La maniobra por la que los argentinos se dolarizan con créditos a tasas bajas

Las tasas de interés inferiores a la inflación son un atractivo para quienes solicitan los créditos, pero sin un destino específico para ellos, en ocasiones se convierten en ahorros dolarizados.
Las tasas de interés inferiores a la inflación son un atractivo para quienes solicitan los créditos, pero sin un destino específico para ellos, en ocasiones se convierten en ahorros dolarizados.

Algunos grupos de beneficiarios acceden a préstamos con tasas de interés que le ganan en al menos 10 puntos a la inflación. Si ese dinero se solicita sin un fin específico e inmediato pierde valor, y para evitarlo, las personas recurren a diferentes maniobras, legales y no tanto.

Solicitar un préstamo en los bancos, de forma particular, significa comprometerse a devolver al menos un 60% más (TNA), pero para dos grupos de beneficiarios en particular existen créditos a tasas subsidiadas, por las que se devuelve mucho menos dinero que el que se perdería por la inflación mensual, y por la que se espera hacia fin de año, por encima del 48% (REM de julio).

Así, por ejemplo, recientemente el Banco Nación lanzó una nueva línea de préstamos personales, para cualquier utilidad, destinados a todos los empleados públicos de Mendoza y a los trabajadores de las Municipalidades de Santa Rosa, La Paz, Tunuyán, General Alvear y San Carlos. Una línea de financiamiento de hasta los 250.000 pesos con una tasa fija del 18%, a devolver en 24 meses.

En la misma línea se encuentran los Créditos Anses: el organismo otorga desde $5.000 y hasta $200.000, a tres grupos de beneficiarios: jubilaciones y pensiones; titulares de la Pensión Universal para el Adulto Mayor o pensión no contributiva por vejez; y para pensiones no contributivas (Invalidez y Madre de 7 hijos). En estos casos, el costo financiero total (intereses y demás, que se habrán abonado al finalizar de pagar el crédito) va de 30,43% al 36,03%, según las cantidad de cuotas por las que se opte, también por debajo de la inflación proyectada.

Si bien, en la mayoría de los casos, a estos beneficiarios o trabajadores no se les habilitan cuentas en dólares, y tendrían que poder demostrar ingresos suficientes para poder comprar divisas de forma legal, esto no impide que en algunos casos, el dinero termine sirviendo para cubrir maniobras que tienen como destino final la compra de monedas estadounidenses.

En la calle San Martín, de Mendoza, suelen apostarse personas que favorecen la compra de divisas al grito de "dólar, pesos, cambio".
En la calle San Martín, de Mendoza, suelen apostarse personas que favorecen la compra de divisas al grito de "dólar, pesos, cambio".

¿Cómo funciona?

Según explicaron a Los Andes personas que prefirieron no compartir su identidad por obvias razones, el familiar que está habilitado a hacerlo solicita el crédito (en la mayoría de los casos estos salen por un tiempo determinado, y aprovechan a pedirlo antes de que no esté disponible más), y si no tiene un destino fijo inmediato, busca guardarlo en dólares hasta poder, por ejemplo, arreglar la casa, o comprar un vehículo.

Una de las formas más simples que señalaron que utilizan para guardar el dinero, es pasarlo a alguna billetera virtual, estas permiten retirar el dinero en cualquier momento (a diferencia de un plazo fijo), e invertirlo a riesgo, a una tasa del 30,3% anual.

Esta maniobra sirve como reserva de valor, pero es sabido que los argentinos confían más en el dólar, y allí nace otra opción, y tiene que ver con la compra de dólar en los bancos, a un promedio de $168,30 con impuestos, o a $170,57 al “dólar bolsa” (se compran bonos en pesos y se venden días después en dólares a la cotización de ese momento), y por último, algo que no resulta legal, y es menos conveniente, pero de fácil acceso, según explicaron, en el mercado paralelo, en donde se obtienen dólares por $178 cada uno, o más.

Para las primeras opciones (legales), es un particular que tenga cuenta en dólares quien recibe el dinero y lo convierte a la moneda extranjera deseada o compra bonos en el mercado de valores (Al30, es uno de los más utilizados) y días después los vende para encontrarse con la moneda depositada en su cuenta.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA