Piden caminos y energía para avanzar con exploración minera

La Cámara de Empresas Constructoras y las autoridades de Impulsa Mendoza se reunieron para dialogar sobre el futuro del nuevo Distrito Minero Occidental. El proyecto Potasio Río Colorado demandará fondos por U$S 1.500 millones.

Piden caminos y energía para avanzar con exploración minera

El desarrollo de un Informe de Impacto Ambiental (IIA) a los pies de la montaña en el Sur evolucionó en el último año y pronto será presentado. El denominado Malargüe Distrito Minero Occidental (MDMO), un área de 20.000 kilómetros cuadrados de extensión, buscará en junio una declaración favorable para poder avanzar en la exploración de unas 250 propiedades mineras.

Esta zona, un mosaico que está formado por 331 propiedades mineras, constituye la mayor concentración del potencial del cobre en el sur mendocino.

El informe, desarrollado por la consultora GT Ingeniería, bajo la dirección de Mario Cuello, se ha centrado en la evaluación de impacto ambiental general y en planificar la incorporación progresiva de los proyectos que avancen en la fase de exploración.

Emilio Guiñazú, CEO de la empresa estatal Impulsa Mendoza, destacó la importancia de la geolocalización para entender mejor las características y necesidades de cada una de las propiedades, especialmente en aquellas que requerirán de cuidados especiales.

Por su parte, Jerónimo Shantal, director de Minería de Mendoza, comentó que se han dado pasos sobre seguro y que “Mendoza ha otorgado 60 nuevos permisos de exploración minera”, luego de la campaña de promoción que la provincia realizó en las exposiciones de Toronto y Australia.

Entre las empresas que están interesadas en invertir en estas tierras se encuentran compañías australianas, canadienses y también chinas.

Recientemente, la empresa australiana Ampere Lithium, atraída por la exploración de Litio en la zona de Salinas del Diamante, ya ha establecido una sociedad local, comentaron los funcionarios de gobierno. Agregaron que Pyramus, otra importante empresa australiana del sector, ha comprometido una visita a Mendoza.

Emilio Guiñazú, Dalmiro Barbeito, Raúl Robles y Gerardo Fernández, protagonistas de la reunión entre las pymes constructoras y la empresa minera provincial.
Emilio Guiñazú, Dalmiro Barbeito, Raúl Robles y Gerardo Fernández, protagonistas de la reunión entre las pymes constructoras y la empresa minera provincial.

Una reunión importante en la UCIM

El jueves, en la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim) y Emilio Guiñazú se reunieron para abordar los avances y perspectivas de los desarrollos mineros en la provincia. Un encuentro en el que también participaron Jerónimo Shantal y el ingeniero Raúl Robles, gerente de Proyectos de Impulsa Mendoza.

Durante la reunión, se discutió sobre el futuro de las industrias de recursos no renovables en la provincia y se avanzó sobre las oportunidades para que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) constructoras de Mendoza se integren como prestadores de servicio en estos nuevos desarrollos.

Emilio Guiñazú explicó la dinámica del sector, los desafíos y también las necesidades que surgirán a partir del desarrollo minero en el departamento de Malargüe.

En este sentido, destacó que, aunque la minería es una industria a largo plazo, su desarrollo podría transformar la economía mendocina. “Otros países, con menos potencial geológico que Argentina, producen mucho más; entre cinco o seis veces más de lo que podría producir nuestro país. Desde Mendoza se están dando pasos firmes para el desarrollo, especialmente en el Distrito Minero Malargüe Occidental, que cuenta con un gran potencial de cobre”, aseguró.

Proyectos en marcha y desafíos

Algunas empresas ya están avanzando en diferentes etapas: las de exploración, estudios de geoquímica y geofísica, y perforación. En ciertos sectores se han construido caminos, mientras que en el proyecto Hierro Indio se ha avanzado en la fase geoquímica. Estos proyectos reflejan la complejidad y la precisión necesarias que demanda el sector minero.

Guiñazú enfatizó la naturaleza a largo plazo de las inversiones en materia minera, señalando que requieren condiciones adecuadas para atraer capital. “Son inversiones cuya recuperación toma más de 20 años”, comentó. Esta perspectiva implica la necesidad de una planificación cuidadosa y un entorno favorable para el desembolso de capitales.

Jerónimo Shantal aportó información sobre la actualidad de los proyectos metalíferos y las posibilidades de extracción de minerales no metalíferos, como el caso de potasio y sodio, derivados de la disolución de salmuera.

“Aunque son de menor escala en comparación con los gigantes mineros, también representan una buena oportunidad para la provincia y demandarán diversas obras de infraestructura para su concreción”, indicó el funcionario.

Minería en Cerro Amarillo.
Minería en Cerro Amarillo.

Infraestructura: una clave para el desarrollo

La reunión también abordó la necesidad de infraestructura vial y energética para apoyar la exploración y la eventual explotación de los recursos mineros en el distrito sureño. La construcción de caminos y la provisión de energía son esenciales para que las empresas puedan operar de forma más eficientemente.

La estrategia provincial incluye la creación de una “colectora minera”, una ruta de montaña más parecida al esqueleto de un pez, para facilitar el acceso y reducir costos, haciendo que las inversiones sean más viables y sostenibles.

Emiliano Guiñazú explicó que el objetivo es planificar y construir caminos que puedan ser útiles tanto a la minería como a otros sectores de la economía, como el turismo y la ganadería. “En vez de tener múltiples caminos improvisados, la idea es tener una infraestructura planificada y bien construida que beneficie a todos”, destacó el CEO. Esta visión integrada de la infraestructura buscará maximizar los beneficios de las inversiones realizadas y minimizar los costos de operación a largo plazo.

Uno de los puntos cruciales de la reunión fue la discusión sobre la infraestructura necesaria para soportar estos desarrollos mineros. Los funcionarios destacaron que proyectos de envergadura como el de Potasio Río Colorado (PRC) demandarán una inversión significativa, que está estimada en 1.500 millones de dólares para alcanzar una producción de 1,5 millones de toneladas.

En este marco de desarrollo, Guiñazú señaló, además -respecto a la planificación de PRC-, que el proyecto fue pensado para ser ejecutado en forma modular, lo que permitiría comenzar a escalonar la producción, ampliando gradualmente la capacidad de la planta y adaptándose a las necesidades de infraestructura.

Entre ellas el transporte ferroviario como un medio indispensable para manejar grandes volúmenes de producción.

En la cadena de proveedores

Dalmiro Barbeito, presidente de la Cámara de Empresas Constructoras, subrayó la capacidad que tienen las empresas para contribuir significativamente en estos desarrollos, por su mano de obra calificada y brindar servicios de alta calidad. “Tenemos una fuerza laboral capacitada que puede ser parte de estos cambios y contribuir a la economía provincial”, afirmó Barbeito.

El ejecutivo de Corporación del Sur destacó, además, el interés de la Cámara en integrarse en los procesos productivos asociados con la activación de la minería como proveedores. Haciendo hincapié en el núcleo de más de 100 empresas asociadas a la entidad y su representación en todos los departamentos de Mendoza.

La entidad avizora un posicionamiento como proveedor de obras y servicios para los sectores de minería e hidrocarburos. Cecim mostró su interés en acceder a la información que se ha reunido y colaborar con las empresas mineras para facilitar el desarrollo de la infraestructura necesaria.

Desde la Cámara se busca aprovechar las oportunidades de trabajo que estos proyectos pueden ofrecer, no solo en términos de inversión y de empleo, sino también en el desarrollo de capacidades locales y en la mejora de la infraestructura regional.

Barbeito reafirmó la disposición de Cecim para contribuir al éxito de los proyectos, “Queremos saber dónde podemos ser útiles y cómo podemos insertarnos en los procesos productivos que estarán aparejados con la activación de la minería”, señaló.

La reunión en la UCIM, entre las pymes constructoras y los representantes de la empresa provincial Impulsa Mendoza, para dialogar sobre las perspectivas de futuro, dejó como corolario un mensaje de potencia. Porque a medida que avancen los proyectos y se materialicen las inversiones, se podrá experimentar una transformación económica significativa, impulsada por el desarrollo y el fortalecimiento de la producción.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA