Economía provincial: la Vendimia dejaría ingresos por más de 11 millones de dólares

La última Fiesta de la Vendimia presencial fue la de 2020, apenas unos días después de que se decretara el aislamiento en todo el país. Ese año, llegaron a la provincia para participar de todas las actividades del calendario vendimial unos 71.500 visitantes, que tuvieron un gasto promedio de $2.800 por persona y una estadía de 3,5 noches.

Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

La discusión sobre si corresponde o no que se elijan reinas de la Vendimia parece haberse extendido más allá de la elección departamental y posterior designación de la soberana nacional, y hay quienes han empezado a preguntarse si se deberían seguirse realizando la Vía Blanca y el Carrusel. Sin abordar el primer debate, desde distintas cámaras resaltaron que se trata de actividades que resultan muy atractivas para los turistas y que generan un buen nivel de ingreso en los negocios del centro, especialmente los gastronómicos.

Si bien se conocen como Vía Blanca y Carrusel de las reinas, lo cierto es que, sobre todo del desfile del sábado al mediodía, participa un buen número de agrupaciones tradicionalistas, grupos de danza y de diversas comunidades. Por otra parte, en los carros no sólo va la soberana y su corte, sino que son en sí mismos, con su decorado -y luces por la noche-, una representación de cada departamento, ya sea de su historia o sus rasgos más distintivos.

La última Fiesta de la Vendimia presencial fue la de 2020, apenas unos días después de que se decretara el aislamiento en todo el país. Ese año, llegaron a la provincia para participar de todas las actividades del calendario vendimial unos 71.500 visitantes, que tuvieron un gasto promedio de $2.800 por persona y una estadía de 3,5 noches. Esto representó casi 11 millones de dólares. Si el mes próximo arribara idéntica cantidad de personas y gastaran lo mismo que en enero –se estimó unos $5.000 por día-, también se llegaría a los 11 millones de dólares.

Para entender lo que significan específicamente la Vía Blanca y el Carrusel para los negocios del centro, se debe considerar que, un sábado al mediodía, horas antes del Acto Central y atraídos por el paso de los carros y las diversas agrupaciones, se ha llegado a contabilizar cerca de 250 mil personas en las calles del microcentro.

Algunos de ellos se sientan por varias horas en las mesas de cafés, bares y restaurantes, mientras otros van caminando y compran algo para comer y beber en los kioscos. Muchos, una vez que termina el recorrido, deciden quedarse en el centro a cenar o almorzar. Y no falta el que pasa por otro tipo de comercio y decide sumar algo más a las compras de vacaciones. Pero, por supuesto, no todos son turistas, sino que también concurre un buen número de mendocinos.

De hecho, en 2004, y después de que el Carrusel siguiera durante 70 años un mismo circuito, los comerciantes de la calle Arístides Villanueva le solicitaron al gobierno provincial que se modificara el recorrido para incluir esta arteria. Es que se esperaba incrementar el movimiento económico en un espacio que recibe un buen número de jóvenes por la noche pero que durante el día era bastante menos concurrido.

La presidente de Aegha (Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza), Beatriz Barbera, señaló que la Vía Blanca y El Carrusel generan ingresos para el sector gastronómico de la Ciudad. Es que lo que provocan es una atracción de la gente hacia el centro. Y si bien podría pensarse que se benefician los negocios que están ubicados en las calles por las que pasa el recorrido de los carros y agrupaciones, también se produce un desplazamiento de personas por diversas arterias y se incrementan las posibilidades de consumo.

Barbera sumó que se debe considerar que la Vendimia atrae a un buen número de visitantes y se alcanza una ocupación turística importante en el Gran Mendoza. Y para los desfiles de la noche del viernes y el mediodía previos al Acto Central, se genera un movimiento que beneficia a los restaurantes y bares de la Ciudad, que incluso arman menúes especiales para la ocasión. Pero también favorecen que la gente, cuando camina, pase por otros comercios y compre algo. “Es una posibilidad de conocer lugares, de observación, de consumo”, acotó.

Por otra parte, resaltó que, aunque los turistas vengan pensando en el Acto Central, se encuentran con que la Vía Blanca y el Carrusel son actividades de acceso libre y sencillo, que ofrecen la oportunidad de compartir esa celebración del trabajo y la producción, que es un orgullo para los mendocinos. “Son una ampliación de la fiesta. Es poner a la Ciudad en modo fiesta”, agregó Barbera.

En una línea similar, el director ejecutivo de la Federación Económica de Mendoza, Juan Manuel Gispert, planteó que desde la FEM y la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) consideran fundamental que se generen atracciones en los centros comerciales urbanos. Es que la experiencia de compras mejora cuando las personas también pueden disfrutar de una actividad artística o un evento, de un paseo de artesanos o de diversas propuestas gastronómicas.

Gispert señaló que la Vía Blanca y el Carrusel son un excelente ejemplo de lo que se puede lograr cuando se concentra una enorme cantidad de personas, que reservan mesas en bares y restaurantes. Por eso, en lugar de pensar en dejar de realizarlos, señaló que se debería analizar de qué manera se pueden organizar más eventos masivos en los centros comerciales a cielo abierto, no sólo en el microcentro, sino también en distintas partes de la provincia.

En la visión de Jorge Day, economista del IERAL Mendoza, es muy positivo que la provincia tenga un evento que atraiga al turismo nacional e internacional, que no sólo gastará en hoteles y restaurantes, sino que consumirá otros bienes y servicios de la provincia como vinos y excursiones. “Si esto favorece la actividad económica de la provincia, bienvenido sea”, afirmó el economista.

Además, Day señaló que el turismo de playa, donde basta con tener la costa para “quedarse descansando y no hacer nada más” es muy distinto al turismo de Mendoza, donde se requiere de actividades permanentes: “Una persona que piensa en Mendoza puede ir un día a la Vía Blanca, después al día siguiente al Carrusel y al Acto Central de la Vendimia. Y aparte el domingo visita una bodega, la montaña o recorre la ciudad”

La idea que sostiene el economista del IERAL Mendoza es que “no solo es importante que aumente el número de turistas que llegan a la provincia, sino que aumente el número de días que se quedan” (en el cálculo de esta nota, 3,5 días promedio). El desafío en ese sentido es pensar en más actividades y eventos que podrían realizarse, en vez de proponer menos.

Por su parte, el titular de la Cámara de Turismo de Mendoza, Arturo González, comentó que los turistas se quedan maravillados con el despliegue de luces, colores, vestuarios y decoración de los carros que se puede apreciar en ambos eventos, que son una muestra de la identidad cultural de Mendoza. Si bien la mayoría llegan a la provincia para ir al Acto Central en el teatro griego, cuando desde las agencias les comentan de estos desfiles, que son de libre acceso, y los visitantes asisten, los disfrutan.

En cuanto al beneficio económico para la Ciudad, planteó que mucha gente –tanto turistas como mendocinos- se sienta a consumir en los lugares por donde pasa el recorrido, por lo que representa un buen movimiento para los locales gastronómicos. Y quienes no lo hacen durante la Vía Blanca o el Carrusel, lo hacen cuando termina el recorrido.

González detalló que hay hoteles que ya tienen el 100% de ocupación para Vendimia y que, si bien lo habitual es que se empiece a concretar reservas los primeros días de enero, con el Pre Viaje las ventas comenzaron en diciembre. Asimismo, mencionó que ha retornado el público corporativo, es decir los invitados –clientes o proveedores- por empresas, para que disfruten de unos días de actividades, además de asistir al teatro griego Frank Romero Day, para presenciar la fiesta.

De hecho, para responder a la alta demanda turística que está generando la Fiesta Nacional de la Vendimia, entre el 1 y el 7 de marzo, Aerolíneas Argentinas sumará un vuelo diario desde y hacia Buenos Aires.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA