Por la crisis, el comercio ha entrado en una meseta después de la recuperación

Los comerciantes afirman que la actividad ha entrado en una meseta. Foto: Mariana Villa / Los Andes.
Los comerciantes afirman que la actividad ha entrado en una meseta. Foto: Mariana Villa / Los Andes.

Lo planteó el presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Natalio Mario Grinman, quien visitó la provincia para hablar sobre las perspectivas del sector.

El presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Natalio Mario Grinman, visitó la provincia en el marco de las actividades por el 104º aniversario de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM). Indicó que el sector venía con una recuperación –resaltó que no se trataba de un crecimiento real-, pero que, en los últimos meses, ha entrado en una meseta. Mencionó qué se necesita para empezar a crecer, cuál es el impacto de los programas de control de precios y de cuotas para favorecer el consumo, y qué ocurre con el empleo.

La CAC y la UCIM organizaron, en conjunto, el seminario “La Argentina que viene: Coyuntura y expectativas de cara a un año electoral”, que se desarrolló ayer en el hotel Park Hyatt. Consultado sobre la situación actual del comercio y los servicios, expresó que se encuentra en un estado de supervivencia y sumó que lo viven con “frustración” y “tristeza”.

“La Argentina es un país, desde hace muchos años, con un sesgo anti-empresario muy marcado”, lanzó. Y subrayó que, cuando se habla de empresarios se debe pensar tanto en un gran bodeguero con mil empleados, como en una mujer que tiene una mercería en su casa, ya que comparten el mismo espíritu emprendedor, las ganas de salir adelante y progresar.

Natalio Mario Grinman, titular de la Cámara Argentina de Comercio.
Natalio Mario Grinman, titular de la Cámara Argentina de Comercio.

Pero consideró que esa mirada negativa del empresariado es la que explica la baja densidad de empresas en el país en comparación con sus vecinos. Para ilustrarlo, indicó que Brasil tiene 26 compañías cada mil habitantes y en Argentina hay 12,8. Si se tuviera la misma proporción, continuó, en lugar de tener 6 millones de empleos privados, habría 10 millones.

Grinman añadió que, además, no hay confianza, ni clima propicio para los negocios porque cambian permanentemente las reglas de juego. Tampoco hay respeto por las instituciones de la República ni por las leyes, y hay sindicatos que establecen bloqueos en las empresas. “Estamos un poquito complicados”, cerró la enumeración.

Pese a eso, asegura que el sector comercio y servicios, en términos generales, venía mostrando una recuperación, pero que en los últimos dos o tres meses se ha amesetado. En cuanto a las ramas que mostraban números más positivos, mencionó a la hotelería y la gastronomía, aunque también señaló que venían de una caída muy importante, por la pandemia.

Empleo, ventas y controles

Grinman comentó que se veía una leve inclinación -incipiente - a la creación de nuevos puestos de trabajo en estos sectores. Pero planteó que hay empresarios que necesitan tomar empleados y dudan de hacerlo, porque temen no poder echarlos, tanto si su desempeño no es el esperado, como si las condiciones económicas empeoran después. Además de tener que afrontar el pago de una doble indemnización, en muchos casos se termina en un juicio laboral “que quiebra cualquier pyme”.

El titular de la CAC resalta que no está hablando de precarizar el empleo, pero sí de crear un marco laboral moderno, que permita la creación de nuevos puestos de trabajo. Y suma que, por otro lado, hay muchas personas que no quieren que los formalicen, porque pierden el plan social, lo que contribuye a que hoy la informalidad alcance el 50%.

Cuando se le pregunta por el corto plazo, con las Fiestas de Fin de Año y las vacaciones, plantea que “ojalá haya mucho movimiento, muchas ventas”, pero no se anima a responder si el balance podría ser mejor o peor que el del año pasado. En cambio, expresa que, generalmente, en esta época hay integrantes de ciertos movimientos que van a los comercios a exigir la entrega de alimentos, ropa u otros artículos, y que espera que no haya problemas sociales.

Su opinión sobre los planes del Gobierno de promoción del consumo -como Ahora 6, 12, 24 y el más reciente Ahora 30-, es que son herramientas interesantes, porque ayudan tanto a consumidores como comerciantes. Si bien reconoció que tienen su costo, porque implican un interés importante, también concedió que le permiten al comprador hacerse con un electrodoméstico de modo más accesible, y al comerciante, traccionar las ventas.

En cambio, su mirada de las medidas de control de precios es crítica. “Nosotros tenemos una posición histórica y, lamentablemente no nos equivocamos, porque nunca funcionaron… Nadie cree que con eso se baja la inflación, pero lo hacen para que el ciudadano tenga una sensación de que está todo un poco más tranquilo”, expresó.

Cuando se le pregunta por las perspectivas para el año próximo, Grinman lanza que la economía funciona por inercia y arrastre, y se va a terminar 2022 con una alta inflación. “Por más voluntad que ponga el gobierno en tratar de solucionar los temas, es como si una persona que tiene una enfermedad muy grave va al médico y le dan aspirinas. Así es la Argentina. Hace 90 años que estamos con aspirina. Nadie se anima a hacer las cosas que hay que hacer”, manifestó.

En cuanto a ser un año electoral, planteó que el problema es que cada dos años hay uno y ningún político quiere asumir el costo político de eliminar los planes sociales, porque el dinero no alcanza, y ofrecer otras alternativas de ayuda, ligadas a oportunidades de trabajo.

Asimismo, mencionó algunas medidas que el Gobierno debería implementar: “Tiene que cerrar la imprenta para no emitir más dinero; conseguir las divisas que necesita el país; bajar el déficit fiscal, que, si bien es cierto, se hizo un gran esfuerzo, lo que baja son micropuntos y necesita bajar más. Y necesita, fundamentalmente, reducir el gasto público y, lo que es más importante, generar confianza. Lo peor que le puede pasar es la incertidumbre, porque es peor que lo malo. Y en la Argentina lo que hay es una tremenda incertidumbre”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA