críticas para buscar transformarlas en adictas y así potenciar a las ya existentes.

No se puede tapar la realidad. El momento que vive el país es muy delicado en lo económico y social. Y la política debe ser la encargada de buscar y hallar las soluciones para un cada vez más elevado porcentaje de argentinos que viven en la pobreza o al borde de la marginalidad.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA