Damián Di Pace: “En los próximos meses, la pérdida de poder adquisitivo del salario se va a profundizar”

El especialista en economía y marketing sostiene que Argentina necesita reformas de fondo para poder despegar en el mediano plazo.

Economía de a pie. "Un paseo por la economía que le interesa a la gente. Prepandemia, pandemia y postpandemia”
Economía de a pie. "Un paseo por la economía que le interesa a la gente. Prepandemia, pandemia y postpandemia”

Cuando se escucha a Damián Di Pace hablar casi con fascinación de las tortitas raspadas, uno intuye que una de las cosas que más lamenta de no poder viajar a Mendoza a presentar su libro en persona es, precisamente, eso (y poder llevarse unas cuantas para atesorar en el freezer). Sin embargo, los mendocinos podrán verlo y conocer de qué se trata “Economía de a pie. Un paseo por la economía que le interesa a la gente. Prepandemia, pandemia y postpandemia”, el martes 18, a las 14.30, en el marco de Emprender Mendoza (en las redes de la Federación Económica de Mendoza se difundirá el enlace en los próximos días).

-¿El libro anticipa lo que se puede esperar en la economía después de la pandemia?

-Sí, pero no es solamente sobre qué va a pasar de acá en adelante, sino también qué pasó hacia atrás, qué es lo que está pasando y qué es lo que va a pasar. Escribo este libro, “Economía de a pie”, porque siento que tenemos una necesidad permanente y constante de poner un pie en la economía. La Argentina viene acumulando desequilibrios macroeconómicos hace mucho tiempo y a la gente le informamos qué debería hacer para sortear todos los inconvenientes en la microeconomía: cómo conseguir mejores precios, cómo generar un nivel de ahorro, en qué puede invertir, cómo hacer que el peso que tiene en su bolsillo no pierda valor en el tiempo.

Lo que yo digo es, desde la mañana, que nos levantamos, hasta la noche, todo lo que hacemos es economía. Sin embargo, en Argentina, todo ese proceso se dificulta cada vez más. Todo. Hasta lo más básico. Y obviamente, con la pandemia, va a quedar una situación económica más adversa. El libro hace ese recorrido en forma sencilla para entender cuáles son las distorsiones que Argentina acumula en la macroeconomía y los cambios que veo en comportamientos desde el plano económico y social.

-¿Cuáles son esos cambios?

-Cambios por parte de la oferta y de la demanda. Esta pandemia nos va a dejar ciertos cambios de hábitos, que se han incorporado dentro de actos de consumo nuestros. Creo que parte de la comercialización electrónica va a quedar; las apps de envíos y de pagos también, pero hoy estamos tan restringidos en las prácticas sociales que, como agentes económico-sociales que somos, no podemos desarrollar, que en algún momento van a tener un rebote muy importante. Me estoy refiriendo al tema bares, restaurantes, la vuelta al espacio público, el turismo y la gastronomía, los centros de entretenimiento. Vamos a estar tan saturados de la digitalización que lo diferente van a ser las experiencias reales.

Hasta ahora, todo el proceso de digitalización iba penetrando cada vez más. Creo que van a quedar prácticas que van a estar permeando nuestros comportamientos sociales y culturales, pero también vamos a ver, como lo diferente, aquello que dejamos de hacer. Tengo esa mirada positiva. Que va a tener que incorporar tecnología, sin ninguna duda. No es que van a volver a abrir los comercios como antes. Inevitablemente, las redes sociales van a estar presentes; el comercio electrónico también. Los puntos de venta se van a tener que reconvertir en lugares donde la experiencia se recree de otra manera. Creo que, en materia de servicios, va a haber una reconversión muy importante.

-Es una buena noticia para los sectores más perjudicados hoy, por la cuarentena…

-Exactamente. Pero hay que ver cuántos del sector servicios llegan a ese momento. Eso también es una realidad porque no sabemos cuál es el volumen empresario que puede llegar a sostener esta pandemia. También es real que va a haber nuevos emprendedores desarrollándose en ese sector, con nuevas ideas, entendiendo que el contexto va a ser diferente. Con lo cual, también van a arrancar con una oferta diferente a la que estábamos habituados a tener. Y, por otra parte, la estructura actual va a tener que adaptarse a ese nuevo contexto.

-Pero también se va a notar mucho la caída de ingresos. ¿Cómo va a ser ese resurgir?

-Los motores del consumo están todos apagados. El ingreso está en caída, la pérdida del poder adquisitivo del salario en los próximos meses se va a profundizar porque la inflación va a evolucionar. Va a haber más desempleo, desgraciadamente. Vamos hacia 15 puntos de desempleo como mínimo. Vamos a una situación en la que el crédito, que es con lo que aspira el gobierno a estimular el consumo, va a tener que venir acompañado de incremento en la inversión.

Creo que ahí es necesario un paraguas macro, que no solamente implique las medidas en las que está pensando el gobierno sino un plan de estabilización y horizonte a mediano plazo. Ya no hablo de que las grandes inversiones extranjeras directas vengan a la Argentina, sino que alguien vuelva a confiar en nuestro país.

Espero que la política entienda que esto no fue la pandemia. Que la inversión venía cayendo desde 2011. La pandemia nos encontró muy débiles, con un Estado, desde el punto de vista macroeconómico, muy riesgoso; alta inflación de dos dígitos, una situación de déficit fiscal crónico, un nivel de reservas muy bajo, necesidad de tener tarifas congeladas durante mucho tiempo. Un superávit comercial muy finito, debido a que tenemos menor crecimiento del producto, por lo cual tenemos menor importación y menor salida de argentinos al exterior. A su vez, menor densidad empresaria que en 2011. Es decir, tenemos menor nivel de empresas por cantidad de habitantes y la menor cantidad de pymes por habitantes de América Latina.

-¿Qué se puede hacer frente a esto?

-El Estado va a tener que tomar una determinación muy grande. Si la toma por el lado de la política, para ganar una elección de medio término, la Argentina está perdida. Y si la toma para intentar ganar pero también aspira a un horizonte a largo plazo, el país no solamente se va a recuperar sino que se va a poder desarrollar en el tiempo. En una decisión política que nos excede, pero es la que determina las resoluciones en la macroeconomía.

-¿Cuáles serían algunas medidas macro?

-El sector privado hizo un ajuste mortal con Macri y ahora tuvo que volver a hacerlo, por la pandemia. El máximo ajuste para las empresas es terminar cerrando. Ya no queda más por ajustar. Y para las familias, es no poder pagar el alquiler, tener que vender el auto y endeudarse. Pero el sector público no hizo ese ajuste. Entonces, primero va a tener que lograr que los ingresos sean superiores al nivel de gasto. Va a tener que bajar su nivel de déficit, que va a estar en el orden de los 8 a 9 puntos, a un nivel del 1% al 2%, algo financiable, porque encima no tiene posibilidad de acceder a los mercados externos para endeudarse.

Creo que también, las reformas que no se quisieron hacer porque los tiempos políticos siempre tienen como horizonte la elección. Haciendo ese ajuste en el sector público, hay algunas decisiones, como la reforma tributaria, que son claras. Ya estoy hablando del más chiquito. No veo a nadie más invirtiendo en este país después de la frustración de tener una prepandemia con Macri y una pandemia con Alberto.

Le van a tener que decir: “Yo sé que te hice sembrar en una trampa para cosechar impuestos, cuando saltabas del régimen simplificado a responsable inscripto y pasabas de pagar un monotributo de $ 4 mil a 35% de ganancias y 21% de IVA.

Yo te fundí como Estado. Lo reconozco y sé que Argentina no tiene futuro si vos no crecés y pasás de chiquito a mipyme, a pequeño, a mediano”. Tiene que haber una escala de tributación coherente. No puede ser que pagués 30% de ganancias cuando tenés certificado mipyme. Acá, el chiquito paga lo mismo que el grande.

Lo mismo con la reforma laboral. La ley de no es buena. Esperemos que en la reglamentación haya cambios. El comerciante que pudo seguir, que no cerró, ¿va a poder pagar el 50% de contribución patronal? No. Y vamos a seguir con un nivel de empleo informal increíble. Si no hay reformas, Argentina no tiene destino.

PERFIL

Damián Di Pace es licenciado en Comunicación Social (Universidad de Buenos Aires) y se recibió de magíster en Marketing Estratégico (Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales). Es doctor en Economía por la Atlantic International University (EEUU). Es periodista especializado en economía con participación en medios de comunicación nacionales e internacionales, y director de la consultora Focus Market.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA