lunes 1 de marzo de 2021

La diva tuvo varios rumores, pero solo dos hombres que robaron su corazón.
Espectáculos

Los 94 años de Mirtha Legrand: cuáles fueron los amores que marcaron su vida

La eterna conductora de Argentina tuvo algunos hombres que dejaron huella en su vida. Incluso hubo un primer amor por el que casi deja todo.

La diva tuvo varios rumores, pero solo dos hombres que robaron su corazón.

“Soy feliz, el amor nos ha conducido por su ruta encantada. Yo sabía que lo hallaría y ya ve… tengo tanto que agradecer a la vida. Hasta ahora nada me ha negado”, contaba en 1945 una joven Mirtha a la revista Cine Argentino. Con una exitosa carrera y un futuro aun más brillante, la joven de 17 años incluso anunciaba para un año después su retiro. La razón: amor, y parecía verdadero.

Siempre se la puede ver impecable en la cabecilla de la mesa. Educada, sofisticada, elegante e irremplazable. Ella es Mirtha Legrand, la conductora con un legado que incluye una carrera de 80 años. Pero dicen que quien no ha amado, no ha vivido. Y la diva bien lo sabía. Antes de quien fue su marido de toda la vida, Daniel Tinayre, la conductora y actriz se enamoró a corta edad y casi decide dejar de lado toda la carrera que tenía por delante por un joven cordobés. El afortunado, era Julio Albar Díaz, de 19 años, y se habían conocido en una fiesta del Jockey Club de Córdoba.

Junto a Albar Díaz, su primer amor.
La foto de la fiesta de compromiso, cuando muchos creyeron que era un casamiento secreto.

Fue la noticia del año: “En 1946 Mirtha Legrand se retirará de las actividades artísticas”. Hacía solo 5 años había iniciado, pero el público ya la adoraba y las cámaras también. Sin embrago, en los diarios resonaba este inesperado amor: “El señor Albar Díaz, estudiante universitario, escritor, hombre de inquietudes, ha llegado al corazón de Mirtha Legrand y ella ha llegado al corazón de él, en la fantasía de sus bellas juventudes. Y serán felices porque son capaces de entender las verdaderas efusiones del cariño”, decía en los escritos de Cine Argentino.

La nota que marcó su carrera en 1945.
La "Chiqui" interpretando a una novia.

De su primer amor a los brazos de Tinayre

Pero a pesar de sus corazones, hubo obstáculos que la pareja no pudo superar. A pesar de que Julio no demoró en presentarla, tenía algo en claro: por las costumbres de la época, él no quería que su futura esposa fuera actriz. La “Chiquita” entonces se decidió a dedicarse “exclusivamente al cuidado del hogar”. Pero habían compromisos pendientes que no dejaría sin cumplir. Mientras tanto, su novio comenzaría a dar de baja su carrera militar.

En la película "El retrato", de 1947.

Fue en su viaje a Buenos Aires para filmar la película “Cinco Besos”, que terminó por conocer a quien sería el verdadero amor de su vida. Fue el cineasta Luis Saslavsky quien logró el primer contacto entre la joven actriz y aquel hombre francés de 35 años, experimentado en el mundo del cine. Según cuentan, Mirtha quedo deslumbrada desde el principio por Daniel Tinayre.

“Hoy ha sido un día inolvidable porque la he conocido”, le escribió él en un ramo de flores que le envió ese mismo día.

Al poco tiempo, su compromiso con ese joven cordobés, por el que casi deja todo, terminó en “buenos términos”. Con el galante francés, cuyo amor ya es historia conocida, se unieron en alianzas en en mayo de 1946 en una boda, como siempre, inolvidable. Dieron el sí en la Iglesia San Martín de Tours, de Palermo Chico.

Su amor con Daniel Tinayre.
Con sus hijos Daniel y Marcela.
En el entierro de su marido, Daniel Tenayre.

Rumores de otros romances

A la “Chiqui” se la ha relacionado con el paso de los años con varios hombres. Uno de los que sonaron más fuertes hace apenas unos años fue con el jugador de fútbol Roberto “Conejo” Tarantini, con quien se conoció en uno de sus famosos almuerzos. Aunque el mismo jugador negó rotundamente (y enojado) el dato.

Codiciada, en la película "Esposa último modelo", de 1950.

La conductora también estuvo envuelta en fantasías con algunos otros. Como un amorío con Alfredo Alcón, en ese momento casado con Norma Aleandro. Se rumoreó, para el enojo de Legrand, de un romance fortuito con Héctor “el Bambino” Veira, en una relación puramente física. Como último rumor, incluso se le preguntó por un affaire con Carlos Monzón.


Por las redes